¿Fumar ayuda o no ayuda a combatir el COVID-19? La respuesta es un NO rotundo, pero ¿por qué?
¿Fumar ayuda o no ayuda a combatir el COVID-19? La respuesta es un NO rotundo, pero ¿por qué?

La abundante evidencia científica que existe respecto a los daños a la salud que generan los cigarrillos y su consumo llevarían, a cualquiera, a pensar que ante la pandemia del los fumadores se encuentran en alto riesgo. Y esta suposición no es incorrecta.

MIRA: Fumar tabaco aumenta los puntos de entrada pulmonar para el virus del COVID-19

Al respecto, un grupo de investigadores del Baylor College of Medicine, la Universidad de Carolina del Sur y otras instituciones han identificado el tabaquismo como un posible de infección del virus del COVID-19.

Los autores corresponsales, analizaron conjuntos de datos del ARN expresados ​​por varios tipos de tejido pulmonar, comparando fumadores actuales y anteriores con no fumadores. Específicamente observaron a la ACE2, la molécula en el tracto respiratorio que el virus del COVID-19 usa para unirse e infectar células humanas y las FURIN y TMPRSS2, enzimas humanas que se sabe que también facilitan la infección.

Los investigadores informan en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine un aumento del 25% en la expresión de ACE2 en los tejidos pulmonares de los fumadores y personas que han fumado al menos 100 cigarrillos durante su vida, en comparación con los no fumadores. Además aumentó la presencia de FURIN, pero en menor medida en comparación con ACE2. Por su parte, la expresión de TMRPSS2 en los pulmones no se asoció con el tabaquismo.

MIRA: Estos son los medicamentos más prometedores que se vienen estudiando para luchar contra el COVID-19

También descubrieron que fumar remodelaba la expresión genética de las células en los pulmones para que el gen ACE2 se expresara más altamente en las células caliciformes, células que secretan moco para proteger las membranas mucosas de los pulmones.

Los estudios concluyeron que fumar no solo aumentaba los puntos de entrada para el virus COVID-19 sino que también puede sugerir un mayor riesgo de unión viral y entrada del virus en los pulmones de los fumadores.

LA NICOTINA

Sin embargo, saltó a la luz un estudio francés que asume que la nicotina puede proteger contra el coronavirus. Y para esto se basan en la hipótesis “de que la nicotina se adhiere a los receptores celulares (ACE2) utilizados por el virus, impidiendo así que este se adhiera”, según explican los neurobiólogos del Instituto Pasteur Jean-Pierre Changeaux.

Según la conclusión de los investigadores, el virus no puede entrar en la célula y no puede propagarse en el organismo, por lo que el hospital La Pitié Salpêtrière de París investigará este resultado con más detalle.

Pero algo que se aclara es que estos investigadores creen que los parches de nicotina podrían ayudar a prevenir las infecciones con el peligroso virus, no el acto de fumar cigarrillos en sí.

MIRA: ¿Qué es y qué características tiene una cama UCI y un ventilador mecánico?

Además, actualmente no existe consenso entre los investigadores en que los receptores ACE2 tengan un efecto bloqueador. Los neurólogos James L. Olds y Nadine Kabbani de Fairfax, Virginia, ya habían publicado un estudio en el pasado 18 de marzo. En este suponen que la nicotina tiende a estimular los receptores de las células y de este modo, asumen que los virus tienen incluso mejores posibilidades de penetrarlas.

Algo que podría explicar el desarrollo especialmente severo de la enfermedad en los fumadores y que expone exactamente lo contrario a lo propuesto por los colegas franceses.

¿QUÉ DICE LA OMS?

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue clara frente a esta interrogante y la respuesta contundente fue NO. Fumar no ayuda a combatir al COVID-19.

Según la OMS "el acto de fumar significa que los dedos (y posiblemente los cigarrillos contaminados) están en contacto con los labios, lo que aumenta la posibilidad de transmisión del virus de la mano a la boca... Los productos para fumar, como las pipas de agua, a menudo implican compartir boquillas y mangueras, lo que podría facilitar la transmisión del COVID-19 en entornos comunitarios y sociales”.

“Los fumadores también pueden tener una enfermedad pulmonar previa o una capacidad pulmonar reducida, lo que aumentaría enormemente el riesgo de padecer manifestaciones graves”, pues el tabaco y otras condiciones que aumentan la necesidad de oxígeno o reducen la capacidad pulmonar ponen a estar personas en mayor riesgo de enfermedades pulmonares como el COVID-19.

Respecto de los estudios sobre la nicotina, la OMS actualmente están revisando estas investigaciones, pero que "la evidencia actual sugiere que la gravedad del COVID-19 es mayor entre los fumadores... Las únicas personas que deberían estar usando parches de nicotina en este momento son las que necesitan usarlos para dejar de fumar”, según informa Euronews.

Los estudios históricos respecto del brote del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) en 2012 mostraron que los fumadores tenían más probabilidades de morir que los no fumadores.

TE PUEDE INTERESAR

La OMS advierte: “Este virus nos acompañará durante un largo tiempo” (22/04/20)