Un gran equipo de investigadores de diferentes universidades europeas, entre las que destacan la Universidad de la Sorbona (Francia), la Universidad Complutense de Madrid (España), el Instituto de Psiquiatría y Neurociencias de París y el conjunto de centros hospitalarios universitarios de Francia, realizaron un estudio que detectó una reducción considerable del riesgo de intubación o muerte a causa del entre las personas que usan antidepresivos como el escitalopram, fluoxetina, paroxetina, venlafaxina o mirtazapina.

El estudio observacional, publicado recientemente en la revista científica , reveló que existe una asociación significativa entre el uso de estos antidepresivos y la baja severidad de los síntomas del COVID-19 potencialmente mortales, en una gran muestra de pacientes.

“La exposición a escitalopram, fluoxetina, paroxetina, venlafaxina o mirtazapina se asoció significativamente con una reducción del riesgo de intubación o muerte. No hubo diferencias significativas en este riesgo de acuerdo con la exposición a cualquier otra molécula”, se lee en el estudio.

MIRA: ¿Qué significa la eficacia y efectividad de una vacuna?

Un caso particular fue el del antidepresivo fluoxetina, que forma parte de los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). El estudio observacional retrospectivo multicéntrico, que incluyó una gran muestra de pacientes hospitalizados por COVID-19, encontró que el uso de fluoxetina, a una dosis media de 21,6 miligramos, se asoció significativa y sustancialmente con un riesgo reducido de intubación o muerte, independientemente de las características del paciente, los marcadores clínicos y biológicos de la gravedad de la enfermedad y otros medicamentos psicotrópicos.

“Esta asociación siguió siendo significativa en múltiples análisis de sensibilidad. Los análisis exploratorios sugieren que los antidepresivos ISRS y no ISRS, y específicamente los ISRS escitalopram, fluoxetina, paroxetina y venlafaxina, se asociaron significativamente con un riesgo reducido de intubación o muerte. Estos hallazgos deben interpretarse con cautela debido al diseño observacional del estudio. Sin embargo, nuestros hallazgos respaldan la realización de ensayos clínicos controlados aleatorios de medicamentos antidepresivos para COVID-19″, agrega el estudio.

¿A QUE SE DEBEN ESTOS RESULTADOS?

La asociación observada entre el uso de antidepresivos y la reducción del riesgo de intubación o muerte podría explicarse por varios mecanismos. En primer lugar, estudios anteriores sugieren que varios antidepresivos pueden inhibir la actividad de la esfingomielinasa ácida, lo que puede prevenir la infección de las células epiteliales con SARS-CoV-2.

MIRA: Nerdgasmo: ¿Cómo funcionan los artículos científicos y por qué son tan importantes para la ciencia?

En segundo lugar, numerosos antidepresivos son agonistas de S1R (aquella sustancia que es capaz de unirse a un receptor celular y provocar una acción determinada), lo que podría prevenir la tormenta de citocinas observada en el COVID-19 grave y que es la causa principal de muerte. Además, el uso de antidepresivos puede estar asociado con niveles plasmáticos reducidos de varios mediadores inflamatorios asociados con COVID-19 grave, incluidos IL-6, IL-10, TNF-α y CCL-2.

Por último, ciertos antidepresivos pueden ejercer efectos antivirales sobre el SARS-CoV-2, como la fluoxetina. Pero si se confirma este vínculo, se necesitarían estudios para determinar los mecanismos exactos que subyacen a esta asociación.

RESULTADOS CON PRECAUCIÓN Y OTROS ESTUDIOS

No obstante, como lo sugieren los propios investigadores, el estudio abre las puertas a que nuevas investigaciones se realicen y hacen hincapié en que se necesitan ensayos clínicos aleatorios controlados con doble ciego de medicamentos antidepresivos para COVID-19 a fin de brindar la seguridad científica que se pretende.

Por el momento, otras investigaciones se vienen desarrollando en este mismo sentido, como el realizado por el Departamento de Psiquiatría de la Universidad Médica de Lublin (Polonia), que se basa en simulaciones de dosificación de población in silico para cuantificar el porcentaje de pacientes que alcanzan un nivel mínimo para la concentración efectiva que resulta en una inhibición del 90% de SARS-Cov-2.

