Verónica Soriano se enamora de Carlos Daniel, pero al principio lo rechaza. (Foto: Televisa)
Verónica Soriano se enamora de Carlos Daniel, pero al principio lo rechaza. (Foto: Televisa)

A pesar de haber sido estrenada en 1998, continúa en la mente de los televidentes que se engancharon con la historia de Paola Bracho, una mujer ambiciosa que engaña a su esposo, y Paulina Hérnandez, su hermana gemela y a quien le pide que la suplante para viajar por el mundo con su amante de turno.

MÁ INFORMACIÓN: Qué fue de la vida de Gema Bracho, 22 años después de la telenovela

Si bien, la novela mexicana habla del gran amor que siente Carlos Daniel Bracho por su esposa Paola, quien con su indiferencia logra alejarlo, y posteriormente de la ilusión que empieza a sentir por Paulina; lo cierto es que ese sentimiento no puede ser correspondido en un inicio.

Aunque Gema, la prima del empresario, también está enamorada de él y hace hasta lo imposible por ganarse su cariño, éste no logra corresponderle.

Tras varios capítulos, hace su aparición en la trama una bella mujer que llega a trabajar en la empresa de los Bracho. Se trata de Verónica Soriano, quien se convierte en la rival de Paulina, quien pese a negarlo está profundamente enamorado de Carlos Daniel. La incorporación de este personaje no estaba del todo planificado, pero al final se dio.

¿CUÁL ES LA VERDADERA RAZÓN DEL INGRESO DE LA ACTRIZ?

Debido a que con el paso de los episodios, el melodrama se estaba convirtiendo monótono, Televisa decidió el ingreso de una nueva persona, que compita con las hermanas Paola y Paulina. Es así que hace su aparición en la serie la actriz Adriana Fonseca para dar vida a Verónica Soriano, quien rivaliza con la más noble de las hermanas por el empresario.

“A mí me tocó entrar a la mitad de la telenovela y pues sí, estaba un poco nerviosa porque entraba yo a hacer un triángulo amoroso con Fernando Colunga y Gaby Spanic, y pues ellos ya estaban involucrados y demás, entonces fue muy emocionante y una gran responsabilidad”, contó la actriz según una publicación de .

En otro momento, la histrión recordó cómo fue trabajar con la venezolana, a quien calificó de buena compañera y muy disciplinada, pues además de tener que dejar de lado su acento extranjero, tuvo que trabajar en las personalidades de las hermanas gemelas.

Fonseca recordó que vio en varias oportunidades a Gaby Spanic dormir en los set de grabación. “Le pasaba muy seguido, y no la estoy criticando, al contrario, la admiro muchísimo por todo el trabajo que hacía, se quedaba dormida. Parecía una cenicienta, bellísima, así su cara maquillada perfecta, pero dormidísima porque, señores, los llamados son a veces desde las seis/siete de la mañana y terminas a las 11 de la noche, entonces entre escena y escena, entre cambio de luz, entre cambio de set, ahí se echaba su pestañita y sí la vi varias veces. En estos tiempos ya le hubieran sacado mil fotos, pero en esos tiempos pues no había la tecnología que hay ahora con los celulares”, narró.