Hombre de barrio. Fernández en la emblemática plaza Italia. En el fondo, la iglesia de Santa Ana. (Anthony Ramírez)
Hombre de barrio. Fernández en la emblemática plaza Italia. En el fondo, la iglesia de Santa Ana. (Anthony Ramírez)

Si caminas por jirón Cangallo hasta jirón Junín, pasas 'El Buque' y llegas a plaza Italia, tal vez todos los transeúntes ya hayan saludado a don José Francisco Fernández. Un criollo, vecino de Barrios Altos, que costó ubicar. Y es que en el barrio todos los vecinos se saludan, todo se pasan la voz, aunque sea de esquina a esquina. Fernández, con casi 80 años, como dice él cuando le preguntan su edad, vive en jirón Cangallo, a menos de 20 pasos de 'El Buque', pero nació en jirón Junín 942. Nació en esa casa, nació en Barrios Altos. Su madre tenía una amiga que era obstetriz y atendió el parto. Esa misma mujer atendió los partos de sus otros dos hermanos.

Tiene muchos recuerdos de su niñez en Barrios Altos, pero el que viene a su mente siempre es el del día en que caminaba con su mamá por el barrio y su zapato se atoró en una vereda, no recuerda la calle, pero recuerda que su ropa tenía botones, era celeste y suave. Fernández no pasaba de 3 años en ese entonces.

RESPETO DE BARRIOHace algunos años una de las frases más sonadas en Barrios Altos era "el barrio se respeta", haciendo alusión a que entre vecinos no debería haber agresiones de ningún tipo, más aún con la creciente delincuencia de estos días. Según dice Fernández, esa frase se está perdiendo en el olvido. "El respeto se deshace cuando se habla de droga. Eso ha malogrado todas las uniones, el amor y cariño en el barrio", dice Fernández mientras se sienta en su escritorio con un gesto melancólico que aparece por primera vez en su rostro desde que inició la entrevista. Con ese gesto nos dice también que antes el barrio era más puro. Como aquellos recuerdos de su madre y él caminando por Barrios Altos con su ropa celeste y suave, así era el barrio.

TAGS RELACIONADOS