Adolfo Dammert: “Detectar el cáncer a tiempo, es una vida salvada”

“Uno tiene que llevar su vida libre, pero con límites. Come un sándwich con su mayonesa, pero no todos los días. (Sobre las carnes rojas), no digo que haya una causa directa, pero la gente que las come exageradamente tiene más riesgo de cáncer”, alerta

Adolfo Dammert

“Me alimentaba mal y no corría una cuadra. Tuve suerte de que mi cáncer fue una detección temprana. Soy un abanderado de la detección temprana”, expresa el presidente de Liga Contra el Cáncer (César Campos/Perú21).

“Me alimentaba mal y no corría una cuadra. Tuve suerte de que mi cáncer fue una detección temprana. Soy un abanderado de la detección temprana”, expresa el presidente de Liga Contra el Cáncer (César Campos/Perú21).

César Campos

Mijail Palacios

A los 32 años de edad perdió la voz. Los tipos de cáncer más frecuentes, en el caso de los hombres, son de próstata y estómago. En mujeres, mamas y cuello uterino. A Adolfo Dammert le dio uno de los menos probables: cáncer a la tiroides. Desde que bajamos del ascensor en el piso 8, las paredes están vestidas con pinturas de diversos artistas. Nos abre la puerta y su departamento está iluminado por grandes ventanas y más cuadros. “El intercambio de energía positiva me hace bien”, nos dice el publicista. Una sonrisa la devuelve con otra sonrisa, un “gracias” le “hace el día”. Desde que la palabra cáncer tocó su puerta, hace 37 años, no se ha ido. Él ha superado la enfermedad, pero convive con ella para ayudar a los demás. Por eso también es el presidente de la Liga Contra el Cáncer, que realizará su colecta anual este 5, 6 y 7 de setiembre. Hoy ha recuperado la voz, aunque lo aqueja una operación a la cadera. Pero siempre tiene una sonrisa y una mirada intensa, llenas de vida y con ganas de conquistar el mundo.

¿Cómo era Adolfo Dammert antes del año 1981?
Demasiado preocupado por detalles que hoy considero tonterías. Antes era una necesidad estar perfecto. Después del cáncer, aflora el verdadero yo.

¿En qué otros detalles invertimos una fuerza innecesaria?
En preocupaciones que uno cree que no puede solucionar. El miedo paraliza más que la muerte.

¿Solo en eso era diferente su vida?
No. Me alimentaba mal y no hacía nada de deporte, no corría una cuadra. Tuve suerte de que mi cáncer fue una detección temprana. Por eso soy un abanderado de la detección temprana.

¿Cómo contrajo el cáncer a la tiroides?
En la década del 50, yo era un niño que todo el tiempo estaba resfriado. El tejido de la parte superior de la nariz me impedía respirar bien. Hoy te hacen una pequeña cirugía y estás curado. En ese entonces, la teoría era aplicar rayos X en una dosis muy alta. Lo que te caía era una bomba atómica. Siete de cada diez niños terminaron con cáncer a la tiroides. Yo fui uno de ellos.

Adolfo Dammert

“Tenemos que ayudar, las colectas son sumamente importantes para la Liga Contra el Cáncer porque al final atendemos a cerca de 300 mil personas”, declara Dammert (César Campos/Perú21).

“Tenemos que ayudar, las colectas son sumamente importantes para la Liga Contra el Cáncer porque al final atendemos a cerca de 300 mil personas”, declara Dammert (César Campos/Perú21).

César Campos

¿A qué se compara haber perdido la voz durante un tiempo?
Fue espantoso. Soy publicista. Pero fui metódico y mañana, tarde y noche me la pasé haciendo ejercicios de voz. Fue por perseverancia que recuperé la voz.

¿De dónde sacaba fuerzas?
Todos tenemos fuerzas. Me motivaba ver crecer a mis hijos, no dejar abandonada a mi familia. La maravilla que es mirar por una ventana. Ver la vida, ver la luz. Me gusta salir a correr, ver la naturaleza, ver a la gente, cruzarme con todo el mundo, con los autos, los edificios.

En la prevención, ¿cuánto suma la actividad física?
No solo físicamente estarás mejor, sino que tu actitud de vida será diferente. Uno tiene que llevar su vida libre, hacer todo lo que le provoque, pero con determinados límites. Come un buen sándwich con su mayonesa, pero no todos los días.

Sé que no come carnes rojas.
No digo que haya una causa directa, pero la gente que come exageradamente carnes rojas tiene más riesgo de contraer cáncer.

Tampoco toma gaseosas, que incluso en otros países tienen advertencias contra la salud.
Yo sí creo que los alimentos deben venir con señalizaciones sobre el contenido de azúcar o grasa.

Y lo dice un publicista.
Pero también soy un ciudadano. Las empresas tienen el derecho de ganar todo el dinero que quieran, pero también tenemos que ser socialmente responsables.

¿El cáncer también influyó en su visión de negocio, en cómo asumir la publicidad?
Sí. En la agencia, a raíz de mi cáncer, jamás asumimos una cuenta de cigarrillos. Yo publicito lo que sea capaz de consumir.

Otro factor preventivo tiene que ver con lo emotivo: evitar el estrés, por ejemplo.
Te baja el sistema inmunológico. No se puede evitar el estrés, pero sí puedes aminorarlo. Hay que hacer de cada minuto el mejor.

Parte de la consciencia respecto al cáncer está en ayudar a través de las colectas públicas.
Tenía 18 años y se me cruzó una señora con su lata. Yo estaba apurado, no tenía ganas de parar y le dije: “No tengo sencillo”, y seguí caminando. Nunca me he olvidado de eso, porque luego me sentí egoísta. Tenemos que ayudar, las colectas son sumamente importantes para la Liga Contra el Cáncer porque al final atendemos a cerca de 300 mil personas al año en todo el Perú.

Adolfo Dammert

“Fue por perseverancia que recuperé la voz”, asevera Adolfo Dammert (César Campos/Perú21).

“Fue por perseverancia que recuperé la voz”, asevera Adolfo Dammert (César Campos/Perú21).

César Campos

¿Año a año se recauda más?
El incremento es muy bajo. La gente de pocos recursos es la más dañada en caso de cáncer. Hay 60 mil casos nuevos de cáncer cada año, de los cuales 40 mil no tendrán atención o llegarán tarde. Se necesitan más centros detectores, más equipamiento de última generación, más personal médico. Eso tiene un costo y no es bajo.

Un factor a vencer es la desconfianza sobre el destino de la plata que se dona.
Es comprensible. Por favor, vayan a nuestros centros detectores, vean lo que tenemos, vean lo que somos, vean que su dinero está bien utilizado. Somos auditados. Por favor, confíen, donen, necesitamos su apoyo, porque sin ustedes no avanzamos. Y ahora se puede donar a través de Facebook, con las latas e incluso con POS..

Usted es bisnieto de Juana Alarco de Dammert.
Ella fue una mujer dedicada a ayudar a los niños desvalidos.

¿Qué ganan las personas que ayudan?
Saber que estás haciendo lo correcto, que eres un buen ciudadano. Es una forma de ayudar a que tu país sea mejor. Detectar el cáncer tempranamente es una vida salvada.

¿Cómo sería su bisabuela en este tiempo?
Bravísima, estaría molestísima con todo. Ella fue la creadora del Vaso de Leche, que en ese entonces se llamaba la Gota de Leche. Creó la Cuna Maternal de Los Naranjos, fue la promotora de la creación del Hospital del Niño. Me llena de orgullo tener esta antepasada que fue tan dedicada en ayudar a otros.

AUTOFICHA: 
- “Nací en Lima. Tengo 69 años de edad. Empecé estudiando en la Católica, pero yo quería ser publicista y no había esa carrera. Mi padre quería que estudie Derecho. Trabajé en un estudio de abogados y me sentí vacío. Busqué a un amigo, cuyo hermano tenía una agencia. Me dieron trabajo y el resto es historia”.

- “En la década del sesenta, la publicidad estaba en boga. Todos los medios dependían de la publicidad. Era intensa. Los comerciales eran hechos en el momento. Es una carrera muy bonita. Si uno actúa de manera profesional, terminas teniendo grandes amigos”.

- “He hecho la campaña de ‘Ponte linda, bombón’, de una cadena de farmacias. Fue un éxito. En los ochenta hice la campaña ‘Ya te estás ganando alguito’ del Banco Agrario. También preservo la memoria de Juana Alarco de Dammert. Tenemos un pasado glorioso, pero no se inculcan los valores de quiénes somos”.

Ir a portada