La periodista Mónica Delta no ha parado de trabajar en medio de la pandemia del coronavirus. (Foto: José Rojas)
La periodista Mónica Delta no ha parado de trabajar en medio de la pandemia del coronavirus. (Foto: José Rojas)

En sus casi cuatro décadas de experiencia en prensa, Mónica no ha vivido una cobertura periodística similar a la que se está haciendo, ahora, por el . Nunca se imaginó que sus colegas y amigos camarógrafos, reporteros y fotógrafos tendrían que trabajar en las calles forrados con enterizos blancos y mascarillas para evitar contagiarse de un virus.

MIRA: Brasil: polémica por un video que utiliza expresión similar a eslogan nazi | VIDEO

En cambio, lo que la periodista siempre ha sabido es que ante este o cualquier otro escenario extraordinario, los hombres y mujeres de prensa van a estar ahí, informando, cuestionando y en búsqueda de la verdad. Pues para un buen reportero, las dificultades son, más bien, el combustible que aviva su compromiso e ingenio para cumplir con su deber con la sociedad. Pero Mónica también es crítica y advierte que el micro de un periodista no es un arma para juzgar.

Mira también:

Los trabajadores de la prensa escrita, televisiva, radial y de los medios digitales de todo el Perú se están esforzando por continuar llevando contenido útil y relevante a la ciudadanía. Además, en estos momentos, más que nunca, nos toca estar doblemente atentos y combatir una batalla paralela contra la desinformación que se disemina causando confusión, temor y caos.

¿Qué ha sido lo más complicado de salir a trabajar todos los días en medio de una pandemia?

Creo que los periodistas, en el fondo, nos sentimos desafiados por situaciones extremas, de emergencia. Esta es una situación dolorosa para todo el país, pero a la prensa nos toca preguntarnos: ¿de qué manera lo afronto para poder transmitir a la gente eso que todos necesitan saber? En momentos como este, los sentimientos son un poco contradictorios. Tenemos más energía que en los tiempos normales, sacamos la garra necesaria para seguir adelante. Estas circunstancias nos exigen ponernos a la altura, eso hace investigar más, leer más, en fin. Todo periodista que ha estado en batalla lo entiende como una responsabilidad mayor.

¿Como periodista ha tenido que vivir antes algo como esto?

Exactamente como esto no. He estado en una guerra, he estado durante todo el periodo del terrorismo, en la epidemia del cólera; pero no en una pandemia de este tamaño, donde ves que toda sensación que teníamos de bienestar económico se va al suelo porque no estábamos preparados. Nadie lo estaba, pero en Perú ha desnudado de una manera más rotunda nuestro sistema de salud. No he vivido nada parecido.

¿Ningún gobierno lo tenía previsto?

Creo que nadie lo tenía en el radar, a pesar de que hubo voces que indicaban que se venía una nueva guerra con enemigos invisibles. Nadie imaginó que nos iba a caer de golpe.

A la par, hay un bombardeo de fake news.

La difusión de fake news se ha agudizado porque siempre hay motivaciones detrás. Por un lado, para demostrar que yo sé más que tú, que eres un tonto, y te digo lo que se me ocurre por miedo, desfachatez o irresponsabilidad. Otras fake news vienen con la intención de malinformar. Para mí, esto debería estar penado como delito, es una deformación de la verdad en medio de una situación de vulnerabilidad. Así como nos indignamos cuando encontramos actos de corrupción, me parece igual de terrible que haya tanto interés en malinformar.

¿Qué le parece la respuesta de la población ante esta emergencia?

Se ha dicho mucho que la gente es irresponsable y no hace caso, pero una persona que vive en condiciones privilegiadas tiene la posibilidad de hacer una cuarentena; en cambio, una persona que está hacinada en su casa, que no tiene refrigerador, sale a trabajar a la calle para sobrevivir porque no tiene otra posibilidad... Yo me pondría en los zapatos de quien tiene un niño a su lado llorando de hambre y haría cualquier cosa. Estás en el terrible dilema de que o pescas el COVID-19 y te puedes morir o el hambre te mata.

Cada vez menos gente se puede quedar en cuarentena.

La ciudadanía, en general, al inicio ha tenido una mayor posibilidad de acatar las restricciones, pero en los últimos días te das cuenta de que la desesperación es enorme. Y, sobre este aspecto, a mí me incomoda el periodista que se cree juez. Es verdad que hay gente que sale porque se le da la gana, pero hay gente que sale porque no tiene de otra. Nos damos cuenta de que los gobiernos han mirado solo la superficie de los problemas y no han cambiado nada. Ahora nos encontramos con una respuesta totalmente precaria.

¿Está de acuerdo con que no se permitan repreguntas en las conferencias del presidente Martín Vizcarra?

En el Perú y en el mundo hay tecnologías para que el periodista esté presente de manera virtual. La riqueza de una entrevista está en la repregunta, no necesariamente en lo que expone una parte interesada. En una democracia, con una prensa libre, lo importante es que los periodistas tengan la posibilidad de llegar al fondo de la verdad. Cuando una autoridad se mira al espejo, observa sus virtudes y no sus defectos. El presidente debe estar abrumado por las circunstancias, pero hay muchas respuestas que no se están dando y deberían decirse. Sin necesidad de exponer al personal de Palacio ni a los periodistas, podrían brindar conferencias de prensa de verdad.

¿Cuál es el papel que le corresponde a la prensa en estos momentos?

Tenemos la obligación de ser muy rigurosos en lo que planteamos, tenemos que contrastar la información. También tenemos que ser críticos y constructivos. Si bien el Gobierno, la ciudadanía y la prensa estamos apuntando hacia los mismos objetivos, hay cosas que nos toca observar. Muchas de las denuncias que se han hecho de presuntos negociados en compra de productos médicos y de primera necesidad, han salido por la prensa. Es un valor enorme que los periodistas sigan haciendo su trabajo.

AUTOFICHA

- “Soy Mónica Delta Parodi, llevo 38 años trabajando como periodista. Actualmente soy columnista de Perú21, trabajo en el canal de televisión Latina y en Radio Capital. La primera semana de cuarentena hacía mi programa de radio desde casa, pero luego ya empecé a ir al estudio”.

- “Me gusta estar en casa, escuchando música, tocando guitarra. En 2016 presenté un unipersonal llamado ‘Con licencia para cantar’, que fue un show criollo en el que compartí escenario con Lucy Avilés, Cecilia Bracamonte, Eva Ayllón, entre otros”.

- “En mi trayectoria como periodista he trabajado en Perú y Estados Unidos, en Univisión Radio, RPP, Panamericana y Latina. Estuve en 24 horas, Buenos Días Perú, Panorama, A primera hora, 90 central, Sin medias tintas, Tu cara me suena, Punto Final, 90 Noche; también en Tu voz en Washington y otros”.

TE PUEDE INTERESAR ESTE VIDEO:

Estrenos Netflix Mayo 2020

ESTAS NOTICIAS TE PUEDEN INTERESAR: