Luis Francisco Palomino es autor de 'Covidman: La bitácora del escritor con coronavirus'. (Foto: LEANDRO BRITTO ).
Luis Francisco Palomino es autor de 'Covidman: La bitácora del escritor con coronavirus'. (Foto: LEANDRO BRITTO ).

Como si no hubiera pasado nada. Así se siente , escritor de 28 años que tuvo COVID-19. Dice que hoy hace ejercicios con normalidad, que conserva la ‘lucidez’, a excepción de una ligera disminución de la visión, que atribuye a una condición anterior a la pandemia. “Aunque no se sabe. Pero prefiero pensar que no”, duda.

El virus se fue, pero dejó historias que ahora escribe en Covidman: La bitácora del escritor con . Proyecto de libro que ganó el reto InnovaCovid-19 del Ministerio de la Producción. Ya se puede leer la primera parte –de tres–, que consta de cinco capítulos. Disponible en .

El 20 de febrero partió a Europa. Cuando hablar del nuevo coronavirus era como hablar del ébola. “Algo que no iba a llegar a mí”, recuerda. El viernes 6 de marzo, el presidente de la República, , confirmó el primer caso de COVID-19 en el Perú. Se trataba de un joven de 25 años con antecedentes de haber estado en Francia, España y República Checa. Tres días después, Luis Francisco Palomino aterrizó en Lima, procedente de Europa. Del aeropuerto a su cama.

MIRA: Laura Escalada de Piazzolla: “Astor Piazzolla luchó mucho y hoy es un intocable”

-¿La paranoia puede ser peor que la enfermedad?

Más grave no, pero es verdad que el cerebro puede manipular tu cuerpo. Me pasaba que, cuando se confirmó que tenía COVID, una semana después de que empezaran los síntomas, pensaba en que iban a fallar mis pulmones, sentía que se aceleraba mi corazón, mis fosas nasales se tapaban. Pero yo creo que era muy mental.

-¿Cómo ha sido la curva de tu salud desde que enfermaste hasta tu recuperación?

Lo complicado de esta enfermedad es que no puedes estar seguro de cuándo comienza. En Europa tenía miedo de llegar al Perú y enfermarme. Y ni bien llegué, me enfermé. No sé si mi cuerpo se estaba preparando para enfermarse en mi casa, que finalmente creo que fue lo mejor que me pudo ocurrir, porque estaba al cuidado de mi familia. Llegué al Perú y fueron tres días de fiebre, escalofríos, dolores de cabeza. Luego atenuó. Además, confiaba mucho en mí, en mi salud, en mi cuerpo, en que tenía que alimentarme muy bien. Yo ya tenía experiencia con la enfermedad: a mi papá en 2018 le diagnosticaron cáncer. Entonces, me volví muy obsesivo con la alimentación y los ejercicios. Todos esos conocimientos llegaron a mí cuando estaba en mi cama enfermo. Mientras comía, me recuperaba. Y con el paso de los días, me iba convenciendo de que no tenía COVID, sino que era una gripe fuerte. Y ocho días después, los médicos me dijeron que sí tenía COVID. Y volvió la preocupación de que si había contagiado a mi familia y esperar otros 14 días más. Además, en el Perú aún no se sabía mucho y tenía que revisar páginas de China o de Italia, y traducirlas.

-En Covidman narras que, cuando el personaje llega a Lima, en la radio ya se informaba que había diez infectados en el país. ¿Cuando llegaste a Lima, fue así?

Sí. Si volvía antes a Lima, podría haber sido el primer caso. Pero también me quedó la duda de que me pude contagiar en el aeropuerto de Lima, porque nos hicieron esperar un ratazo a todas las personas que veníamos de Europa o China. Estuvimos una hora en un espacio bastante cerrado, con poca ventilación y todos muy cerca. Las típicas colas. Es más, cuando estaba en Europa, me parecía que en Lima había toda una paranoia, porque en Europa la vida estaba como si nada. El 8 de marzo hubo hasta una marcha de mujeres en Madrid.

