Las casas Paz Soldán y De Aliaga: Una Lima que se resiste al olvido [Fotogalería]

En ambos extremos del Jirón de la Unión, se encuentran la Casa Paz Soldán y la Casa de Aliaga, dos inmuebles que sobreviven al tiempo por respeto a su historia y al centro de la ciudad.

Carlos Viguria
Carlos Viguria

La belleza del Centro de Lima muchas veces pasa desapercibida. O la descubrimos levantando la mirada y reconociendo la arquitectura de sus casonas. O está oculta por ciertos negocios que la opacan. O simplemente luce en abandono.

En las casonas de los jirones Ica o Moquegua o en La Colmena, encontramos incluso piezas de arte: elegantes fachadas de inicios del siglo XX y otras de estilo art nouveau, balcones coloniales y techos con asombrosos detalles esculpidos en sus columnas. Pero como ya dijimos, parte de esta arquitectura se encuentra abandonada por sus propietarios y, en algunos casos, en peligro de colapsar por la inacción de las autoridades.

Pese a ello, hay reductos que conservan su belleza casi intacta. En ambos extremos del Jirón de la Unión existen dos casonas que se han resistido al olvido y al paso del tiempo, y demuestran que la belleza arquitectónica de Lima antigua y sus historias pueden ser puestas a mejor uso para la cultura.

SALVADA DEL OLVIDO
Hacia las últimas cuadras del Jirón de la Unión, entre discotecas, bares y librerías, está la Casa Paz Soldán. Una casona construida a mediados del siglo XVII, que, tras su gran portón de madera con un león de aldaba, nos muestra cómo era la típica casa de la Colonia con zaguán, patios, atrio, cámara y un oratorio. En un principio, el inmueble fue un hogar y luego escenario de actividades culturales. Pero, entre las décadas del 70 y del 90, fue dañada por ser usada como centro de esparcimiento de una minera.

Casa Paz Soldán

Entre bulla y música, se encuentra un portal hacia el pasado de Lima antigua: la Casa Paz Soldán (Carlos Viguria/Perú21).

Entre bulla y música, se encuentra un portal hacia el pasado de Lima antigua: la Casa Paz Soldán (Carlos Viguria/Perú21).

Carlos Viguria

Tras más de 25 años de estar abandonada, la Casa Paz Soldán fue recuperada en 2016 para las actividades de Casacor. Hoy la restauración continúa y la casona es utilizada para recorridos por sus ambientes y eventos culturales. Todo ello es posible por las contribuciones de sus propietarios, según nos dijo Ernesto Gastañeta, gerente del inmueble.

Gastañeta precisó que, salvo asesorías sobre restauración de Prolima, no reciben del Estado ningún tipo de apoyo para mantener un inmueble que destaca por su zaguán adornado por esculturas de ángeles y sus columnas de madera de estilo neoclásico. Todas las actividades que realizan para restaurar el inmueble son por aprecio al legado de la familia Paz Soldán y cariño a la ciudad.

Casa Paz Soldán

Ernesto Gastañeta, gerente de la Casa Paz Soldán (Luis Centurión/Perú21).

Ernesto Gastañeta, gerente de la Casa Paz Soldán (Luis Centurión/Perú21).

Luis Centurión

Por otro lado, el gerente de la histórica casona critica que el centro monumental esté descuidado e incluso existan inmuebles que estén en peligro de colapso por la inacción de las instituciones estatales y de los dueños.

TAN ANTIGUA COMO LIMA
En el otro extremo del Jirón de la Unión está la Casa de Aliaga. Fue construida sobre un área otorgada por Francisco Pizarro a Jerónimo de Aliaga tras la fundación de Lima, el 18 de enero de 1535. Se ubica cerca de la casa de Pizarro –hoy Palacio de Gobierno–, una señal de la estima que le tuvo por sus hazañas. A la fecha, el inmueble es usado por los descendientes del conquistador.

Casa Aliaga. (USI)

En el interior se aprecian varias pertenencias de Jerónimo de Aliaga, como la espada que utilizó en la conquista, así como muebles y pinturas que van del siglo XVI al siglo XIX. Entre sus 18 ambientes, destacan el Salón Dorado, Azulejos, el comedor y la capilla. Desde uno de los patios, nos recibió Gonzalo de Aliaga, quien precisó que el actual estado de la casona responde al atento cuidado invertido por su familia y las visitas de turistas. De Aliaga subrayó que el único beneficio que recibe este monumento histórico es un descuento en arbitrios.

“Se necesita que se otorguen facilidades para rehabilitar casonas y evitar que se desplomen, como ocurrió en el Rímac la semana pasada. Tomemos en cuenta que en el Cercado no se hacen mantenimientos”, advierte De Aliaga, quien agrega que el descuido se debe a que los actuales propietarios de las casas antiguas no se ponen de acuerdo y no tienen interés en conservarlas por ser costoso.

Casa de Aliaga

Gonzalo de Aliaga, uno de los sucesores de Jerónimo de Aliaga, posa frente a un cuadro realizado en 2002 (César Campos/Perú21).

Gonzalo de Aliaga, uno de los sucesores de Jerónimo de Aliaga, posa frente a un cuadro realizado en 2002 (César Campos/Perú21).

César Campos

Vamos al Centro de Lima, que aún debe ser descubierto, tanto por los vecinos como por sus autoridades. Su valor histórico, arquitectónico y artístico merece más atención. Y no deje de visitar las casas de Aliaga y Paz Soldán. Hallará historia y belleza. Dos casonas que iluminan nuestra gris ciudad.

Datos: 
- Visite la Casa Paz Soldán escribiendo a casapazsoldan@gmail.com. Actualmente se exhibe la muestra fotográfica Revivamos Lima.

- Las visitas a la Casa de Aliaga se coordinan a través de su página www.casaaliaga.com, S/30 por persona.

- La Casa Paz Soldán se ubica en Jirón de la Unión 1039 y
la Casa de Aliaga, en la misma calle en el 224, Centro de Lima.

- Tales fueron los logros de Jerónimo de Aliaga durante la conquista y su labor por la corona española que recibió los títulos de: Fundador de Piura, Cusco, Jauja y Lima, Veedor y Contador de la Corona, Alférez Mayor de la Ciudad de los Reyes, Escribano Mayor del Virreino, Secretario de su Real Audiencia, Capitán de los reales ejércitos, vencedor de Chupas y Jaquihuana, Teniente de Gobernador de la capital virreinal, Procurador General del Perú, Gobernador del puerto del Nombre de Dios, Almirante de la Mar Océana y cofundador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 

- La Casa de Aliaga fue destruida en el terremoto de 1746, empero, fue inmediatamente reconstruida. 

- La Casa de Aliaga ha recibido prestigiosos invitados, entre ellos, presidentes del Perú y del extranjero. Precisamente este año, recibió a Ivanka Trump, asesora del presidente estaunidense Donald Trump. Gonzalo de Aliaga recuerda con agrado la visita de Trump subrayando que es una persona muy inteligente. 

- Asimismo, Gonzalo de Aliaga considera destacado que el presidente Martín Vizcarra haya decidido mudarse al Palacio de Gobierno debido que los últimos presidentes no han vivido en el Centro de Lima.

- Para mayor detalles puede revisar el libro 'Casa solariega de Aliaga' con textos de José Antonio del Busto Duthurburu, Eduardo R. Arrarte, José Agustín de la Puente Candamo, Juan Gunther Doering y Paul Rizo-Patrón Boylan. Cuzziy y Cía., 2004.

Leer comentarios ( )

Ir a portada