Rodney Alcala fue un asesino en serie norteamericano que victimó entre 50 y 100 jóvenes.
Rodney Alcala fue un asesino en serie norteamericano que victimó entre 50 y 100 jóvenes.

En 1987 el programa de televisión norteamericano The Dating Game presentó a un atractivo joven llamado Rodney Alcala para que compita públicamente por una cita con una chica que debía elegir entre varios participantes. Por increíble que parezca, nadie sabía que se trataba de un brutal buscado por el .

La protagonista de ese episodio del show fue Cheryl Bradshaw, quien al final del concurso eligió a Alcala para intentar entablar una relación amorosa con él. Debido a esa aparición a nivel nacional, Alcala fue apodado “The Dating Game Killer

MIRA: Así se vive en un hogar de ancianos de EE.UU. en medio de la pandemia de coronavirus [FOTOS]

Rodney, como era de esperarse, invitó a salir a la chica; pero después de algunas conversaciones, ella percibió que había algo un poco extraño en el muchacho así que decidió que no lo quería ver. “Empecé a sentirme enferma. Estaba actuando realmente espeluznante. Rechacé su oferta. No quería volver a verlo”, dijo Bradshaw al Sydney Telegraph en 2012.

El actor Jed Mills fue uno de los candidatos que también compitió junto al asesino y, años después, también asegura haber percibido algo raro. “Rodney estaba un poco callado. Lo recuerdo porque le conté a mi hermano sobre este tipo que era un poco guapo pero un poco espeluznante. Siempre miraba hacia abajo y no hacía contacto visual”, dijo.

En ese momento, Rodney estaba prófugo por haber perpetrado dos violaciones. Además, ya había matado a cuatro personas, aunque las autoridades ignoraban esa información antes de su captura. En total, se estima que cometió entre 50 y 100 asesinatos durante su tiempo en libertad.

VIDEO DE PROGRAMA THE DATING GAME

Los crímines de Rodney Alcala

Rodney Alcala creció en Los Ángeles junto su madre y hermanos, su papá los había abandonado. El asesino tenía una inteligencia superior a la del promedio y no tuvo ningún problema para ingresar a la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA).

Su primera víctima fue una niña de 8 años, a quién golpeó y violó en 1968. Felizmente, la pequeña se salvó de ser asesinada porque después del ataque se cruzó un testigo que alertó a la Policía. Alcala tuvo que huir y se convirtió en prófugo durante años.

Para esconderse de la justicia, se hacía llamar John Berger y se mudó a Nueva York, donde ingresó a la Univerisidad de NUeva York. Un dato curioso es que uno de sus profesores fue el director de cine , quien luego sería víctima del asesino .

Otra víctima de alias Berger fue Elaine Hover, quien era ahijada del famoso cantante Sammy Davis Jr. y del cómico Dean Martin.

Rodney trabajo en el periódico Los Ángeles Times, lo que le sirvió de excusa para captar a adolescentes con la excusa de que las quería fotografiar para un supuesto proyecto artístico de cuerpos desnudos. Así, logró confeccionar un portafolio con imágenes de decenas de jóvenes que, en varios casos, desaparecieron.

Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department
Policía de Huntington Beach publicó galería de posibles víctimas de Rodney Alcala. Foto: Huntington Beach Police Department

El último crimen que cometió Alcala fue la muerte de la niña de 12 años Robin Samsoe. Los amigos de la víctima le contaron a las autoridades que un señor se les acercó en la playa para proponerles hacerles algunos retratos. El grupo de niños se negaron y luego se fueron, pero en el camino Robin desapareció y sus restos fueron encontrados 12 días después.

Cuando la policía identificó a Rodney y registró su casa encontraron los aretes de Samsoe. No obstante, después de 31 años de procesos judiciales llenos de tropiezos recién pudieron apresarlo. Rodney fue su propio abogado y se dice que cambiaba de voz para hacerse preguntas, ahí dijo que no se acordaba de haber matado a nadie, pero fue encontrado culpable por las pruebas de ADN y fue enviado a prisión.