Además:

¿Te gustaría jugar los juegos de tu smartphone en un televisor?

Martes 06 de noviembre del 2012 | 16:10

Charles Huang, cocreador de Guitar Hero, presentó Green Throttle, unos controles que pueden ser conectados a tu celular o tableta Android para convertirlo en una consola de videojuegos.

Reportuit

Has pensado cómo sería jugar los juegos que tienes en tu Smartphone en el televisor de tu casa. Green Throttle, una compañía recién fundada por Charles Huang – cocreador de la exitosa serie Guitar Hero -, propone hacer esto una realidad con unos controles inalámbricos que convierten a tu teléfono celular Android en una mini consola.

Si bien hasta el momento no hay anuncio del costo de este aparato para el público – ni tampoco fecha de salida-, kits para desarrolladores, que pueden ser adquiridos en la página web oficial, sitúan el precio de un control en US$ 44.95 . Los creadores también han puesto a disposición de los interesados los programas necesarios para diseñar juegos para sus mandos.

Este aparato, que todavía está en fase de desarrollo, hace recordar al Ouya, una consola que también usa el mismo sistema operativo Android en su versión Jelly Bean. Estos aparatos también ofrecen experiencia multijugador en un solo monitor, pudiendo conectar simultáneamente hasta cuatro controles a un solo celular.

Según Green Throttle, sus controles han sido probados exitosamente con Google Nexus, Samsung S3 y Asus Tablet, por lo que cabe suponer que funcionará solo con smartphones o tablets de alta gama.

Vía Joystiq.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.