NASA: ¿Insectos en Marte? Esto es todo lo que se sabe sobre el sorprendente hallazgo. (NASA)
NASA: ¿Insectos en Marte? Esto es todo lo que se sabe sobre el sorprendente hallazgo. (NASA)

La búsqueda de evidencia de vida microbiana en se está acelerando, e incluso se está incluyendo en las declaraciones de misión de futuras misiones a Marte. Sin embargo, según un científico, es posible que ya hayamos encontrado vida en Marte, y que no se trata de microbios, sino de grandes insectos.

Es lo que ha anunciado el entomólogo William Romoser, de la Universidad de Ohio, quien ha pasado años estudiando detenidamente las fotos publicadas por los rovers de Marte, y dice que muchas de ellas muestran estructuras sorprendentemente parecidas a insectos fosilizados, entre las rocas marcianas.

Pero eso no es todo, Romoser también afirma haber notado insectos que parecen vivos y hasta algunas cosas que parecen serpientes. Este cuerpo de evidencia es, dijo, una buena justificación para investigar más a fondo.

Toda su evidencia fotográfica y detallada la presentó en la reunión anual de la Sociedad Entomológica de América en San Luis. Sin embargo, estos hallazgos todavía no han sido revisados por pares, es decir, por otros científicos.

Pese a la falta de revisión académica, Romoser está convencido de su hallazgo y afirma con seguridad que “ha habido y todavía hay vida en Marte”, según informa Science Alert.

“Existe una aparente diversidad entre la fauna marciana tipo insecto que muestra muchas características similares a los insectos terrestres que se interpretan como grupos avanzados, por ejemplo, la presencia de alas, flexión de alas, deslizamiento / vuelo ágil y elementos de patas de estructura variada”, afirma Romoser.

Insecto 3 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)
Insecto 3 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)

INSECTOS FOSILIZADOS

Las fotos de los rovers de Marte, particularmente Curiosity, que es el único rover que todavía se mantiene activo tras la pérdida de Opportunity, se publican de manera libre para que todo investigador interesado las pueda inspeccionar.

Estas fotografías muestras vistas detalladas de la superficie de Marte y ha permitido que diversos científicos, principalmente geólogos, estudiaran los accidentes y rocas que en ellas aparecen para tratar de comprender la historia geológica del planeta.

Insecto 1 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)
Insecto 1 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)

Es en ese contexto que Romoser afirma haber detectado evidencia de insectos: caparazones, patas, alas, antenas y cuerpos segmentados que parecen distintos del regolito circundante.

El entomólogo ha realizado un examen visual cuidadoso de cada foto, eligiendo las que muestran las formas más similares a los insectos. Los criterios incluyen una diferencia dramática de la roca circundante, claridad y simetría, segmentación, restos óseos y agrupaciones de más de una forma.

Insecto 2 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)
Insecto 2 (NASA/JPL; William Romoser/Ohio University)

NO ES LA PRIMERA VEZ

Pese a todo el revuelo que este tipo de noticia ha generado, todavía existe la posibilidad de que las cosas identificadas por Romoser como insectos sean simplemente rocas.

Además, esta no sería la primera vez que anuncios así generan la sorpresa de la comunidad científica y el público en general. Como la famosa imagen del rostro de Marte captado en una región llamada Cydonia en 1976 y que finalmente terminó siendo un efecto óptico causado por las sombras sobre la superficie irregular del planeta rojo.

También ha habido el , la , la , la y el . Todos resultaron ser rocas con formas caprichosas, pero rocas al fin de cuentas.

La principal razón por la que estos avistamientos se dan es, en parte, a un fenómeno denominado pareidolia. Este consiste en que nuestro cerebro trata siempre de darle significado a todo lo que vemos, así lo que se observe no tenga ningún sentido.

La pareidolia es la razón por la que observamos rostros o formas humanas en casi cualquier imagen de prácticamente cualquier cosa como autos, irregularidades en el suelo, manchas en una pared o nubes, por ejemplo.

Pese a todo lo anterior, Romoser aconseja mirar más de cerca las fotos que ha identificado. “Si bien cualquier imagen en sí misma no prueba nada, creo que el mosaico de lo que he descrito es convincente”.

Él considera que la investigación que informa es replicativa y corroborativa. Y asegura que se necesita mucho más estudio de las fotos.


TAGS RELACIONADOS