Enzo Egg, creador de la cerveza artesanal Dörcher Bier.
Enzo Egg, creador de la cerveza artesanal Dörcher Bier.

Enzo Egg es parte de la cuarta generación de descendientes de colonos austroalemanes nacida en Perú. Nació en Lima, camino a la clínica, cuando en solo había una posta médica. Pasaron siete días y su familia retornó a la ciudad fundada en el siglo XIX y levantada por inmigrantes austriacos y alemanes, quienes edificaron su identidad en medio de la selva de la provincia de Oxapampa, paraíso amazónico situado a más de 10 horas de Lima.

Pero volvió. Fractura de fémur, pérdida de la rótula, fisura en la base del cráneo y un año en recuperación y terapia luego de un accidente en moto, a los 19 años. Infortunio que lo llevó a crear empresa en la apicultura por nueve años, tiempo suficiente para experimentar el estrés de Lima y pensar en un nuevo regreso.

Desde Pozuzo se convirtió en cervecero en 2009 al crear la cerveza artesanal , que hoy se distribuye en distintas partes del país y que ya tiene un local en Lima, en la calle San Martín 512, Miraflores, y que ahora propone el DörcherFest en Pozuzo, que este 27 y 28 de agosto contará con la participación de Mar de Copas, Bareto y Laguna Pai. Las entradas en .

Por estos días está en Lima, pero radica en la selva central, el gran parque de su infancia, el patio de juegos donde creció.

MIRA: Yahaira Plasencia canta sus risas y penas [ENTREVISTA]

-¿Por qué una cervecería?

En otros países, sobre todo en Alemania y Austria, cada pueblo tiene su propia cervecería. Y nosotros siendo descendientes austroalemanes no teníamos una. También era hacer algo para contribuir a mi comunidad. Y así ocurrió en el 2009, cuando en el Perú habría dos o tres cervecerías artesanales. No se trataba solo de hacer cerveza sino también de hacer una planta. Y algo importante es la calidad del agua y Pozuzo tiene esa característica, tiene una muy buena agua.

-¿Cómo recibieron la idea de que vuelva para crear una cerveza?

Cuando me vieron bajando mis primeros tanques, creían que estaba loco (risas), porque no era común si en todo el Perú había dos o tres cervecerías artesanales. Lo bueno es que si la gente me creía loco, tenía a mi padre que me apoyó en mi locura y siempre supo que mi sueño se haría realidad.

-¿Usted ya era cervecero?

He sido cervecero. Mi papá cuando tomaba una cerveza y yo era pequeño, me servía un vasito y me decía salud, y eso no significó que me volvería alcohólico. Pero lo difícil en esa época, cuando empezamos, era que había un concepto: la gente quería tomar básicamente una cerveza tipo pilsener lager, porque era lo que predominaba por las grandes industrias. Entonces, había que producir un estilo similar y mejorarlo. Así comenzamos produciendo una pilsener lager con 5% de alcohol y en todo el proceso me fui a Europa, estuve en Múnich y en el Tirol en Austria, donde pude hacer prácticas en una cervecería. De ahí me traje los detalles, que son importantes para diferenciarte y ser excelente.

MIRA: Emilram Cossío: “Soy bastante tímido, pero la actuación me ha ido curando”

-¿Hubo aceptación o rechazo a lo nuevo?

Hubo rechazo. La gente es reacia a las cosas nuevas, sobre todo en esos años que no se hablaba mucho de cervezas artesanales y yo era la única en toda la selva central. Hoy solo en Pozuzo hay cinco marcas.

-¿Cómo hizo para que la cerveza artesanal logre posicionarse?

Con mucho trabajo, mejorando la calidad del producto y los procesos. Y poco a poco ingresando el producto al mercado, hasta que en 2015 hice un convenio con mi cuñado Carlos Mejía, que había trabajado en el lanzamiento de nuevas marcas, para salir al mercado de Lima. Y así Dörcher empieza a expandirse no solo en Lima, sino también hasta Pucallpa, Tingo María, Huánuco y más.

-¿Qué debe tener una buena cerveza?

Depende de los gustos. Entre los estilos que prefiero son la tipo lager, y creo que la cerveza se ha hecho para compartir, disfrutar, cerrar negocios; entonces, una cerveza no debe ser muy fuerte, debe tener un grado de alcohol moderado, debe ser muy palatable, con cuerpo, sabor, no debe tener astringencia a la hora de beber y debe ser amigable al paladar. Y debe tener una correcta fermentación para que no te produzca tantos alcoholes superiores en la fermentación y la cerveza sea sana, así la resaca será leve o nula.

MIRA: Luis Pacheco, B-boy: “Los que hacemos break dance también somos deportistas”

-¿En el Perú sabemos tomar cerveza?

Si bien tenemos el per cápita más bajo en consumo de cerveza, ya estamos aprendiendo.

-¿Qué debemos tener en cuenta para saber tomar cerveza?

La calidad de la espuma, que tiene que ser consistente, no debe caerse, marcarte anillos en el vaso. Otro factor es el aroma, que debe ser limpio. Tercero, que no tenga sabores astringentes, amargos. También que tenga un buen color. Y en una botella no puedes apreciar una buena cerveza. Cuando la sirven en un vaso, aprecias la calidad. Y se debe tomar a una temperatura adecuada: entre 4 y 6 grados.

-¿Se podría decir que tomar cerveza artesanal es más saludable?

Sí, porque no usamos productos químicos en el proceso ni estabilizantes ni clarificantes. Los tiempos de fermentación y maduración son mayores a los industriales, que cada vez más acortan los tiempos con productos químicos. Le dedicamos más tiempo a la fermentación y maduración de la cerveza para que sea más sana.

-¿Migrar a Europa no fue una posibilidad?

Hacia 1990 tenía 10 años y Pozuzo fue azotado por Sendero Luminoso. Se vivió el terror, los toques de queda, la gente no andaba hasta más de las 7 de la noche. Parientes míos hacían rondas campesinas. Como niño, vivía la preocupación familiar en casa y alguna vez escuché hablar a mis padres de irnos del país, a Europa. De repente si no se dio era porque no teníamos los recursos. Al final, nos quedamos. Si bien tenemos raíces austriacas, alemanas, me considero peruano y cuando he estado en Europa, siempre he extrañado mi patria.

-¿Cuál es la magia de Pozuzo?

Su gente, sus costumbres, su comida y ahora su cerveza (risas).

AUTOFICHA:

- “Soy Enzo Egg Ballesteros. Soy cuarta generación nacida en Perú. Tengo 42 años. Terminé el colegio y me puse a trabajar. Mi papá creo que me invitó mi primera cerveza cuando yo tenía 6 o 7 años, y sí me gustó; pero mi padre me enseñó a tener cultura etílica”.

- “Dörcher se distribuye en toda la selva central, Lima y estamos comenzando a abrir espacios para la marca, como el que tenemos en Miraflores, en Larco con San Martín; y para agosto planeamos abrir un local en San Miguel. Y también trabajamos en provincias”.

- “La idea es no salirnos del contexto de cerveza artesanal; me imagino que no haremos grandes volúmenes en cuanto a producción. Y creo que en el Perú recién está arrancando el mercado de la cerveza artesanal, todavía no llegamos ni al 1% de consumo. Esto crecerá y creo que para todos hay mercado”.


ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Yahaira Plasencia

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS