BiliScreen
BiliScreen

Detectar el de páncreas en sus etapas tempranas es una tarea complicada debido a la escasez de síntomas que presenta esta enfermedad, por lo que puede pasar desapercibida en exámenes de rutina.

Para revertir esta situación, un grupo de investigadores de la Universidad de Washington han desarrollado la  para smartphones BiliScreen, la cual esa capaz de detectar este cáncer y otras enfermedades como la hepatitis.

La app BiliScreen, puede detectar altos niveles de bilirrubina en el globo ocular, analizando la presencia de ictericia.

El cáncer de páncreas es letal, pues tiene una posibilidad de supervivencia muy baja: tan solo el 9% de las personas que la padecen logran vencerla. El problema es que los primeros síntomas se muestran demasiado tarde, cuando la enfermedad ya está muy avanzada.

Uno de los primeros síntomas visibles del cáncer de páncreas, al igual que otras enfermedades, es la ictericia, que es la decoloración amarilla de la piel y los ojos causada por una acumulación de bilirrubina en sangre.

Sin embargo, esta app permite detectar los signos de ictericia cuando los niveles de bilirrubina son mínimamente elevados, antes de que sean visibles, por lo que permite un sistema totalmente novedoso para los individuos en riesgo.

En un estudio clínico inicial de 70 personas, la aplicación BiliScreen, utilizada junto con una caja impresa en 3D que controla la exposición del ojo a la luz, identificó correctamente los casos de riesgo en un 89,7 %, comparado con el análisis de sangre utilizado actualmente.

Además, durante estas primeras pruebas, también se utilizó la app con las gafas, que al igual que la caja en 3D, busca controlar las condiciones de iluminación para que el resultado sea exacto. No obstante estos investigadores siguen trabajando para ofrecer una versión que no dependa de ningún tipo de accesorios.

”La esperanza es que si la población de riesgo se realiza esta prueba una vez al mes sin necesidad de desplazarse a un centro médico, algunos podrían coger la enfermedad lo suficientemente a tiempo para someterse a un tratamiento que podría salvar sus vidas”, han explicado los impulsores de este proyecto en la web de la Universidad de Washington.

¿Cómo funciona?

​Es muy sencillo, el usuario se toma una fotografía del ojo, mientras que la aplicación controla la exposición y bloquea la luz ambiental, para que la imagen tenga las mejores condiciones. Después, el software de procesamiento de imágenes detecta la esclerótica, en función del nivel de radiación luminosa reflejada y absorbida, construyendo un mapa de color.

Para calibrarlo, se emplean unas gafas de papel con distintas tonalidades A continuación, el algoritmo de aprendizaje automático compara los datos recibidos con los niveles de bilirrubina.

Por el momento, esta novedosa aplicación se encuentra en fase de pruebas.

Según comentan en Edgadget, los desarrolladores aún se encuentran trabajando para mejorar la aplicación y poder presentarla en el Ubicomp 2017, evento que gira en torno a la integración informática también conocida como El Internet de las Cosas, que se llevará a cabo este mes en Hawái.