El 28 de enero de 1945, Daniel Carpio cruzó a nado el Río de la Plata. (Foto: GEC Archivo Histórico)
El 28 de enero de 1945, Daniel Carpio cruzó a nado el Río de la Plata. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Todo empezó el 25 de enero de 1945, cuando ‘Carpayo’ ya estaba en la ciudad de Montevideo, Ese día, el nadador peruano se encontraba listo para realizar la prueba. Más de 16 personas lo acompañaban. Ellos intentarían cubrir las más de veinte horas de distancia para llegar hasta la capital de Buenos Aires. Sin embargo, las condiciones para iniciar la travesía eran inestables y poco favorables. Por eso, Elizalde, su asesor, tuvo que posponer la demostración para otro día.

Días después, la tarde del 27 de enero, el peruano salió desde Colonia, en Uruguay, con rumbo a Buenos Aires. Tras recorrer más de 200 km. a 21 brazadas por minuto, tuvo la impresión que terminaría con éxito la travesía, aunque supo, en ese instante, que las aguas del río lo desviarían de su ruta original.

La mañana del 28 de enero, el delfín nacional pasó por la isla Farallón. En ese momento, mostró una gran energía y desenvolvimiento sobre el agua. No tenía mayor desgaste físico; aunque, horas más tarde, la bajante del río hizo que se quedara frente al pontón Recalada. Allí sintió un fuerte dolor en el hombro derecho, pero rápidamente se repuso.

Así se informó a todo el país la proeza que realizaría Carpio. Extracto de la noticia del 26 de enero de 1945. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Así se informó a todo el país la proeza que realizaría Carpio. Extracto de la noticia del 26 de enero de 1945. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Tras cuatro horas, comenzó el repunte del río, lo que permitió que reanudara su marcha. Los nadadores y remeros que lo acompañaban en las lanchas lo animaban a seguir. Su llegada a Punta Lara se produjo finalmente a las 4 y 42 de la tarde, hora de Buenos Aires. Debido a la soledad del paraje donde arribó, tuvo que continuar su camino a la capital en automóvil. Los detalles del trayecto fueron llegando por medio de cuatro mensajes enviados en distintos momentos por palomas mensajeras.

Llegada al Perú tras la hazaña

Luego de conocerse la proeza, Carpio decidió regresar a nuestro país. El 11 de febrero de 1945, ‘Carpayo’ llegó a Lima a las 10 y 15 de la mañana en un avión Panagra, procedente de Santiago de Chile. Al abrirse la puerta del avión, apareció el nadador con los brazos levantados en gesto de victoria. Después, agitó una bandera peruana, logrando la ovación de todos los que estaban en la terraza del aeropuerto de Limatambo.

Instantes en que 'Carpayo' abraza a su madre en el aeropuerto de Limatambo. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Instantes en que 'Carpayo' abraza a su madre en el aeropuerto de Limatambo. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Al salir de la aduana, la multitud lo levantó en hombros y lo condujo hasta el auto en el que se dirigió a Barranco. Luego, regresó al terminal aéreo donde se encontró con su madre, Carmen Masioti de Carpio y sus hermanas Yolanda y Teresa. También se reencontró con su amigo Juan Tosoni, un antiguo dirigente de Old Boys Club, cuna deportiva del nadador.

Entre gritos y aplausos, Carpio fue levantado en hombros y conducido hasta un auto descubierto, con dirección a la Casa del Deporte. Allí lo esperaban las máximas autoridades del deporte peruano. Tras varios discursos, agradeció el recibimiento: “Todos mis esfuerzos y mis sacrificios los considero recompensados con esta grandiosa recepción y con el placer de hallarme nuevamente en mi patria”.

Una multitud se congregó en la Casa del Deporte para ver al nadador peruano. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Una multitud se congregó en la Casa del Deporte para ver al nadador peruano. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Se le entregó un diploma y abandonó el lugar con destino al Callao. Camino al Club Atlético Bilis, lo sacaron del auto para llevarlo de nuevo en hombros por cinco cuadras. En el trayecto, varias personas lanzaron papeles picados desde sus balcones. Ya en el lugar, ‘Carpayo’ agradeció el recibimiento. Luego, se dirigió a la casa de uno de sus familiares en el Parque Guardia Chalaca. Tanto fue el alboroto por su llegada que se suspendió el campeonato de natación que se iba a disputar en La Punta, el 12 de febrero, por petición de los propios participantes.

Días después, el 13 de febrero, Daniel Carpio fue recibido en Palacio de Gobierno por el presidente de la República de entonces, Manuel Prado Ugarteche. Es así como el nadador nacional logró cruzar el Río de la Plata, logrando batir el récord alcanzado por la argentina Lillian Harrison en 1923. Una hazaña que lo convirtió en el quinto nadador y en el primer extranjero en realizar esta proeza.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Dr. Saba: “Hemos tratado a más de mil pacientes con cannabis”