Leslie Stewart: "No soy el estereotipo de mamá ni el estereotipo de novia"

“A la peluquería vamos una o dos veces a la semana, mientras que a la piel no le prestamos atención, pero es la que más sufre. (Frente al cáncer de piel) hay que salir con bloqueador y chequearse", explica.

leslie stewart. Actriz

Leslie Stewart. Actriz. (PIKO TAMASHIRO)

Leslie Stewart. Actriz. (PIKO TAMASHIRO)

Mijail Palacios

Se define como renegona. Dice que está en sus genes. Le molesta la desorganización, la impuntualidad. Esa forma de ser tal vez tiene su raíz en que es sensible. Finalmente, la consecuencia es que no tiene filtros y desborda sinceridad. Ella es Leslie Stewart .

En los 90 fue la protagonista de la recordada serie Calígula, que la llevó a la fama. Y en este siglo la reconocen por Luciana de Ven, baila, quinceañera. Pero detrás de la chica rebelde, de la femme fatale, de la villana, está la mujer que enfrentó al cáncer en dos oportunidades. Una de ellas el que ataca a la piel. Estamos en verano y recordemos que el Perú ocupa el primer lugar en el mundo en presentar altos índices de radiación, según la Liga Contra el Cáncer.

Leslie ama la naturaleza, pero sabe que también hay que respetarla. Su sueño es tener un hotel y recibir a todos los surfers. Mientras tanto, este año le esperan dos películas y una novela. “Quisiera hacer de una loca. Aunque ahora me dan papeles de mamá y creo que dentro de poco me pondrán hasta de abuela”, bromea y nos regala su mejor sonrisa.

Te defines como renegona, pero un rasgo que aparentas tener (y parece más notorio) es la fortaleza. ¿Es así?
(Piensa, duda y no sabe qué palabra usar). Me caracteriza que soy sincera y a veces no tengo filtros. Esto también es un problema porque debería tener un poquito más de tino para decir las cosas. ¿Y fuerte? No lo soy tanto. Pero hay que serlo cuando toca.

Quizá tu forma de expresarte es una forma de ocultar tus eventuales debilidades.
Sí, de repente. A nadie le gusta que le conozcan las debilidades. Y claro, por todo lo que he pasado, la gente podría pensar que la fortaleza me define.

En Estados Unidos trabajaste en construcción.
Pagaban bien. Primero ponía techos, luego losetas y luego pasé a supervisar las obras. Y me empezaron a salir las cosas en Telemundo y dupleteaba. Allá sí es común encontrar mujeres en obras de construcción.

¿La sensibilidad también te podría definir?
Sí, soy sensible. Me enferma ver cómo la gente no cuida el mundo. Cuando se acabe, ya no lo podremos recuperar. Habrá falta de agua, el calentamiento global, ciertas especies de animales se están extinguiendo y a nadie le importa.

¿Qué más te molesta?
Ya ni hablar de política. Debería volverme mártir e incendiar el Congreso. Me molesta la falta de seriedad de la gente que entra a gobernar. Y el machismo que vemos cada día.

Ante una caída en la vida, ¿cómo la afrontas?
El primer día siempre te tumba. Y después, nada, te tienes que parar nomás.

¿El cáncer es la caída más dura que has experimentado?
No. He tenido peores cosas. El cáncer lo he detectado a tiempo. Ya sé qué pasos seguir.

¿De qué caídas pensaste que no te ibas a levantar?
No ha habido alguna en la que haya pensado que no iba a salir. Pero cuando me separé del papá de mis hijos fue bien duro. Estuvimos ocho años. Salí embarazada cuando él estuvo preso. También de un incidente que tuve en el sur fue difícil salir porque la gente te cuestiona. La vida siempre te va a traer problemas. Un día estás abajo y otro arriba.

¿Dirías que estuviste bien arriba y bien abajo?
¡De todas maneras! Abajo, abajo, al fondo. Pero se sale, pues. Se hace con actitud, tengo tres hijos a quienes darles de comer.

Bueno, la palabra cáncer es casi sinónimo de muerte, a muchos los sienta.
Yo no lo veo así. Siempre supe que iba a tener cáncer de piel porque mi papá lo ha tenido, porque de chiquilla no me cuidé en lo absoluto ante el sol.

¿En el cuidado de la piel somos más irresponsables?
Uno se cuida más el pelo que la cara. A la peluquería vamos una o dos veces a la semana, mientras que a la piel no le prestamos atención, pero es la que más sufre.

¿Qué debemos hacer para protegernos frente al sol?
Salir siempre con bloqueador, tratar de usar gorrito y hacerse los chequeos. La Liga Contra el Cáncer está haciendo la campaña ‘Protégete por fuera y por dentro’. Por fuera tiene que ver con hacerse los despistajes. Y por dentro porque nos ayuda mucho la alimentación. Hay que comer frutas, verduras, zanahoria, tomate. Lo que tenga caroteno. Y en la playa, hasta las 10:30 a.m. estoy en el sol. De ahí me meto bajo la sombrilla hasta las tres de la tarde, porque en ese lapso el sol es más fuerte. Y lo mejor es usar bloqueadores de 50 para arriba. Y repito, hay que hacerse despistajes, lo hace la Liga en sus sedes.

¿La actuación llegó por casualidad o porque la buscaste?
Casualidad total. Me gustaba el tema del modelaje, aunque en el colegio me molestaban con que no tenía cuerpo. Para actuación hice un casting y resultó que tenía pasta. Y no paré más. La actuación me ha traído alegrías, aunque a veces no hay chamba.

¿Qué papeles quisieras interpretar o te falta hacer?
Nunca he hecho de loca.

¿Te podrías también definir como loca?
Todos tenemos algo de locos. Completamente normal no voy a ser ni ligeramente (risas). No encajo en los moldes, de repente no soy el estereotipo de mamá, ni el estereotipo de novia.

Cuando piensas en el futuro, ¿en quién piensas más: en ti o en tus hijos?
En los dos. Es importante para tus hijos, sobre todo, que tú también estés bien, que tú también sepas ser mujer, que pienses en ti y obviamente seas madre. Soy mamá sin dejar de hacer mi vida.

Entonces, ¿cómo te defines?
¡Una persona diferente! Me guío por mis impulsos, por lo que creo que está bien.

AUTOFICHA

- “Nací en Lima. Vivo con mis tres hijos. Soy del 26 de agosto y no importa de qué año. Tengo más de 45 años y menos de 50. Actualmente, tengo pareja después de un montón de tiempo de haber estado sola. Estoy con él casi un año y somos súper apasionados. Enamorarse es como volver a ser adolescente”.

- “Creo que he hecho 28 novelas, dos películas: Utopía (2018) y Jugo de Tamarindo que se estrena el 24 de enero. De cine es de lo que menos me han llamado. No sé si porque el mundo del cine es más argollero, o no sé. En teatro debo haber estado en unas treinta obras”.

- “Mi primera aparición en cine fue en Utopía, una película con sentido, que te deja un mensaje, fue un éxito de taquilla. Para este año se viene otra película muy divertida, que se llamará Divorciadas. Arrancaré con una novela para ProTV que se llamará Princesas, pero no seré la princesa (risas)”.

Tags Relacionados:

Cáncer

Leslie Stewart

Ir a portada