La bitácora del escritor con coronavirus.
La bitácora del escritor con coronavirus.

-¿Por qué escribir Covidman? Unos lo pueden entender como oportunismo, otros como algo aleccionador.

Es importante tener una primera mirada desde un cuerpo infectado. Narrar desde el cuerpo es también narrar desde la sinceridad. Yo tenía mucha inquietud sobre el tema de la salud como algo literario desde lo que le pasó a mi padre.

-¿Esa experiencia con tu padre fue traumática y/o dejó una enseñanza?

Las dos cosas. Era frustrante ver a tu papá enfermo, recordar lo frágil del cuerpo. La bitácora también es como un borrador de mis recuerdos. Una primera impresión. En un momento en que la gente habla mucho y dice poco, espero que mi libro diga algo, que Covidman diga algo.

-¿Covidman es un héroe o un antihéroe?

Es una fantasía. Es lo que a mí me gustaría hacer para salvar a las personas que amo. Es un pata que está enfermo, que ve cómo su mamá tiene que ir a solucionar cuentas con el banco cuando esa ida y venida puede ser trágica. Es también una mirada irónica. Las deudas también son parte de esta enfermedad. Covidman no solo tiene una enfermedad física, sino que están la ansiedad, la familia de padres divorciados, injusticias sociales. Es un personaje enfermo mientras el mundo está enfermo.

MIRA: Emiliano Aguayo: “Jorge González sin Los Prisioneros, es un Jorge González más universal”

-¿Contra qué lucha Covidman?

Contra la indiferencia, contra un sistema desigual, donde hay gente que tiene privilegios.

-¿Qué lo debilita, cuál es su criptonita?

Ver sufrir a la gente que él quiere.

-¿Qué lo fortalece?

La conciencia de que, a pesar del tiempo duro y crudo que vivimos, hay motivos para vivir y esforzarse. Para Covidman, es la escritura.

-¿Un escritor es villano o héroe?

Lo más importante es conservar la autenticidad. Ser honesto y no para agradar a la gente. El escritor tiene que ser tanto un héroe como un villano. No puede ser indiferente. Si va a contar algo, tiene que generar algún tipo de impacto.

-¿Tienes héroes? ¿Tu padre podría ser uno de ellos?

Lo bacán de Covidman es que no hay personajes buenos ni malos necesariamente. Mi padre es más como un antihéroe. Muchas veces no comprendo sus decisiones. Pero sí, es una persona que admiro y con quien estoy muy agradecido.

-¿Qué te dijo cuando enfermaste con el virus?

No le dije que tuve COVID. Pero cuando se enteró luego de que me recuperé, me dijo que no vuelva a ocultarle esas cosas. Me dijo que si me pasaba algo, él se muere.

MIRA: José Carlos Yrigoyen: “El clasismo y racismo, así como la masculinidad, nos contaminan desde que nacemos”

AUTOFICHA:

- “Me llamo Luis Francisco Palomino. Nací en Lima, en 1991. Tengo 28 años. Estudié Periodismo, lo ejercí. Estuve trabajando en la agencia de noticias Andina y también publicaba en la revista Variedades de El Peruano. Además de Covidman, he escrito dos libros”.

- “Entre Salim Vera. Biografía autorizada, Nadie nos extrañará y Covidman: Bitácora del escritor con coronavirus los temas parecen eclécticos, pero hay cierta coherencia en las narraciones, en los puntos de vista, en lo más profundo. Hay una mirada que se puede reconocer”.

- “Me han propuesto imprimir en libro Covidman: Bitácora del escritor con coronavirus, pero creo que todavía tengo que trabajar para engordar un poco el libro y que se pueda convertir en una novela. Incluso, he conversado con un productor de teatro. Para 2021 publicaré un libro de cuentos”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Periodista casi es atropellada cuando grababa reportaje
Periodista casi es atropellada cuando grababa reportaje

TE PUEDE INTERESAR