El , ubicado en la región de Múrmansk al noreste de , ha cobrado nuevamente relevancia mediática debido a las pretensiones del gobierno de convertirlo en un lugar para visitas turísticas. Pero ¿qué es este pozo y a qué se debe su atractivo turístico?

Ubicado en el escudo Báltico, una antigua placa tectónica de unos 3.000 millones de años y con una profundidad de más de 12 kilómetros de distancia (12.262 metros) este es el agujero, hecho por el hombre, más profundo del mundo y el objeto científico de su tipo más hondo del planeta.

Por poner una perspectiva, aproximadamente la distancia que existe entre la Plaza de Armas de Lima y distritos como El Callao, Barranco, Lurigancho-Chosica o Los Olivos.

MIRA: Impresionante: la Antártida se tiñe de un inusual verde debido al cambio climático [FOTOS y VIDEOS]

La razón de su existencia se basó en el afán por desentrañar los misterios de las profundidades de la Tierra, desde un punto de vista científico, durante la convulsa época de la denominada Guerra Fría. Sin embargo, este proyecto fue eventualmente detenido y con el paso de los años abandonado por completo.

Además, las muestras de roca que estos pozos súper profundos podían proporcionar eran tan importantes para la ciencia como cualquier cosa que la NASA trajo de la luna.

Mira también:


UN POCO DE HISTORIA

En 1970, los investigadores soviéticos de la Kola Superdeep Borehole empezaron a taladrar el suelo de esta zona con la finalidad de llegar a la discontinuidad de Mohorovicic, el límite entre la corteza y el manto terrestre, motivados principalmente por ganarle la carrera a los Estados Unidos.

Durante cuatro años taladraron 7.263 metros, hasta que tuvieron que cambiar la perforadora por una nueva que continuó el trabajo a una velocidad de 60 metros por mes. Solo el reemplazo de la maquinaria duro un año entero.

MIRA: ¿Quiénes son potencialmente inmunes al COVID-19? Identifican personas con anticuerpos capaces de neutralizar el virus

Para 1983, los soviéticos ya habían llegado a los 12.066 metros de profundidad hasta que sucedió lo impensable: la perforadora se rompió y una parte del equipo se quedó en el túnel principal, por lo que se tuvo que iniciar labores en el tunel de reserva.

Pasaron ocho años más de perforación para que finalmente llegaran a la profundidad que tiene hoy, los sorprendentes 12.262 metros. Sin embargo, dos nuevas averías detuvieron para siempre le proyecto, quedando en pausa hasta que en 2008 toda la instalación fue oficialmente cerrada y abandonada.

Así terminó el ambicioso proyecto, quedando a un tercio del camino entre la corteza de la tierra y el manto.

PROYECTO OLVIDADO

Ahora, en medio de la península de Kola, en las profundidades del Círculo Polar Ártico y su exuberante belleza natural, sobresale en el paisaje la instalación científica Kola Superdeep Borehole.

Lo que queda de esta ambicioso proyecto de exploración científica es hoy un edificio desmoronándose por el tiempo. Dentro de este hay una tapa metálica oxidada y bastante pesada que se encuentra incrustada en el piso de hormigón.

MIRA: ¿Es realmente necesario el uso de mascarillas? Esto es lo que dice la OMS

Sellada con un anillo de pernos gruesos, esta tapa cubre el agujero más profundo cavado por el hombre. Considerada por los lugareños como la entrada al infierno.

UNA CARRERA QUE CONTINÚA

La carrera espacial es ámpliamente conocida, pero pocos saben que los eternos rivales de la Guerra Fría también competían por llegar a lo más profundo de la Tierra.

En Estados Unidos se desarrolló el proyecto Mohole, pero a diferencia del soviético, los estadounidenses decidieron tomar un atajo través del fondo del Océano Pacífico en Guadalupe, México.

Esta decisión tuvo sus ventajas y desventajas, pues si bien en el fondo del océano la corteza de la Tierra es más delgada, las áreas más finas de esta suelen ser donde el océano está en su punto más profundo y todavía no existía la tecnología de perforación que hoy tienen las plataformas petroleras.

MIRA: Las emisiones de CO2 de Londres se redujeron en casi un 60% debido a la paralización por el coronavirus

Sin embargo, los altos costos que implicaban el proyecto iniciado a mediados de la década de 1950, fue cancelado en 1966 habiendo perforado tan solo 601 metros en el fondo del mar.

En 1990, el programa de Perforación Profunda Continental (KTB) de Alemania comenzó en Baviera llegando a perforar nueve kilómetros en total. Y ahora, los japoneses se han propuesto conseguir el objetivo y ganar esta carrera inconclusa.

VIDEO RELACIONADO

¿A qué se debe la reducción de manchas solares del Sol en lo que va del 2020?

TE PUEDE INTERESAR