Sergio es contratado para trabajar como un agente encubierto en una misión dentro de un geriátrico de Chile.
Sergio es contratado para trabajar como un agente encubierto en una misión dentro de un geriátrico de Chile.

El documental , de la cineasta Maite Alberdi, es la carta de Chile para los de este año. El filme, que desde hace unos días está disponible en la plataforma Netflix, está preseleccionado al Óscar al mejor documental y también fue incluido en la lista de precandidatos para las nominaciones a mejor película en lengua extranjera de la Academia de Hollywood.

La película nos muestra a Sergio, un viudo de 83 años, que es contratado por un investigador privado para infiltrarse como espía en un geriátrico y corroborar si la madre de una de las clientas de la agencia está siendo maltratada.

Pese a ser una historia real, enmarcada dentro de las reglas del documental, “El agente topo” tiene la virtud de incorporar los recursos del cine negro y las películas de espionaje en su desarrollo. Alberdi contó hace unos meses, cuando el filme se estrenó en el Festival de San Sebastián (España), que tenía interés por hacer un film noir documental.

MIRA: Festival Internacional Artístico Trenzando adapta sus espectáculos al espacio virtual

“Sentía que las películas de detectives eran un terreno de la ficción. Quería hacer un documental de detectives, de observación; y empecé a investigar en todas las agencias que hay en para ver con quien podía trabajar (…) y apareció el caso de los asilos de ancianos”, indicó.

El filme,  disponible en Netflix, está preseleccionado al Óscar al mejor documental y a mejor película extranjera.
El filme, disponible en Netflix, está preseleccionado al Óscar al mejor documental y a mejor película extranjera.

Así, dentro de la lógica detectivesca, en las primeras escenas, vemos el proceso de selección del “doble agente”, a partir de un aviso del periódico, y la detallada explicación de los protocolos para cumplir la misión secreta. Incluso, cuando el detective que contrata a Sergio le entrega los gadgets con los que trabajará, surge una situación jocosa que remite a los encuentros que Q tenía con James Bond, antes de que el espía británico iniciara alguna de sus aventuras al servicio de Su Majestad.

Pero estos elementos narrativos no son una mera parodia u homenaje, ya que también contribuyen a generar tensión mientras avanza la trama. Por ejemplo, una vez infiltrado en el asilo, la cámara capta al agente Sergio enviando reportes de investigación a escondidas y con mensajes en clave.

DEBER EN CONFLICTO

Conforme el protagonista sigue con sus pesquisas va conociendo las historias de los habitantes del Hogar San Francisco. En las conversaciones que entabla, luego de comer y en las horas muertas de la tarde, Sergio poco a poco deja de ser el hombre que aceptó una misión para dejar de pensar en su esposa recién fallecida, y empieza a empatizar con los problemas de sus pares como la soledad y el olvido de los familiares que se encuentran en el exterior.

“Partimos de esta situación absurda, graciosa, ridícula e inverosímil (…) y nos vamos a una temática más emotiva y profunda con la cual quizás no engancharíamos si partiéramos directamente desde esa rudeza”, explicó la directora en el Festival de San Sebastián.

Es este conflicto, entre el deber (la misión secreta) y las emociones de Sergio, el que eleva a “El agente topo” a otra dimensión narrativa, y nos presenta en la pantalla algo más que un simple documental u otra película de espías.

DATOS

  • El agente topo (coproducción entre Chile, España, EE.UU., Alemania y Holanda) ganó el Premio del Público en el Festival de Cine de San Sebastián.
  • Además, está nominado a Mejor película Iberoamericana en los Premios Goya 2021.
  • Maite Alberdi (Chile, 1983) también es directora de los documentales La once (2014) y Los niños (2016).

VIDEO RECOMENDADO


TE PUEDE INTERESAR