[ACTUALIZACIÓN 23/05/2016]Cartagena de Indias, joya de la arquitectura colonial de Colombia, recibió con pompa este domingo las cenizas de , en un claustro cercano a la casa que tenía en la ciudad el autor de Cien años de soledad, urbe en la que se forjó como periodista y escritor.

"Es una alegría mezclada de tristeza, pero más de alegría que tristeza por ver a su hermano llegar donde ha llegado Gabito solo puede dar alegría", dijo a la agencia AFP Rosa Aida García Márquez, de 85 años, cuarta de los 10 hermanos y hermanas que tenía el premio Nobel de literatura.

El Claustro de la Merced, ubicado a unos 100 metros de la casa familiar, frente al mar, centralizó la ceremonia de homenaje a Gabriel García Márquez, fallecido a los 87 años, el 17 de abril de 2014, en Ciudad de México.

Mariposas amarillas enormes, un símbolo del realismo mágico que esgrimía en sus obras "Gabo" —cariñoso apodo del autor de 'El amor en los tiempos del cólera'—, adornaban los árboles del Claustro.

Sillas doradas fueron desplegadas para los 400 invitados en el evento organizado por la Universidad de Cartagena, a la que pertenece el claustro.

En el homenaje, que reunió a su esposa Mercedes Barcha, sus hijos Gonzalo y Rodrigo, sus nietos y hermanos, así como a amigos y autoridades, se descubrió un busto instalado sobre un pedestal que guarda las cenizas de Gabriel García Márquez.

[NOTA ORIGINAL 22/05/2016]Cartagena de Indias, joya de la arquitectura colonial del Caribe colombiano, se preparaba este domingo para recibir las cenizas de Gabriel García Márquez, en un claustro cercano a la casa que el premio Nobel tenía en la ciudad.

"Es un honor que la ciudad de Cartagena organice un evento así. Estamos muy felices, muy contentos", declaró a la AFP Gonzalo García Barcha, uno de los hijos del escritor colombiano, fallecido a los 87 años, el 17 de abril de 2014, en Ciudad de México, donde vivía con su esposa Mercedes Barcha.

"La familia está aquí", dijo García Barcha, que llegó esta semana de Francia, donde reside. Y agregó que "todos los que querían venir no lo pudieron hacer incluyendo a su hijo, que "prepara su bachillerato en París".

En el Claustro de la Merced, ubicado a unos 100 metros de la casa familiar, frente al mar, los preparativos para la ceremonia de homenaje a 'Gabo' avanzaban a buen ritmo.

PREPARATIVOSEl busto en bronce del autor de "Cien años de soledad", obra de la artista británica Katie Murray, estaba aún cubierto por una lona negra de plástico. Sin embargo, ya estaba ubicado en el corazón del claustro, sobre una estela que acogerá una parte de las cenizas de García Márquez (la otra quedará en México, donde vivió desde los años 80).

Las sillas doradas estaban ya instaladas. "Unas 400 personas han sido invitadas, entre ellas el presidente Juan Manuel Santos", precisó a la AFP Graciela Venecia Rodríguez, jefa de prensa de la Universidad de Cartagena, institución organizadora del evento a la que pertenece el claustro.

El jefe de Estado, que calificó a García Márquez como el "más grande colombiano de todos los tiempos" tras su muerte, se sentará al lado de la viuda del premio Nobel y de los miembros de la familia, incluyendo los hijos Rodrigo, que vive en Estados Unidos, y Gonzalo.

DIFERENCIASEl hecho de que las cenizas reposen en Cartagena no satisface a todos. "El homenaje a García Marquez debe estar en su tierra, en Aracataca", el pueblo caribeño donde nació el 6 de marzo de 1927, declaró a la AFP Nereira Esparragoza, de 51 años, que llegó de Barranquilla, a unos 130 km de aquí.

Katia Manjarrez, de 53 años, comerciante de Cartagena, va incluso más allá, y no se alegra del encanto añadido que las cenizas de Gabo traerán a la ciudad, declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco.

Según ella, "deberíamos respetar el país que amaba, México (…) Para él, Cartagena y Aracataca pasaron como al segundo plano".

Pero en la Plaza de los Coches, justo detrás de la Torre del Reloj, uno de los sitios más turísticos del país, Gustavo Cabarcas, de 62 años, se muestra satisfecho. "Las cenizas de nuestro premio Nobel pertenecen a Cartagena. Es un reconocimiento. Para nosotros es un placer que se queden allí", añadió este vendedor de artesanías caribeñas.

TAGS RELACIONADOS