Cómica y conmovedora, el filme muestra la vida de un hombre que decide adoptar a un niño y enfrentan al mundo y sus dificultades. (Foto: Captura de pantalla)
Cómica y conmovedora, el filme muestra la vida de un hombre que decide adoptar a un niño y enfrentan al mundo y sus dificultades. (Foto: Captura de pantalla)

Una combinación perfecta entre lo burlesco y el drama, como lo puede ser la vida misma, fue lo que nos ofreció (1889 – 1977) ya hace 100 años con su primer largometraje: El Chico (The Kid), que se estrenó en Estados Unidos un día como hoy.

MIRA: Centro Cultural de la Universidad del Pacífico presenta festival de creación escénica contemporánea

El genio del cine mudo nos ofrece una vista de la vida que se llevaba en las zonas marginadas de las grandes ciudades. En especial, nos presenta a una madre soltera que, frente al rechazo de la sociedad por su condición y sus propios miedos, decide abandonar a su hijo con la esperanza de que una familia adinerada lo adopte. Sin embargo, el niño termina en las manos de un vagabundo interpretado por Chaplin. Cuando el niño cumple los 5 años, ambos buscan la manera de sobrevivir y permanecer juntos.

La producción es un guiño al cariño incondicional y a la esperanza a pesar de las dificultades que se presentan en el camino. La pobreza, enfermedad y posible separación no son nada para este par tan inusual que logró una dinámica de compañerismo.

EN LA VIDA REAL

Se dice que la historia retratada por Chaplin nace de la combinación de dos eventos en su vida: la trágica muerte de su hijo Norman Spencer Chaplin, quién solo tenía tres días de nacido; y el conocer a Jackie Coogan (1914 – 1984), el niño que protagonizó la película.

En su autobiografía, Chaplin recuerda que “todos los niños tienen talento de un modo o de otro; la cuestión es lograr que lo pongan de manifiesto. Con Jackie fue fácil. (…) Era capaz de comunicar emoción a la acción y acción a la emoción, y podía repetir una escena una y otra vez sin perder la espontaneidad”.

En ese entonces, era la tendencia que las películas de comedia duraran entre los 10 y 30 minutos, pero Chaplin se arriesgó a escribir, producir, dirigir y protagonizar una obra de más de 50 minutos, cuyo rodaje duró más de un año.

El Chico y su creador son íconos que marcaron un antes y un después en el mundo del cine. Y como se dice, se trata de “una película con una sonrisa y quizás una lágrima”.

El filme se puede ver , un distribuidor, productor y servicio de streaming basado en la suscripción.

VIDEO RECOMENDADO

Sipán: El caballero de perro peruano