04.DIC Domingo, 2016
Lima
Última actualización 01:00 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Gobierno no genera confianza"

Compartir:

Pintor Hugo Salazar estrena exposición cargada sensualidad y simbolismos sexuales

“Efigies del deseo” se llama esta recopilación de pinturas que retrata la sexualidad desde su perspectiva.

(Sexo.21)
(Sexo.21)

Hugo Salazar es uno de los jóvenes pintores peruanos de hoy con mayor talento y también con una trayectoria más original: su arte está directamente vinculado al sexo, con raigambre estética en el lenguaje del cómic y el dibujo clásico. Desde el 10 de noviembre, la agencia de viajes El Corte Inglés (Avda.

Angamos Oeste 624 de Miraflores) mantiene abierta hasta finales de año una exposición gratuita de osados y asombrosos cuadros suyos que nos hacen recordar nuestro vínculo carnal.

Hugo Salazar es muy conocido en el ámbito mediático porque se trata de un pintor que no procede de la clase alta y debe sustentarse económicamente como vigilante en la empresa Prosegur. Su obra, además, está muy influida por obsesiones eróticas y un estilo figurativo que deja pocas dudas a la imaginación, enraizándole con aquellos dibujantes del Renacimiento que jugaban con lo antropomorfo, mediante ideas traviesas y perfectamente ejecutadas donde el artista explora múltiples asociaciones entre formas y animalidad. Como el propio Salazar afirma en la introducción a esta muestra, “el ser humano en su complejidad está arraigado a lo primigenio”.

“Efigies del deseo” está conformada por dibujos en técnica mixta sobre mdf (tinta china, acuarela, lápiz pastel), realizados en paralelo a su producción pictórica entre los años 2011 y 2014.

La madera arde como los deseos


Hugo, ¿cuál es el elemento común en esta exposición?
La madera es un material cálido, el mismo que sirve de soporte para estos dibujos: ella representa la combustión que puede consumarse cuando dos cuerpos se frotan a tal punto que puedan encenderse.

El sexo o lo fisiológico siempre están más o menos presentes en todos los cuadros.
Considero que la conexión que tenemos a través del sueño reconforta esta necesidad casi bloqueada que existe en cuanto al sexo: nuestra vida consciente la está marginando a tal punto que nuestro inconsciente ha ido convirtiéndola en una idea perversa, como desquitándose de sus frustraciones originales frente a una necesidad que es tanto física como psicológica y que desea mostrarse abiertamente. Mi obra quiere encontrar la verdad a través de los sueños.

Fisiología renacentista


Veo muchos simbolismos, casi como de otra época: máquinas inventadas, anatomías detalladas… ¿Te sientes un poco un artista del Renacimiento en el panorama peruano?
Me siento desfasado no solo como artista. Soy curioso con la materia originadora del arte, no me quedo con lo que puedo dominar: el artista no debe ser un compulsivo laborioso de su obra sin cuestionarse sobre la misma. Eso es lo que admiro del Renacimiento, sobre todo la especialidad y el oficio de que te puedes impregnar en ese período, componiendo a través de tu entendimiento y experiencia: no solo a través de un copia y pega.

Fuiste un joven retraído. ¿Crees que la timidez, el aislamiento, incluso la represión, terminan por hacer florecer esas obsesiones por el arte erótico o sensual?
Creo que el retraimiento es sentirte ajeno a una masa y en el arte hallas un medio donde encontrarte, donde hilvanar tus impulsos. Muchos artistas pasan por estas etapas: en mi caso, la experiencia de falta de sueño y abstinencia sexual en paralelo, sin tener que ser forzada, floreció en buen arte durante una etapa de mi vida.

Tabúes perennes


¿El erotismo es un tema aún tabú en la cultura peruana?
Inclusive para los artistas que lo ejecutan, se piensa mucho en el qué dirán: la sexualidad explícita trata de ser reservada o suplantada por cierto simbolismo, como es mi caso. Por su naturaleza, mi enfoque es psicológico y confronta al ser humano en cuanto a sus malestares.

¿Cuáles son tus mayores influencias?
Actualmente, Alberto Durero: trato de encontrar más su línea que su pintura. Y los escritos de Sigmund Freud, que preceden el origen de mi obra artística.
¿Seguirás en tu camino artístico abordando temas fuertes y crudos?
La realidad es cruda y fuerte, enfermiza si se quiere, no la quiero maquillar. Me considero un intermediario de una ventana infinita, ulterior a esta ilusión palpable en la cual vivimos.

DATOS

  • Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y por muchos años durmió cuatro horas diarias, invirtiendo su insomnio en pintar, dentro de un taller montado en el edificio que vigilaba.

  • En 2010 ganó el 1er premio del Salón Nacional de Pintura (organizado por el Instituto Cultural Peruano Norteamericano). Desde entonces, ha protagonizado varias muestras individuales.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Tags:

Sexo.21