Polémico acuerdo generó el rechazo mayoritario de la UE. (Reuters)
Polémico acuerdo generó el rechazo mayoritario de la UE. (Reuters)

La rechazó de forma contundente el Acuerdo Comercial Antifalsificación, conocido comúnmente como ACTA, que pretendía sancionar a quienes compartieran películas y música en internet.

Con 478 votos en contra, 39 a favor y 163 abstenciones, el Parlamento Europeo tumbó el polémico acuerdo, que buscaba además luchar contra las falsificaciones de productos comerciales de marca y medicamentos ilegales.

El resultado de esta votación supone que el acuerdo contra la 'piratería' no tendrá validez jurídica en ningún país de la Unión Europea, por lo que en ningún caso un Estado miembro podrá aplicarlo de manera independiente.

El ACTA tomó cuatro años en ser negociado y ya ha sido firmado por varios grandes socios comerciales de la Unión Europea, incluyendo Estados Unidos, Canadá y Japón, por lo que su rechazo probablemente complicaría las negociaciones de libre comercio entre estos países.

"ACTA es la solución equivocada para defender la propiedad intelectual. La Eurocámara ha escuchado a sus ciudadanos" sostuvo el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. Según se supo, alrededor de 2.5 millones de manifestantes firmaron una petición en contra de la iniciativa.

El ACTA fue firmado en enero por 22 de los 27 gobiernos de la Unión Europea, así como por Estados Unidos, Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur, Suiza, México y Marruecos. Para su entrada en vigor, el ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado

Según sus detractores, uno de los puntos polémicos de la iniciativa era la posibilidad de que las empresas proveedoras de acceso a internet comunicaran a los titulares de los derechos de las obras, las direcciones IP de los internautas sospechosos de realizar descargas ilegales.