Zapata: la visión de los vencidos (Perú21)
Zapata: la visión de los vencidos (Perú21)

Aunque a veces queremos creer que Sendero Luminoso es un asunto que pertenece a un pasado trágico y sangriento, las noticias que de cuando en cuando aparecen nos recuerdan que aún no hemos logrado librarnos del todo de su sombra: todavía existen, entre nosotros, algunos grupúsculos y jóvenes desorientados que sin haber vivido ese atroz pasaje de nuestra historia cultivan, bajo la cínica bandera de la amnistía, una execrable nostalgia por el terror. Es por eso que sigue siendo necesario difundir, explicar, desentrañar los orígenes, motivaciones y estrategias que permitieron a Sendero transformar a este país, durante los años ochenta y buena parte de los noventa, en una montaña de cadáveres sobre la que Abimael Guzmán y su banda pretendieron convertirnos en un apocalíptico sucedáneo de la Camboya de Pol Pot. Solo realizando sólidos ejercicios de análisis y memoria neutralizaremos las intenciones de ciertos perversos e ingenuos que persisten en reivindicar la destrucción y el genocidio como motor del cambio social.

Es en ese sentido que el último libro del historiador Antonio Zapata, La guerra senderista. Hablan los enemigos resulta imprescindible y ejemplar. No solo por el rigor al que el autor ya nos tiene acostumbrados –basta leer su anterior entrega, Pensando a la derecha, para confirmarlo– sino por la inusual riqueza de puntos de vista, fuentes y aspectos que contiene este título que, junto al de Gustavo Gorriti –Sendero Luminoso, historia de la guerra milenaria en el Perú (1990)– es lo más completo y profundo que se ha publicado sobre el tema.

Pero el libro de Zapata es más interesante y valioso que el de Gorriti por varias razones. Para empezar, por la solvencia con la que La guerra senderista está escrito: discurre con la soltura narrativa y la amenidad que suelen depararnos las buenas novelas; ello lo convierte en un notable texto de divulgación que cualquier interesado en Sendero puede consumir con provecho y apasionamiento.

Por otro lado, es un mérito innegable haber incorporado al relato los comentarios, opiniones y textos coyunturales de Elena Iparraguirre, la número tres de la pandilla terrorista, que Zapata expone, cuestiona y ensambla con acierto a los hechos y versiones recopilados en este volumen, dando a conocer el punto de vista de los vencidos en diversos episodios sobre los que solo contábamos con versiones periodísticas u oficiales. Un ejemplo entre muchos es el disgusto del Comité Central de SL sobre la romantización y popularidad de la joven Edith Lagos, quien para los dirigentes terroristas era solo una figura menor que la prensa había dotado de un exagerado protagonismo.

La guerra senderista destaca también cuando detalla el nacimiento y evolución de Sendero en los años setenta, entre las corrientes en pugna de la extrema izquierda, o en el capítulo que ahonda en la intervención de las Fuerzas Armadas en el conflicto, caótica y desconcertada en un comienzo, organizada y con metas claras después. Es también digno de mención el que se ocupa de la posición de la izquierda legal frente al terrorismo, sobradamente documentado y con críticas bien enfiladas cuando estas son necesarias.

Zapata, con precisión y un evidente trabajo de investigación muy poco común en nuestro medio, ha escrito un libro que, como dije en el comienzo de esta columna, es más urgente que nunca: para desactivar un mecanismo pernicioso hay que saber cómo funciona, y La guerra senderista cumple con este cometido. Su lectura, entre los más jóvenes y los que vivimos esa espantosa etapa de nuestra historia, debería ser obligatoria.

Valoración

Antonio Zapata
- La guerra senderista. Hablan los enemigos.
- Taurus, 2017. 251 pp.
- Relación con el autor: ninguna.
- Puntuación: 4.5 estrellas de 5 posibles.

TAGS RELACIONADOS