Feliz. Así se describe el chef Felix Loo, quien asegura que le pusieron el nombre en español por ser alegre y travieso. (Renzo Salazar)
Feliz. Así se describe el chef Felix Loo, quien asegura que le pusieron el nombre en español por ser alegre y travieso. (Renzo Salazar)

"La comida no tiene límites", apunta Felix Loo, chef que desde 1998 se ha dedicado a aprender las mejores técnicas de la gastronomía peruano-china, y las ha sabido combinar con sus conocimientos primarios de cocina para crear una carta de platos que deleite a la comunidad tusan y sus descendientes en el Perú.

Este cocinero, que llegó a nuestro país solo para hacer turismo, no tuvo mejor idea que quedarse ayudando a su padre en su chifa del Cercado de Lima, y empezar una carrera que lo ha convertido en uno de los referentes de la fusión de los sabores nacionales y orientales. Este conocimiento le ha valido a Felix para ser la cabeza de , un chifa que ahora lleva los sabores peruanos al mundo.

Más de 50 platos han sido creados en este restaurante, muchos de ellos elaborados sobre la base de productos nacionales como los ajíes, hierbas locales, frutos de la selva y mariscos de esta zona del Pacífico.

EL PATO CROCANTEPor los 5 años del local, Felix le ha dado su nombre a un platillo hecho con pato asado, que el comensal puede servir sobre un taco elaborado de concentrado de maíz morado, y que se rinde ante la salsa de ají limo mezclado con maní, culantro, cebolla, encurtido de nabo, zanahorias y otras especies.

La experiencia viene acompañada del coctel Dragón Loco, inspirado en la excentricidad del foráneo que prueba por primera vez el pisco peruano y se percata de que nuestra bebida bandera enloquece de alegría a quienes la toman, explica Loo. Este trago lleva pisco, maracuyá y naranja.

La oferta de platos alcanza los tres dígitos –son cerca de 120– y también destacan los bocaditos chinos, una de las especialidades de la casa. Entre ellos están el ye mai, un siu mai relleno de carne y huevo de codorniz; el estofao, un raviol shanghai de carne guisada en su jugo; el tafumao, un ha kao verde relleno de marisco picante; o el clásico encamotao, un bombón relleno de langostino y pollo.

Y si de sabores de la selva se trata, el chaufa charapa es una de las jóvenes estrellas: chaufa amarillo con chancho asado, plátano, ají de cocona y huevos montados. Ya sabe, no se prive de saborear la exquisita sazón de Felix.

TENGA EN CUENTA

  • La sopa pac pow y wantán son las preferidas de los comensales de Madam Tusan. Sin embargo, la de arroz va ganando más adeptos.
  • Felix Loo asegura que le pusieron el nombre por ser alegre y travieso.

DATO

  • Madam Tusan, del chef Gastón Acurio, no solo está en Perú. Tiene un local en Bogotá (Colombia) y dos en Santiago (Chile).

Por Chinn De La Cruz (adelacruz@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS