¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)
¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)

Existen las personas que disfrutan de la compañía de un como mascota o los que prefieren la de un en sus vidas. Estas preferencias se han venido estudiando durante años y han dado lugar a una serie de características diferenciadas en la personalidad de estos dueños de mascotas.

Leales o independientes, sociables o reservados, las diferencias entre perros y gatos son incuestionables, pero ¿qué tanto se puede saber sobre la personalidad de los dueños en función de la mascota que tengan?

Lo cierto es que para cualquier dueño su mascota siempre será la mejor compañía, y no se equivocan pues la ciencia descubrió, con pruebas empíricas, que tanto los dueños como sus mascotas, segregan oxitocina, al verse tras un corto periodo de tiempo separados. La oxitocina es una hormona relacionada con la felicidad.

¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)
¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)

¿ERES DE PERROS O DE GATOS?

Sin embargo, campos como la psicología y en específico la antrozoología, encargada del estudio científico de las relaciones e interacciones entre humanos y animales, han determinado una serie de características que, en promedio, diferencian las personalidades de las personas por sus preferencias sobre este tipos de mascotas.

Según un realizado en 2010 por investigadores de la Universidad de Texas, se sometió a 4500 personas a un formulario que abordaba esta disyuntiva y dividía a los participantes entre los amantes de los perros, amantes de los gatos, los que aman a ambos animales y a los que no les gustan ninguno.

Este estudio, liderado por el psicólogo Sam Gosling, presentaba las preguntas basadas en un método de definición de personalidad conocido como el modelo de los Cinco Grandes, que identifica cinco rasgos de personalidad:

- Extraversión (tendencia a ser sociable).

- Openness o mentalidad abierta (afrontar bien los cambios, mentalidad más creativa).

- Responsabilidad y auto-organización (en el sentido de tener una mente ordenada para la consecución de tareas),

- Afabilidad (tendencia a ser altruista y confiada)

- Neuroticismo (tendencia a preocuparse o cómo se sobrelleva la inestabilidad emocional).

Las conclusiones fueron que los que se colocaban enel grupo de ‘amantes de los perros’ tendían a ser más sociables y extrovertidos, mientras que los del grupo de ‘amantes de los gatos’ eran más reflexivos e introvertidos.

Los ‘amantes de los gatos’ tenían, además, un pensamiento más abierto e imaginativo pero eran menos estables anímicamente que los ‘amantes de los perros'.

“Una vez que conoces los resultados todos parecen cuadrar. Los perros son compañeros, juegan, se te suben encima, mientras que de los gatos tenemos la idea de que si bien también dan cariño, son más independientes”, argumentaba Gosling para CNN.

“Pero estas categorías que tenemos en el subconsciente sobre las mascotas tampoco son completas. A fin de cuentas, de invertir los resultados, muchos dueños de animales también se habrían sentido identificados”, agregó.

EL ENTORNO DE LOS DUEÑOS COMO OTRO FACTOR

Otro realizado en 2014 por la profesora de psicología, Denise Guastello, agregó nuevas características a la personalidad de los dueños de perros y gatos, pero que pareciese ser influida por el entorno en el que estas personas viven.

Este estudio confirmaba las correlaciones del estudio anterior pero añadía un test de inteligencia y personalidad que dio como resultado que los dueños de gatos eran más sarcásticos y tenían mayor cultura general que los dueños de perros.

Sin embargo, esto no significa que los ‘cat lovers’ sean más inteligentes que los ‘dog lovers’, sino que ambos grupos eran afectados por el entorno en el que viven con sus mascotas.

Los gatos no necesitan salir muy a menudo, por lo que sus dueños suelen ser más de urbanos, de carácter más hogareño e introvertido, “tal vez está más en casa leyendo un libro, ya que tu gato no tiene que salir a dar un paseo”, comentaba Guastello en un artículo de LiveScience.

Por su parte, la necesidad de los perros por salir al campo abierto sería una razón importante por la que sus dueños viven mayoritariamente en zonas rurales o casas con jardín.

¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)
¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)

¿COMPETITIVOS O ANÁRQUICOS?

Otro estudio desarrollado en Melbourne en 2016, tuvo resultados similares a los anteriores, pero la conclusión más novedosa fue que los dueños de los gatos son un tanto anárquicos, mientras que los dueños de perros son más competitivos.

Además, los dueños de perros tienen una mente más dirigida a la estratificación social, a pesar que hay distintos rasgos, quizá similar a los que hay en una manada de lobos, ancestros directos de los perros domésticos.

CONCLUSIONES

Pese a todos los estudios, es importante tener en cuenta que siempre se habla de promedios y las conclusiones de estos estudios no pueden tomarse de forma categórica, debido a múltiples factores que siempre escapan en la realización de las encuestas, como los tipos de perros o gatos en cuestión, y los hábitos que ello conlleva.

Además, se debe tener en cuenta la naturaleza de estos dos animales y la historia que tienen con nosotros, desde su domesticación.

Los perros domésticos, Canis lupus familiaris son una subespecie descendiente de los lobos salvajes, Canis lupus, que fueron domesticados por el hombre aproximadamente entre 20.000 y 15.000 años atrás, formando una simbiosis productiva y colaborativa con nosotros los humanos.

Sus características de trabajar en manada, como un equipo con el objetivo de favorecer a todos los individuos del mismo, fueron fundamentales para desarrollar personalidades que se relacionaban a estas características.

¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)
¿Perros o gatos? Esta sería tu personalidad según qué mascota prefieres. (Getty)

Por su parte, los gatos domésticos, Felis silvestris catus, descendientes como subespecie del gato montés euroasiático o silvestre, Felis silvestris, que era un animal de hábitos más solitarios y solo comunitarios en tiempos de cría de cachorros, fueron domesticados mucho tiempo después.

Se calcula que los gatos fueron domesticados entre los 8.000 y los 5.000 años en China, Chipre o Egipto, cuando ya los humanos manejaban la agricultura y sus grandes cosechas atraían roedores que eran cazados por estos felinos.

Esta gran distancia entre ambas domesticaciones sumado a los hábitos bastante diferenciados de perros y gatos, guardarían relación con las diferencias de personalidad de sus respectivos dueños. A fin de cuentas, no importa qué mascota prefieras o tengas, estamos seguros que es la mejor del mundo.

TAGS RELACIONADOS