La teoría del físico alemán continúa vigente. (Internet)
La teoría del físico alemán continúa vigente. (Internet)

Un equipo de científicos que , admitió hoy que tenía razón y que su se aplicaba también a estas partículas elementales y subatómicas.

Los investigadores del (CERN, por sus siglas en inglés) de Ginebra conmocionaron a la comunidad científica al publicar en setiembre de 2011 el resultado de su proyecto Opera, que revelaba una velocidad de los neutrinos superior a la de la luz, considerada el "límite infranqueable" en el postulado del físico alemán de 1905.

Como se recuerda, los expertos anunciaron en aquel entonces haber medido neutrinos que recorrieron los 730 kilómetros de distancia entre las instalaciones del CERN y el laboratorio subterráneo de Gran Sasso (Italia) en unos 6 km/s más rápido que la luz y llegar 60 nanosegundos antes que ella.

Sin embargo, durante una conferencia internacional sobre física de los neutrinos y astrofísica realizada hoy en Kyoto, el equipo de Opera admitió que sus resultados eran erróneos.

"Los primeros datos medidos hasta 2011 con el haz de neutrinos entre el CERN y Gran Sasso fueron revisadas tomando en cuenta los efectos de los instrumentos probados", explicó el grupo.

Ya en febrero pasado, algunos físicos que habían estudiado el experimento Opera emitieron la hipótesis de que sus resultados fueron falseados por una mala conexión entre un GPS y un ordenador que era utilizado para la medición.

A raíz de ello, el CERN emitió un comunicado en el que daba a entender que los neutrinos finalmente no superaron la velocidad de la luz (300,000 km/s). "Comenzamos a presumir que los resultados de Opera se debían a un error de medida", estimó Sergio Bertolucci, director de investigaciones de la mencionada institución.

Las verificaciones efectuadas por el equipo de Opera confirmaron este defecto en la conexión, que reducía el tiempo de recorrido de los neutrinos en 74 nanosegundos respecto a la realidad. Además, el reloj de alta precisión utilizado en el experimento estaba también ligeramente desajustado y añadió 15 nanosegundos al tiempo de recorrido, explicaron los expertos en Kyoto.

Una vez corregidos estas dos anomalías, los neutrinos medidos entre el CERN y Gran Sasso exhibían efectivamente una velocidad "coherente" con la teoría de Einstein.

En marzo, Antonio Ereditato, el físico italiano coordinador de la experiencia Opera, dimitió a su cargo. El diario italiano Corriere della Sera, en su portal web, lo había apodado como el "físico del fracaso".