Christiane Félip Vidal: Ocurrió un verano

"Si hiciéramos el paralelo con una pieza musical, estamos ante dos movimientos: uno de tono inocente y dulce, mientras que el otro es tenso, desde una adultez en la que afloran los traumas y rencores incubados en los primeros años de vida", escribe Jaime Cabrera.

Christiane Félip Vidal

'Los espejos opacos' de Christiane Félip Vidal (USI).

'Los espejos opacos' de Christiane Félip Vidal (USI).

USI

Jaime Cabrera
Jaime Cabrera

En ' Los espejos opacos', tercera novela de Christiane Félip Vidal (Bédarieux-Francia, 1950), encontramos dos libros en uno. Si hiciéramos el paralelo con una pieza musical, estamos ante dos movimientos: uno de tono inocente y dulce, mientras que el otro es tenso, desde una adultez en la que afloran los traumas y rencores incubados en los primeros años de vida.

El primero de estos libros es narrado por Kian, un niño de 7 años que junto con su gemela, Sasha, y su primo Sebastián viven un verano en medio de juegos y descubrimientos en casa de la abuela materna. Estamos en el año 1992 y la presencia del terrorismo se insinúa, pero sobre el final se hace evidente. Esa circunstancia será clave, pero el lector va descubriéndolo por sí mismo. Kian, su hermana y primo, desde una ponciana observan la casa de una vecina que da clases de tango, pero el misterio crece cuando ven allí a Carla, la enfermera que atiende a su abuelo paralítico. Y mucho más cuando sospechan que su padre médico y esta sostienen una relación clandestina.

La segunda parte nos remite al año 2015 y es narrada por Sasha, quien afronta una crisis emocional como consecuencia de “aquel verano donde nos arrebataron la infancia”. Narrado con una tensión trabajada con pericia, estamos ante el relato de una mujer de 30 años, quien describe el amor enfermizo que siente por Kian. Él es pianista y ha viajado para romper con el pasado, pero principalmente con ella. Sasha trabaja en una tesis sobre Alejandra Pizarnik, poeta argentina que vivió atormentada y cuyas circunstancias se convierten en un espejo para la narradora y el vínculo con su hermano.

Christiane Félip Vidal es una autora francesa que lleva afincada en el Perú hace más de tres décadas, y cuya patria literaria es el español. Ha escrito relatos de muy buena factura, así como una novela interesante titulada 'El silencio de la estrella' (2009). Allí explora las heridas emocionales en la vida de dos hermanas. Con 'Los espejos opacos' estamos ante su obra más lograda y compleja, que nos va llevando por un prado verde y luminoso para luego transitar hacia una zona lúgubre y de tormentas. Estamos ante una novela a tomar muy en cuenta.

' Los espejos opacos'
​Autora: Christiane Félip Vidal
Editorial: Planeta
Lima, 2018. 184 pp.

Ir a portada