Bióloga genetista.
Bióloga genetista.

Era un mundo diferente. No era lo que veía alrededor. Había algo más detrás de lo que ven los demás. Y solo se podía conocer a través del ocular de un microscopio. Uno estaba en el salón de clases de primaria y otro en la casa de su amiga. Lo primero que vio fue la envoltura que recubre a la cebolla.

Con la curiosidad en ciernes, pasó a la secundaria. Aplicada en matemáticas, pensó en Ingeniería o Medicina. Su padre ingresó a , pero no pudo continuar. Su madre empezó en Educación Física en San Marcos, pero tampoco logró seguir. La responsabilidad con los tres hijos postergó sus aspiraciones. Un hermano es ingeniero informático y la hermana es diseñadora de interiores. Ana Lucía Mayanga, la menor, finalmente eligió formarse como bióloga genetista, una carrera entonces nueva, al punto de que ella conformó la segunda promoción en el Perú.

Hoy es docente en la Universidad Villarreal e investigadora de la Universidad Científica del Sur (UCSUR), donde es parte de una investigación sobre las propiedades anticancerígenas del yuyo, entre otras macroalgas, que está dentro de una línea de investigación que trabaja con productos naturales para evaluar su potencial contra el .

Apoya en otra investigación sobre marcadores de envejecimiento. Antes de conectarse a esta comunicación virtual, estaba revisando protocolos para evaluar la reducción de los telómeros, que son regiones de ADN que están al final de los cromosomas y que con el paso del tiempo, esos telómeros, se van desgastando. Interrumpo su trabajo.

MIRA: San Valentín: Los corazones de Marcelo Wong [ENTREVISTA]

-¿Los científicos ya piensan en cómo alargar la vida?

No envejecer o retrasar el envejecimiento ha sido una de las expectativas del ser humano. La juventud eterna. Los estudios apuntan a poder estudiar qué factores influyen en el envejecimiento y cómo poder retrasarlo. Por lo pronto, solo hay recomendaciones, como el estilo de vida, la alimentación.

-En el caso del cáncer, ¿ya se puede establecer a temprana edad si se posee las condiciones genéticas para tener esa enfermedad?

Que te predisponga a generar cáncer, sí. Pero incluso teniendo esos genes no significa que sí o sí vas a desarrollar un cáncer; solo que hay una gran predisposición. Ya hay empresas a nivel mundial que hacen el secuenciamiento del genoma completo y te hacen diferentes tipos de análisis para saber de otras posibles enfermedades, como obesidad, diabetes.

Bióloga genetista sanmarquina.
Bióloga genetista sanmarquina.

-En el caso del yuyo y otras macroalgas, ¿cómo va esa investigación?

Hemos estado trabajando con seis macroalgas, entre ellas el yuyo, el pelillo. Tenemos resultados preliminares y estamos trabajando todavía en las repeticiones necesarias. Hemos probado con diferentes líneas de cáncer, como mama, cuello uterino y estómago. Y hemos encontrado mejor resultado en cáncer de estómago.

-¿Y ya tienes investigaciones anteriores con resultados finales en otros productos naturales?

Hemos trabajado un proyecto financiado por Concytec y por la Universidad Científica para evaluar tres plantas y su efecto en el cáncer gástrico. Hemos encontrado una que tiene muy buena citotoxicidad contra células de cáncer gástrico. La que nos dio mejor resultado es el jergón sacha.

-¿Cómo se puede consumir?

Como infusión. Es una planta de la región San Martín, que tradicionalmente se usa para combatir las picaduras de una serpiente. Pero la gente de la zona también reporta haberla usado contra el cáncer.

MIRA: Rebeca Escribens: “No me gustan las medias tintas ni me gusta dorar la píldora”

-¿Por qué es necesario subrayar la frase ‘mujeres en la ciencia’”?

Definitivamente, hay un desbalance en cuanto a números. En la ciencia hay mayor cantidad de hombres. Tampoco se puede obligar o imponer una idea, pero se debe fomentar. Tenemos carreras profesionales muy estigmatizadas: ‘estas carreras para hombres’, ‘estas carreras para mujeres’. Aún está el estigma ‘esa carrera es más para hombres’. Creo que no se fomenta o divulga lo que nosotras podemos hacer en la ciencia.

-Me cuentas que tu padre falleció de COVID. ¿Una mujer de ciencia asimila, tal vez, de una forma diferente un suceso como ese?

Pasamos por lo que pasaron muchos peruanos: no había oxígeno, no había camas y le agarró una infección intrahospitalaria. Me generó bastante impotencia.

MIRA: Luis Chau, el hombre que conoce 118 países [ENTREVISTA]

-Tus padres tuvieron que renunciar a sus estudios universitarios. ¿Hubo una obsesión para que sus hijos sí lo logren?

Siempre nos inculcaron el hecho de que seamos profesionales, pero no tanto qué carrera. Pero a mi papá le pareció superextraño cuando le dije que iba a estudiar Genética.

-¿Qué te dijo?

“De qué vas a trabajar?” (risas). “No sé”, le dije (ríe). Tampoco me había puesto a pensar a futuro. Me dejé llevar por el interés que tenía en la genética. Me llamó la atención cuando vi reportajes en Discovery Channel sobre enfermedades genéticas y cómo mediante terapia génica podías curar enfermedades. Me gustaba la Medicina, pero me gustaba más investigar la enfermedad para tratar de buscar posibles tratamientos o curas.

-Pero bueno, tu padre pudo verte ya como genetista.

Sí, pudo ver el desarrollo profesional que tuve. Estaba contento y orgulloso.

-¿Qué te gustaría decirle a él?

(Se queda en silencio). Que lo extraño mucho, que lo amo y que estamos cuidando a mi mamá. Siempre nos decía que la cuidemos; lo estamos haciendo, que no se preocupe, estamos haciendo bien las cosas.

AUTOFICHA:

-“Soy Ana Lucía Mayanga Herrera. Tengo 34 años. Nací en Bellavista, en el Callao. Terminé el colegio en el 2003 y en el 2004 ingresé a Genética en San Marcos; creo que San Marcos es la única universidad que la tiene como carrera profesional. Trabajé un tiempo en Tumbes”.

-“Luego de Tumbes me fui a México a hacer la maestría en Biotecnología, me fui con beca Presidente de la República, en 2014. Volví al Perú, en 2016, porque esa beca tiene un compromiso de retorno: volver a aportar al país. Y entré a trabajar a la Universidad Científica”.

-“Actualmente, hago estudios de doctorado en San Marcos; este es mi último año. Es un doctorado en Ciencias Biológicas. También me gusta mucho correr. A mediano o largo plazo me gustaría tener algo más independiente a nivel de investigación, como dar servicios en mi área”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Eduardo Ponce

PUEDE INTERESAR