La está haciendo planes para enviar astronautas a la nuevamente, pero esta vez quieren establecer una base y mantener a los humanos allí, según reveló el administrador de la agencia espacial, Jim Bridenstine.

Bridenstine, quien busca "al mejor y más brillante de la industria estadounidense para ayudar a diseñar y desarrollar los lanzadores de aterrizaje lunares", refiere que es un claro mandato de Donald Trump y el Congreso.

Él detalla que los grandes objetivos de su agencia, es el de volver a la luna y un día enviar astronautas a Marte por primera vez en la historia de la humanidad.

"Como partidario de toda la vida de la NASA, estoy encantado de volver a hablar sobre el alunizaje de los humanos en la luna", escribió Bridenstine. “Pero para algunos, decir que estamos regresando a la luna implica que haremos lo mismo que hicimos hace 50 años. Quiero ser claro, esa no es nuestra visión”.

"Vamos a ir a la luna con nuevas tecnologías y sistemas innovadores para explorar más lugares en la superficie de lo que nunca creímos posible. Esta vez, cuando vayamos a la luna, nos quedaremos”, agregó.

Estos ambiciosos planes comenzarán la próxima semana, cuando los socios de la industria privada y otros hayan sido invitados a la sede de la NASA para hablar sobre los emisores de luz lunares.

Hasta ahora, la NASA ya ha contratado a nueve compañías para enviar carga a la Luna, con el objetivo final de desarrollar módulos de aterrizaje que puedan llevar a los astronautas a la superficie del satélite de la Tierra.

TAGS RELACIONADOS