Sigue actualizado en nuestra APP

Giselle Angeles Sosa: "Faltan talleres de arte digital en los colegios nacionales"

“Gracias a internet se puede hacer cosas increíbles. Ya no hay eso de tú eres artista y tú no. ¿Quién es artista y quién no lo es? El arte es expresar y fluir lo que estás creando. No tenemos la verdad”, dice la artista que llegó al Times Square de Nueva York.

Giselle Angeles Sosa

(Perú21/ César Campos)

(Perú21/ César Campos)

Perú21

Mijail Palacios

Enciendo la grabadora y lanzo la primera pregunta; ella saca su libreta y, mientras responde, dibuja. De niña veía algo y lo dibujaba. En el colegio no hacía las tareas, prefería retratar a su compañero de al lado. Hoy es artista visual.

Quiso estudiar en Bellas Artes y terminó estudiando Diseño Gráfico. “El arte no te dará de comer”, le advertían. Aún no ha expuesto en Lima, pero ya lo hizo en Barcelona y Nueva York, y recientemente nada menos que en el Times Square, adonde llegó con su arte y sueños, aquellos que enfrentaron los prejuicios, los diseños por encargo y las puertas que no se abrieron.

Ahora será parte de ‘Horizonte Expandido’, una reunión de artistas visuales y músicos, este 20 y 21 en el Espacio Fundación Telefónica (Av. Arequipa 1155, Santa Beatriz), a las 8 p.m. Será un diálogo de paisajes surrealistas, texturas y colores con la música de DJ Rapapay (Juan Barreto).

Le gustan los cuadros de Dalí, ver las películas de Alejandro Jodorowsky, la interpretación de los sueños. Pero, sobre todo, su vocación (y formación) está definida por la exploración. “Una carrera no define lo que puedes hacer”, me dice Giselle Angeles Sosa y sigue dibujando.

¿Por qué no llegaste a estudiar artes plásticas?
Probé Diseño Gráfico, al principio todo era muy lindo y a la mitad de la carrera empecé a odiarla. Solo quería terminarla. Sentía que era muy fría. Yo quería explorar, crear cosas desde cero. Cuando empecé a hacer mis prácticas en una agencia, me decían: qué lindo, pero no podemos usarlo porque el cliente no lo quiere. Sin embargo, yo veía cosas de afuera, de marcas importantes, que hacían cosas ilustradas y creativas, y aquí era muy limitado, eran más conservadores.

¿Hubo algún episodio importante sobre un primer encuentro tuyo con el arte?
Era buena dibujando y en la secundaria fui de las peores en clase. Tenía problemas de retención, desaprobaba la mayoría de cursos. En lo que me iba bien era en manualidades, computación y danzas. Y siempre tenía eso de hablar con la gente y empezaba a dibujar.

Tu dibujo expresa lo que tus palabras no se atreven a decir.
Sí, es algo muy abstracto. Fluyen mis emociones a través de lo que creo, a veces cosas muy figurativas y otras, más abstractas. Se piensa que el artista debe tener un concepto definido, pero no siempre es así. Como te dije, a la mitad de la carrera, quería dejarla. Pero mis papás me decían: termina la carrera y después haces lo que quieras.

Y lo que quisiste estuvo en Argentina.
Me fui al Festival Lollapalooza y a visitar a amigos. Y mi amiga me dijo que estudiaba en una universidad nacional y que es muy buena la educación. Yo quería hacer video, arte con el que la gente pueda conectar e interactuar. En Perú no existía algo así. Terminé mi carrera y dije: ya no quiero ser esto, di todo de mí, lo intenté miles de veces con el diseño gráfico, pero no funciono para esto. Reniego un montón. En Argentina sentí que volvía a nacer, allá el arte es más inclusivo. En Perú fui juzgada cuando quise postular a lugares para exponer y me choteaban. En las salas grandes era difícil y en los espacios alternativos había que tener contactos.

¿Hoy cómo definir el arte? Una palabra que a veces suena antigua.
Gracias a Internet se puede hacer cosas increíbles. Ya no hay eso de tú eres artista y tú no. Te devuelvo la pregunta: ¿Quién es artista y quién no lo es? El arte es expresar y fluir lo que estás creando. No tenemos la verdad. Arte es una palabra que se expande al infinito. Para mí esto es arte y para un curador legendario es cualquier cosa.

¿Por qué no te quedaste en Argentina?
La crisis económica, no había trabajo en ese momento. Al principio fue todo increíble. Pero también sientes soledad, porque no tienes a nadie. Fue inevitable no sentirse triste.

¿La tristeza es insumo para el arte?
Sí. Me daba ansiedad por querer una estabilidad que no tenía. Entonces, cómo no sentirse solo, por más que yo forzaba el destino.

¿Los artistas deben creer en el destino?
No lo sé. Depende de cada uno. Habrá algún artista que se sienta frustrado y crea que la vida es horrible, habrá otro más espiritual y otro que no piensa en nada de eso.

¿Con cuál te identificas?
Un poco de los tres.

Pero así como llegaste a Argentina y hubo momentos complejos, también llegaste a Nueva York, y esta vez con tu arte.
Como no encajé en ningún lado, comencé a ver colectivos de afuera, a conectar con artistas de afuera. Y así empezó. Subí mis cosas y comenzó a seguirme gente, el primer video que hice fue en 2016, en 3D, para una banda de Estados Unidos. Y me pagaron. Hice colaboraciones con un estudio de Rusia. Hasta ahora no tengo ninguna exposición individual en el Perú, porque todos me pedían llenar papeles.

Sin embargo, ya has expuesto en Barcelona.
Y simplemente veían el talento.

¿Cómo llegaste al Times Square?
Fue fruto del camino hecho. Un estudio de arte, con el que ya tenía un trato espontáneo, me propuso participar. De Perú fui la única que seleccionaron. Fue bonito también porque no llegué a terminar mi carrera en Argentina, que fue mi dolor máximo, que no pude concretar por mi situación económica. Eligieron a tres artistas: unos rusos, unos que radican en EE.UU. y yo.

¿Y después de Nueva York, qué?
Quiero seguir haciendo lo que hago. Pero quisiera ayudar a otras personas. Quisiera que en mi país haya más artistas digitales. En las galerías se sigue consumiendo arte tradicional. La gente no puede interactuar. Faltan talleres de arte digital en los colegios nacionales. El futuro no soy yo, sino quienes estudian en el colegio. Lo único que prevalece del ser humano es la sabiduría, lo que vas a dejar.

AUTOFICHA:
- “Tengo 29 años. Luego de estudiar en Lima y Argentina, llevé infinidad de talleres. Y sigo aprendiendo. Junto la plata de mis trabajos y la invierto en talleres. Siempre invierto en mi educación y herramientas. Quiero aprender y después compartirlo. Soy ‘Fragmatista’ porque no tengo un estilo en particular”.

- “Hago trabajos en video, instalaciones, collage digital, animación 3D, video experimental, arte inmersivo. No sé cuándo venga la primera individual en Perú, espero que pase, que llegue bien, pero quiero que conecte a todos, que cualquiera pueda conectarse”.

- “Se viene una exposición en Buenos Aires. Llevaré la pieza ‘Espectro de coral’. Será en setiembre y la presentaré en el Planetario. Mi padre ha llorado de la felicidad y mi madre también, porque han visto toda mi lucha y perseverancia. No me importa ser famosa, sino poder conectar con la gente”.

Ir a portada