26.ABR Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 06:24 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¿Aló? ¿Aló?

Compartir:

Sexo duro: ¿Sometes o te dejas someter?

A propósito del éxito de la película ’50 sombras de Grey’ y su secuela ’50 sombras más oscuras’, hablamos con la psicoterapauta Yenny Lloret de Fernández, para hablar sobre sexo duro.

"La violencia a veces tiene mil rostros, y uno de ellos pueden ser el sometimiento", señala Yenny Lloret. (Getty)
"La violencia a veces tiene mil rostros, y uno de ellos pueden ser el sometimiento", señala Yenny Lloret. (Getty)
Liz Saldaña

Liz Saldaña

@liz_saldaa

En el filme ’50 sombras de Grey’ y la secuela ’50 sombras más oscuras’ la trama gira alrededor del sometimiento sexual y el sexo duro. Ambas cintas sexuales consiguieron una masiva popularidad y alcanzaron un importante número de espectadores.

Esto nos lleva a hacernos algunas preguntas: ¿Por qué a un hombre o una mujer le gusta practicar el sexo duro? ¿Qué hace que una persona se someta al dolor? ¿Por qué a otra le gusta someter a su pareja?

Para responder estas preguntas hablamos con la psicóloga y psicoterapeuta Yenny Lloret de Fernández, especialista en trauma del Centro de Psicoterapia Psicoanalítica de Lima.

“Más que gustarle eso (sexo duro) yo diría que hay personas que sufren porque si no hay un dolor no pueden disfrutar de la sexualidad. No es que ellos hayan escogido eso libremente. Esto se da por una patología que puede haber de base. Estas personas están sometidas por las fantasías a tener ese tipo de sexo”, dice la especialista.

Sometimiento

Yenny Lloret puntualiza que en la practica del sexo duro o el sadomasoquismo hay un tema de sometimiento a la pareja: “Cuando hay maltrato, y golpes, cuando hay algo que hace sufrir al otro, no hablamos de una sexualidad libre, sino de un sometimiento hacia el otro”.

La especialista señala que si la persona solo se excita bajo el sometimiento, o con la presencia de objetos que le causen dolor, entonces esto puede revelar que hay un problema porque se llega al punto de que el contacto íntimo con la persona no es suficiente.

Cumpliendo una fantasía

“Por una vez no está mal. En una pareja, si los dos están de acuerdo es difícil decir donde está la patología. El problema es cuando la persona siente malestar. Eso es porque algo no está funcionando bien. Uno no tiene por qué sufrir ni hacer sufrir al otro”, acota.

Consejos

“La violencia a veces tiene mil rostros, y uno de ellos puede ser el sometimiento. Entonces, para agradarle al otro debo someterme al látigo, golpes o llevar una vestimenta especial. Sin embargo, si no estoy de acuerdo, no tengo por qué hacerlo. La sexualidad tiene que darnos libertad, no es someterse al deseo del otro. Hay que aprender a desear y decir lo que me gusta y no me gusta. A veces un “no” a tiempo hace bien para el bienestar de la pareja. Una cosa es el limite oportuno y otra lo limitante”, explica.



Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.