MIRA: Nerdgasmo: ¿Por qué se llama COVID-19, qué significa y cómo nombran a los virus?

También se realizó el , a cargo de un grupo de investigadores de la Universidad de Muenster (Alemania) en la que se halló que la fluoxetina, un antidepresivo ampliamente utilizado y un inhibidor funcional de la esfingomielinasa ácida (FIASMA), inhibió eficazmente la entrada y propagación del SARS-CoV-2 en el modelo de cultivo celular sin efectos citotóxicos.

Ante la realidad de opciones terapéuticas muy limitadas disponibles clínicamente, existe una necesidad urgente de desarrollar rápidamente productos farmacéuticos seguros, eficaces y disponibles a nivel mundial que inhiban la entrada del SARS-CoV-2 y mejoren la gravedad de COVID-19. A medida que más investigaciones se vayan sumando en este sentido, se ampliará el conocimiento sobre estos resultados con los antidepresivos, pero no deja de ser una noticia alentadora.

La exposición a escitalopram, fluoxetina, paroxetina, venlafaxina o mirtazapina se asoció significativamente con una reducción del riesgo de intubación o muerte. (Photo by Oscar ROSARIO / AFP)
La exposición a escitalopram, fluoxetina, paroxetina, venlafaxina o mirtazapina se asoció significativamente con una reducción del riesgo de intubación o muerte. (Photo by Oscar ROSARIO / AFP)

CONSULTAMOS CON EL DR. ENRIQUE GALLI

Al respecto, Perú21 consultó con el médico psiquiatra peruano, Enrique Galli, quien consideró que los prometedores resultados de los antidepresivos frente al COVID-19 presentados por los estudios, tienen sentido debido al efecto antiinflamatorio de estos fármacos.

“Estos fármacos actúan sobre las citoquinas, que son unas proteínas que produce el sistema inmunológico. Cuando uno tiene depresión aumenta las citoquinas inflamatorias y disminuye las citoquinas antiinflamatorias. Estas famosas citoquinas inflamatorias que se usan como marcadores biológicos son la interleuquina 6 y la interleuquina 10. Estas son citoquinas inflamatorias que se detectan en el diagnóstico de la depresión y esto significa inflamación. Por lo tanto, las depresiones son enfermedades inflamatorias cerebrales”, refiere Enrique Galli a Perú21.

“A partir del año 2000 a la fecha, farmacólogos psiquiátricos y biólogos comenzaron a estudiar y encontraron que en la depresión hay toda una cascada inflamatoria. Aumentan las citoquinas inflamatorias, aumenta el factor de necrosis tumoral, la actividad de los macrófagos y las indolaminas disminuyen, entre las que se encuentra la serotonina”, agrega.

En el tema del coronavirus se sabe que la causa de muerte se debe a la denominada tormenta de citoquinas, que es una reacción inflamatoria exagerada del organismo en su afán por atacar al virus SARS-CoV-2. Esta reacción inflamatoria se debe principalmente a la interleuquina 6, una citoquina que es afectada directamente por los antidepresivos, tal como menciona el doctor Galli. De ahí es que los resultados de los estudios han mostrado una reducción favorable de la mortalidad en los pacientes con COVID-19.

Pese a que estos estos resultados son prometedores e importantes, el doctor Galli sabe que todavía se necesita más investigación al respecto, pero considera que la clave de un fármaco accesible que actúe eficazmente sobre el coronavirus podría encontrarse en los antidepresivos que se han recetado a los pacientes con estos problemas médicos.

“Lo ideal sería que se haga un estudio doble ciego, y entonces ver. Pero es difícil con esta enfermedad. Una de las autocríticas es que falta eso [estudio de doble ciego], definitivamente falta eso. Pero hay otras vías, pues se ha descubierto que la Fluoxetina también actúa directamente sobre el coronavirus, pues trabaja sobre la pared celular como protegiendo del virus”, refiere Galli.

Es importante aclarar, y con mayor énfasis en estos tiempos de pandemia, que la automedicación sigue siendo una práctica peligrosa y que el uso de este tipo de fármacos siempre van acompañados de una receta emitida por un médico profesional.

VIDEO RECOMENDADO

Salud dental y Covid-19: Lo que debes saber
El odontólogo Jesús Ochoa nos comenta cuales son las nuevas medidas de seguridad para no transmitir el Covid-19