Javiera Arnillas, activista, modelo y actriz. (Foto: _boa.magazine).
Javiera Arnillas, activista, modelo y actriz. (Foto: _boa.magazine).

Jugaba a las muñecas con bolsas. En su imaginación una bolsa era una muñeca; en la realidad, era solo una bolsa. Las imaginaba como vestidos, abiertos en la parte de abajo, que volaban al viento, tratando de representar a Cenicienta. Eran bolsas transparentes, como fantasmas para que sus personajes pasen desapercibidos y no la juzguen. “Si veían a un niño pequeño con una muñeca, la gente me iba a mirar mal, me iban a decir que eso no se hace, me iban a resondrar”, dice. Era su forma de jugar con libertad porque nadie imaginaba que en sus manos había muñecas. Así fue hasta los 8 años en , donde nació.

“Cuando de pequeño te dicen que no puedes ser de una forma, te lo terminas creyendo”, dice Javiera Arnillas, de 26 años. Ella creyó en Javiera. Es Miss International Queen Perú 2020. Actriz, modelo y activista por los derechos LGBTIQ+. Impulsa una campaña en para lograr que el Congreso debata y apruebe la ley de identidad de género, la cual ya pasó por la Comisión de la Mujer y la Familia en marzo de este año.

Lleva tres semanas en Nuevo México. Por primera vez en Estados Unidos. En Nuevo México sí se puede cambiar la en el documento personal. En Lima no. Entrena su inglés porque en 2022 representará al Perú en un concurso de belleza en Tailandia. “Pienso en la internacionalización”, dice y adelanta que pronto estrenará el filme Un romance singular. En sus palabras, sobre todo, hay esperanza.

MIRA: María García Smith, la tecnóloga peruana que llegó a Silicon Valley, la meca de la tecnología

-¿Qué tal la experiencia para una persona transgénero en EE.UU.?

Es muy diferente. Comenzando porque acá hay muchísima apertura y respeto por la comunidad LGTB. Realmente la discriminación aquí no se da. Ahora, una cosa es ser una persona trans, que se nota que lo eres, y otra es una persona trans que pasa como si fuera cisgénero, que la gente no se da cuenta de que eres trans.

-¿En qué detalles cotidianos notas las diferencias con respecto a Lima?

En Lima la gente está muy pendiente de cómo te ves, cómo te vistes, hay acoso callejero. Acá hay una cultura de mayor respeto por cada persona, independientemente de su orientación sexual e identidad de género.

-¿No te deja la sensación de ‘mejor me quedo acá’?

Sí me deja esa sensación, pero no hay como el lugar donde naciste, porque es parte de tu identidad. A pesar de que haya habido discriminación, igual hay esta sensación de amor por la patria.

-¿Pese a todo, el Perú ha sido amable contigo?

Siempre digo que mi situación ha sido de privilegio. No he sufrido la discriminación que sufren la mayoría de personas trans en el Perú, porque, por más difícil que haya sido aceptar mi transición y entenderla, nunca me dieron la espalda ni me botaron de la casa ni me restringieron el acceso a educación, salud ni a una familia. Esa es una gran diferencia, pero no es representativa de la mayoría de personas trans en el Perú. Mi familia fue amable conmigo.

-Y entiendo que para las personas trans es más difícil el proceso.

Definitivamente. Al ser ignorado puede causar miedo y rechazo. Lo que no se enseña no se dice, genera miedo en los demás, miedo que puede convertirse en odio infundado por lo desconocido, odio por lo diferente.

MIRA: José Quiroga: “Agua Marina marcó un estilo elegante y bailable”

-¿Por qué es importante que se apruebe la ley de identidad de género?

Busca que las personas trans tengan acceso a que su identidad sea reconocida por el Estado, que nuestros documentos reflejen nuestra identidad, que nuestra identidad no sea motivo de discriminación y que tengamos el mismo derecho de cualquier persona a vivir una vida plena. Que se pueda modificar el nombre y sexo en el documento de identidad.

-¿Cómo sensibilizar a un Parlamento que tiene varios congresistas conservadores?

Hablarles desde lo personal y tratar de hacer que se pongan en el lugar de un padre con un hijo o una hija trans. Y que puedan hablar con organizaciones de padres de hijos LGTBIQ+ porque así podrán entender lo que es que tu hijo sufra porque el Estado no le permite tener los mismos derechos que cualquier otra persona.

-¿Aprobar este proyecto puede tener una repercusión social y económica favorable, podría evitar fuga de talentos?

Cuántas personas peruanas de la comunidad LGTB viven en otros países y les va muy bien, y son personas que contribuyen a la economía, a la sociedad y lo tienen que hacer en otro país porque el suyo los discrimina. Es lógico no querer quedarte en tu país cuando no te permite ser feliz, ni te da los mismos derechos que los demás.

-Desde EE.UU. miras al Perú y ves el camino que has recorrido, ¿y qué piensas?

No me siento tranquila siendo indiferente. Prefiero seguir generando cuestionamientos a esta transfobia, homofobia institucionalizados. Representaré al Perú en un concurso internacional de belleza que me permite tener más voz y hablar de esta realidad. Toda mi vida he sido así, solo que la sociedad se negó a aceptarlo, verlo y contarlo. Las personas trans hemos existido siempre en toda cultura, a lo largo de la historia.

MIRA: Melissa Baldera, paradeportista en Tokio: “El deporte me ha hecho madurar, crecer y no limitarme”

-¿Cómo definir la belleza?

Es la exteriorización física y, sobre todo, espiritual y energética de lo que tienes dentro. Cuando tu esencia es bella, eso se refleja.

-¿Cuál es tu esencia, qué belleza quieres mostrarnos?

Mi esencia es la autenticidad y la empatía. Ser yo misma y tratar que los demás estén bien.

-¿Cómo defines la felicidad?

Equilibrio entre estar en paz contigo misma, con los demás y manejar situaciones complicadas.

-Hace unos meses le escribiste una carta pública a tu yo del pasado. ¿Si lo ves ahora, qué le dirías?

Que a lo largo de su vida va a tener que aprender a ser fuerte y a tener que luchar por los demás, que no solo se trata de ella, sino de quienes están detrás inspirándose con sus decisiones y su camino.


AUTOFICHA:

- “Mi nombre completo es Javiera Alejandra Arnillas Cartagena. Tengo 26 años. Nací en Chincha Alta, donde viví hasta los 8 años de edad. Recuerdo ese tiempo con cariño, pero también con nostalgia, por no haber podido disfrutarlo como hubiera querido”.

- “Dejamos Chincha Alta porque mi papá consiguió un trabajo en España y nos fuimos para allá. Mis padres se divorciaron y yo me vine a Lima. Mi padre era ingeniero agroindustrial. En España trabajó en una fábrica. En España tampoco tuve acceso a esa libertad”.

- “Cuando ingresé a la universidad, comencé a aceptar más mi femineidad. A los 19 años decidí comenzar mi transición para ser una mujer transexual. Estudié Artes Escénicas en la PUCP. En 2017 hice el filme Sin vagina, me marginan; luego empezó mi carrera como modelo. También he hecho Microteatro”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

El análisis de Spiderman No way home
Regresó Fans21 y analizó el último trailer de Spiderman No way home que se dió luego de la filtración del último lunes. ¿Están listos para ingresar al multiverso?

TE PUEDE INTERESAR