" Unrthodox " inspiró a la serie de Netflix "Poco Ortodoxa", la cual fue bien recibida por el público y la crítica.
" Unrthodox " inspiró a la serie de Netflix "Poco Ortodoxa", la cual fue bien recibida por el público y la crítica.

Cuando comenzó a escribir el libro “Unorthodox” en el 2011, lo hizo en tiempo real, perteneciendo aún a la comunidad judía ultraortodoxa de la que tanto quería escapar. Cada palabra, cada testimonio, por tanto, se escribía en crudo como ella lo llama, con mucha presión, sin tiempo para la reflexión y con el gran anhelo de que este se convierta en su puerta a la libertad.

“Decidí escribir ‘Unorthodox’ en tiempo presente porque creí que esa era la única forma en que las circunstancias en la que yo estaba escribiendo el libro podían plasmarse. Cuando yo escribía todo eso, estaba metida en todo el lío emocional, en el dolor y todo eso quizás es un regalo para el libro”, reveló la escritora estadounidense-alemana, en una conversación con medios españoles y latinoamericanos como “Perú 21″, a propósito de la publicación de su ópera prima en su primera versión en español bajo el sello de la editorial Lumen.

A continuación, un extracto de aquella charla.

MIRA: Poco ortodoxa: la verdadera historia detrás de la miniserie de Netflix

¿Cuál crees que sería la diferencia esencial con tu ex marido (quien también decidió salir de la comunidad jasídica) si él escribiera un libro sobre su propia vida?

Evidentemente la diferencia es que él nunca necesitó escribir un libro. Él podía irse en cualquier momento y vivir su vida. Nadie se lo hubiera impedido. No hubiera tenido que vender la historia de su vida para atraer la atención y sobrevivir. Por otro lado, yo no lo culpo a él de nada. Incluso cuando estábamos luchando por la custodia de nuestro hijo y se puso la cosa difícil yo no me enfrentaba a él, sino a su familia y a la comunidad que lo que estaban haciendo era luchar por el alma y no la vida de mi hijo. Y cuando se publicó el libro en Estados Unidos, yo le dije en una entrevista a Bárbara Walters que esta comunidad quería a mi hijo y me perseguía por ello. Al final, obtuve la custodia de mi hijo, pero todo eso lo conseguí con la publicación del libro. De lo contrario, hubiera sido como una mujer más que perdió a su hijo. Muchas de ellas se han suicidado. Las que no se suicidaron, siguen luchando contra la depresión y están traumatizadas, y me hubiera convertido fácilmente en una mujer de esas.

Cuando en el 2012 se publicó el libro, te enfrentaste a las críticas de tu excomunidad. ¿Cómo has llevado ahora estos fantasmas y posibles críticas con el estreno de la serie de Netflix?

Las críticas son muy distintas ahora. Tener a una mujer que escribe para una serie de Netflix sobre lo que es abandonar una comunidad ultraortodoxa es algo muy ofensivo y una novedad. En el caso de mis memorias, nunca se había escrito sobre la intimidad de una mujer y cómo se sentía esta sobre su cuerpo. Son las leyes de la pureza ritualista, las mismas que se siguen aplicando. Es un tabú del que nunca se comenta. Cuando yo hablé de esto en la tele me convertí en una especie de demonio, en una categoría similar a la de Hitler o Goebbels, porque para ellos difundí propaganda antisemita. Yo no pensé que este libro tendría tanto éxito, pensaba que quizás estaba dirigido a un nicho muy específico y la comunidad nunca se había enfrentado a esta situación y reaccionaron con rabia. Y lo único que trataron fue desacreditarme, pero nunca nadie dijo que era mentira lo que yo contaba. Y el enfado fue tal que eso llamó la atención de los medios y ayudaron a que yo tuviera éxito. Ahora, con el éxito de la serie, se han mantenido en silencio y no la han criticado públicamente”.

Más allá del crecimiento que pueda tener esta comunidad judía ultraortodoxa, a niveles políticos incluso, Feldman ve a su libro como una especie de oportunidad para dialogar con todo el espectro étnico del judaísmo.

Tenemos que reunirnos y encontrar una forma de conversar entre nosotros sobre las diferencias que tenemos como judíos y aceptar que aquellos que quieran irse se puedan ir.

¿Qué importancia tuvo para ti la literatura en la vida para poder salir adelante?

De niña recuerdo los libros hebreos de mi abuelo, al que solo podían acceder solo los hombres. Luego descubrí un libro en el armario de mi abuela y sentía que tenía hambre de leer. Más adelante y como se ve en la serie, leí “Orgullo y prejuicio” y luego historias de mujeres y me di cuenta que la literatura se convirtió en una especie de normas sobre cómo conseguir que la vida avance de la misma forma en que un relato avanza y progresa.

Portada del libro de "Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots" en español. Foto: Editorial Lumen
Portada del libro de "Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots" en español. Foto: Editorial Lumen

¿Cómo llevas que el público reaccione con interés al modo de vida de la comunidad ultraortodoxa a raíz del reciente éxito de la serie?

Para bien o para mal, todos queremos saber de todo. Queremos saber cómo pese a las diferencias todos somos iguales. No creo que sea malo sino la curiosidad es algo bueno. Yo he tratado de explicar cómo vive esta comunidad. Se trata de gente que cree que esa es la forma adecuada de vivir porque su experiencia traumática les ha enseñado que si no viven así, Dios los borrará de la faz de la tierra. Es muy difícil culpar o juzgar que pasa esta situación y desde luego no puedo hacerlo. Todo mi sufrimiento comparado al de mis abuelos es minúsculo. Y los medios de comunicación tienen un gran papel al comunicar este tipo de vida. No se trata de decir: esa es una secta o personas exóticas. Si se muestran así las cosas lo que haremos es apartarnos como seres humanos en lugar de las conexiones, las cosas comunes y el contexto por el cual estas personas actúan.

¿Crees que con tus relatos has podido inspirar a otras mujeres que no se han sentido cómodas con esa realidad, a que puedan decidir qué hacer?

Yo no soy la única que ha contribuido y ha hecho este camino sin ninguna ayuda pública. Hay algo que se está moviendo, es cierto, pero por otro lado sigue siendo difícil de afrontarlo y para los hombres continúa siendo algo fácil.

¿Qué fue lo más complicado de asumir una vez que abandonaste la comunidad?

La supervivencia financiera. Siempre estaba al borde del precipicio del hambre y estar sin techo. Hice muchas cosas para sobrevivir entre ellas donar mis óvulos por una transacción y esa es una parte fácil por así decirlo. Yo pude sobrevivir a este periodo gracias a mi hijo. Mi carga se volvió en mi bendición porque yo creía que él se merecía otro tipo de vida.

DATO

La entrega de “Unorthodox, mi verdadera historia” está disponible desde este 16 de julio y de manera virtual en la plataforma “Me gusta leer”. El precio en línea es de 20,90 euros

Deborah Feldman publica en febrero de 2021 ‘Exodus’, la continuación de “Unorthodox, mi verdadera historia”.

VIDEO RECOMENDADO

Fiscal Rafael Vela: "Sentenciados en primera instancia ya no se presumen inocentes"