30.MAY Martes, 2017
Lima
Última actualización 07:48 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Bajo la lupa

Compartir:

¿Qué hago si soy mujer y me masturbo en horas de trabajo?

Una abogada confiesa que su relajo laboral consiste en encerrarse en el baño hasta alcanzar un orgasmo.

Masturbarse en el trabajo resulta una actividad más habitual de lo que se cree.
Masturbarse en el trabajo resulta una actividad más habitual de lo que se cree.

“Buenas tardes, señor Hernán:

Quería hacer una consulta acerca de la masturbación femenina. Trabajo como abogada en un horario de oficina de 8 horas y, conversando con amigos hombres que también son oficinistas, me confesaban que van a masturbarse al baño varias veces durante un día de trabajo porque los mantiene despiertos. Yo no puedo tomar café por una condición médica, así que ahora, cada vez que empiezo a quedarme dormida, me meto al baño a masturbarme. El problema es que cada vez me demoro más o voy al baño más seguido y ya estoy levantando sospechas. Además, la última vez demoré media hora y me llamaron la atención por no estar en mi escritorio. ¿Es normal?”.

Janet, de Lima.

Estimada Janet:
La masturbación, en efecto, produce una relajación corporal y mental, es como una descarga de energía que permite calmar los nervios temporalmente. Sin embargo, la masturbación compulsiva tiende a crispar antes que a relajar.
Si el único riesgo que corres es el de que te sorprendan en el trabajo en plena práctica, simplemente calcula mejor el tiempo dedicado a ella.
Otra opción es que acudas a la oficina con dos bolas chinas insertas en la vagina: de este modo, puedes masturbarte sin tocarte mientras estás sentada trabajando. Hay mujeres que pueden alcanzar el orgasmo mediante este procedimiento sin llamar la atención. O bien puedes encerrarte en el baño para culminar tu clímax.

También es bueno que tengas pareja o amante para que se ocupe de relajarte en tus horas de intimidad: de este modo, llegarás a la oficina rozagante y relajada sin necesidad de consagrar al sexo las horas supuestamente dedicadas a desempeñar bien tu profesión.

Rose Montoya: Abogada y comunicadora corporativa nos cuenta su experiencia

1. ¿Crees que la masturbación femenina es beneficiosa como antiestresante?
Imagino que sí: en realidad, nunca la he practicado como en teoría “se debería hacer”. Creo que nos masturbamos a diario cuando vemos un chico guapo pasar y empezamos a imaginarnos haciendo mil cosas con él, cuando ves una película con contenido erótico y te calientas de manera casi automática o cuando haces ejercicio en gym… Y si eso te desestresa, ¡adelante!

2. ¿La consideras una práctica perjudicial o enriquecedora?
Creo que todo en exceso es dañino: si tienes un niño de 14 que está todo el día masturbándose, es obvio que solo está pensando en sexo o en llegar a un lugar para jalársela. Por otro lado, creo que si lo hace a manera de explorar su cuerpo, está bien…

3. ¿Qué fantasías son las mejores para practicar la masturbación?
No había pensado en eso antes. Creo que no es necesario fantasear: solo tienes ganas y ya.

El sexo es cooltura

  • Die Marquise von Sade: Una de las primeras actrices hispanas en masturbarse desde la pantalla fue Lina Romay, musa del director español Jess Franco: en este film de 1976 se entrega a todo tipo de placeres explícitos, como la autocaricia.
  • Lucía y el sexo: El director vasco Julio Medem empezó a coquetear con el erotismo osado en este film de 2001, inaugurando su propia veta de sexplotation artie. Aquí, es Elena Anaya quien se masturba con entusiasmo.
  • Not another teen movie: Pero ninguna película lleva tan lejos la parodia de la masturbación femenina como esta comedia de 2001: una estudiante recibe la visita de toda su familia ¡y de su parroquia! con un consolador entre las piernas.

Tenga en cuenta

  • Masturbarse en el trabajo resulta una actividad más habitual de lo que se cree: hay quien lo hace como medio de relajación o porque se excita especialmente en un entorno laboral.
  • Según una encuesta de Time Out, el 39% de los adultos se masturba en su lugar de trabajo. Probablemente la cifra sea más alta si consideramos cuántas personas mienten en estos temas.
  • Este año, el empleado de un hospital de New York murió de un ataque al corazón mientras se masturbaba. Sin embargo, es más probable que el café cause un infarto que la masturbación.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Tags:

Sexo.21