El grupo informático estadounidense presentó el martes su nueva consola Xbox One, con la cual apuesta a ofrecer un dispositivo para videojuegos de última generación, pero también una plataforma esencial para el entretenimiento doméstico.

"Este es el comienzo de una nueva generación de juegos y entretenimiento, y de una nueva generación de televisión inteligente", dijo Yusuf Mehdi, un ejecutivo de la división de entretenimiento interactivo de Microsoft, en la presentación oficial en la sede del grupo en Redmond (Washington).

El nuevo dispositivo estará a la venta a fin de año para suceder a la Xbox 360, de la cual se vendieron 77 millones de unidades desde finales de 2005.

La Xbox One contará con una memoria de 8GB y permitirá hacer 'zapping' de manera instantánea entre un videojuego, un programa de televisión y la navegación por Internet, e integra Skype para permitir videollamadas.

Además, viene con accesorios Kinect, capaces de identificar movimientos y voces, con lo cual puede responder a comandos de los usuarios realizados en un lenguaje natural.

La nueva consola ofrecerá contenido exclusivo de la Liga Nacional de Fútbol Americano y ocho nuevas sagas de juegos, dijeron ejecutivos.