El 3 de marzo habrá un concierto acústico con Montaña, Rafo Ráez, Dalmacia Ruiz Rosas y más. (Oscar Huapaya)
El 3 de marzo habrá un concierto acústico con Montaña, Rafo Ráez, Dalmacia Ruiz Rosas y más. (Oscar Huapaya)

Corrían los años ochenta y gritaba: "No seremos de un gran lugar, no seremos Sinatra o Clash, esto es una mierda de rock". Y Guerrilla Urbana agitaba: "Consignas generales, rompe ya tu silencio, mira la situación, esta es la solución". Había nacido el rock subterráneo. Eran tiempos de crisis económica y política, pero también de furor creativo. Y Lima veía crecer una movida contracultural, entre desencantada y que buscaba destruir, pero para volver a construir. El referente era el punk de los setenta: Ramones, Sex Pistols, The Clash. Y el combustible la coyuntura social, económica y política.

Si hay que ponerle una fecha a la génesis del rock subterráneo, esta quizá pueda ser agosto de 1983, en el bar La Caverna del Centro de Lima, con el debut de Leusemia. Y ese es, precisamente, el punto de partida para la muestra Desborde subterráneo: Una contracultura juvenil en tiempos violentos (Lima 1983-1992), que se inaugura este jueves 2 de febrero y que va hasta el 9 de abril, en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Barranco. Una exposición que recoge la producción contracultural de esos años en torno a la música.

Espacio y tiempo

El nombre de la muestra nos remite inmediatamente al libro de José Matos Mar: Desborde popular y crisis del Estado. El nuevo rostro del Perú en la década de 1980. "La escena del rock subterráneo fue otro tipo de desborde. Los subtes crearon su propio circuito musical, hicieron su propia producción, era una actividad paralela al sistema", nos explica la economista Fabiola Bazo, a cargo de la investigación en la muestra. La curaduría es del coleccionista Alberto Candia, quien en esos años fue parte de la revista Esquina.

Para la exposición se han recopilado fotos de la época, como la de la perfomance de Voz Propia en la Feria del Hogar; portadas, audios, videos, maquetas, afiches, contratos, revistas y fanzines con información de, aproximadamente, 200 grupos. Además, obras de artistas visuales como Herbert Rodríguez, Jaime Higa, Alfredo Márquez; las colecciones personales de Luis 'Wicho' García y 'Cachorro' de Narcosis, del artista gráfico Álvaro Portales, Carlos 'Huevo' de Zcuela Crrada y más. Y una joya: un manifiesto de Leusemia de diciembre de 1985; textos de María T-ta, o Patricia Roncal. "También es un homenaje a la gente que partió", precisa Bazo.

La exposición revisa esos años hasta 1992, con la captura del entonces cabecilla del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán. De la década noventera se incluye el trabajo de grupos como Visos de Burdeos (que luego varios de sus integrantes fueron parte de Dolores Delirio y Los Mojarras), Dictadura de Conciencia (donde tocaba el hoy escritor Martín Roldán), la banda hardcore Amenaza Kambiaria, Pateando tu Kara (los inicios de este grupo, que alcanzó mayor notoriedad en los años siguientes), entre otros.

Bazo también es la autora del libro Desborde subterráneo, que será presentado el 7 de febrero. Uno de los textos narra un episodio relacionado con el desprecio de la cultura oficial hacia la movida subte. "Salió el disco de Leusemia, se vendió como pan caliente, lo pidieron en las radios y había gente que lo puso, pero venían los directivos de las radios y decían: 'no pongas esa música', a pesar de que la gente lo pedía. No se escuchó a la juventud", subraya. El libro de Bazo tiene 14 capítulos en 200 páginas, entre ensayos y crónicas.

El libro subte

Pero hay un aspecto importante que quizá no ha tenido mucha luz en todo lo que se ha escrito y comentado sobre la movida subte: la presencia de la mujer. Así, la muestra recuerda el aporte de María T-ta, Támira Basallo (Salón Dada), Ofelia Arellano (Sor Obscena), Lili Kroni (Delirios Krónicos).

Mujeres que entraron en la escena del rock y no para cantar precisamente baladitas. "Eran una minoría dentro de otra minoría. Los hombres se comportaban frente a ellas como el sistema ante la movida subte", dispara Candia. Es cierto, era una movida básicamente masculina y antifemenina. Las mujeres no estaban permitidas y en ese contexto la presencia femenina era de lo más punk.

Si quieres conocer sobre un momento importante de la historia musical del Perú, la muestra te espera. Si quieres entender la relación entre la coyuntura política-económica de los ochenta con el movimiento contracultural de esos años, no faltes al MAC. Y si quieres comprender cabalmente el presente musical-sociocultural, es tu deber revisar ese pasado. Ya, y si te quieres poner nostálgico, también puedes ir. No hay excusas, esta muestra es imperdible.

DATO

  • También se exhibirán fotos de Siouxsie and the Banshee, The Clash, John Lydon (PIL), Los Prisioneros, Los Violadores, que influenciaron la movida.

TENGA EN CUENTA

  • La muestra estará en el MAC (Av. Grau 1511, Barranco), de martes a domingo, de 10 a.m. a 6 p.m. General: S/10.
  • El 3 de marzo habrá un concierto acústico con Montaña, Rafo Ráez, Dalmacia Ruiz Rosas y más.

TAGS RELACIONADOS