30.MAR Jueves, 2017
Lima
Última actualización 07:34 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Aportes fantasmas

Compartir:
Caso Sodalicio: Fiscal Superior ordenó que se reabra investigación

Hernán Migoya: "Sr. Lescano su proyecto de ley antiporno es anticuado y facho"

La propuesta de ley de Acción Popular revela lo absurdamente retrógrado que es el pensamiento de muchos políticos.

Hernán Migoya: "Sr. Lescano su proyecto de ley antiporno es anticuado y facho".
Hernán Migoya: "Sr. Lescano su proyecto de ley antiporno es anticuado y facho".

Resulta deprimente que en los días en que conocemos la desaparición de un genio como George Michael (que tanto hizo por la normalización del deseo sexual), tengamos que dedicar nuestra atención a alguien tan mediocre como Yonhy Lescano. El triste congresista presentó el miércoles pasado un proyecto de ley digno de la Edad Media. ¿Su objetivo? Prohibir la difusión en Internet de páginas web u otro contenido y/o información que sus promotores consideren pornográficos. ¿El motivo? “La pornografía representa una afectación a la salud mental y a la educación sexual de las personas y representa un factor que incentiva los delitos sexuales”. O sea, es un proyecto de ley que pretende crear más monstruos.

LA ESTUPIDEZ COMO NORMA

En declaraciones a RPP, defendiendo su absurdo proyecto, Lescano afirmó esta salvajada: “Una generación sin porno se va a dedicar más al deporte y al estudio. La pornografía produce adicción y distorsiona la conducta sexual de las personas. Están estimulados (por lo que ven) y así van a violar a niños o mujeres”.

Desde los años del dictador Francisco Franco no oía despropósitos tan peligrosos para una sociedad. Puede que una generación sin porno se dedique más al deporte y al estudio, Sr. Lescano: sobre todo, si ese deporte es la masturbación y ese estudio las formas humanas, por más tapaditas que usted las quiera mostrar. No hay mayor incentivo para la obsesión y los delitos sexuales que la represión del sexo.

El proyecto de ley explica que la pornografía “genera también trastornos en la conducta sexual de las personas, como la predisposición a la promiscuidad, la negligencia en el uso de métodos anticonceptivos, la vulnerabilidad a enfermedades de transmisión sexual, violencia contra la mujer, etc.”.

Razonar con base en criterios causa-efecto tan simples como los que esgrime este proyecto de ley lograría que todo pudiera albergar alguna razón secreta para ser prohibido: los videojuegos, porque al mostrar violencia fomentan la violencia; las pelas de superhéroes, porque los personajes resuelven todo con agresiones; la propia Iglesia Católica, porque con los votos impuestos a sus sacerdotes promueven violaciones y pederastia.

Y, perdóneme, Sr. Lescano, pero en EE.UU. usted puede acceder a la pornografía si es mayor de edad. Y a una florida industria pornográfica que no existe en el Perú, por cierto.

¿Quiere que se desarrolle esa industria también aquí y que todos los peruanos piensen en tener sexo a todas horas? De acuerdo, tiene razón: prohibamos la pornografía, es el mejor método para crear obsesos sexuales.

PROHIBAMOS TAMBIÉN EL FÚTBOL

Pongamos un ejemplo que a mí me motiva: yo detesto tanto el fútbol como el Sr. Lescano odia la pornografía.

Creo sinceramente que el fútbol saca todo lo peor que habita dentro del colectivo humano, que exacerba los instintos más primarios del hombre y lo retrotrae a su estado más simiesco. El fútbol causa muertos debido al fanatismo de sus forofos, fomenta el alcoholismo entre los ciudadanos y promueve la especulación millonaria y la corrupción entre clubes. Además, divulga la estulticia: no hay nada más plano que una conversación entre hombres sobre fútbol.

¿Se me ocurriría proponer un proyecto de ley basado en afirmaciones tan generales? No. ¿Por qué? Porque respeto el derecho de las personas a dedicar su tiempo a lo que deseen: su libertad está por encima de mis creencias. Y porque sé que sociedades que desahogan sus instintos belicosos en el fútbol tienen menos probabilidades de enzarzarse en guerras.

E igual que el fútbol es un medio de alivio de la naturaleza guerrera en el ser humano, la pornografía es un alivio de la naturaleza sexual.

Una cosa es proponer un filtro de control paterno para que el acceso a contenidos pornográficos quede restringido a los mayores de edad. Otra, imponer una prohibición absoluta de la libertad de acceso y comunicación de la información, incluso en el ámbito privado de la ciudadanía adulta. Y lo más desmoralizador es que tal iniciativa responde a un concepto del sexo antediluviano, basado en sofismas patéticamente reaccionarios.

Sr. Lescano, no sé si es usted una persona conservadora y creyente, pero su proyecto de ley es con certeza anticuado y facho.

DATOS:

  • Más de 5,000 personas confirman ya su asistencia a la marcha limeña Con mi Porno No Te Metas, prevista para este viernes en protesta contra el proyecto de ley antiporno de Lescano.
  • Lescano ya es protagonista de innumerables memes que ironizan con su ideal de lo que debe ser un ciudadano “puro” y ejemplar, digno de siglos pasados más ingenuos y autoritarios.
  • Según el congresista, su proyecto de ley no atenta contra la libertad de los internautas: “La libertad debemos canalizarla adecuadamente”. O sea, él gestionaría la libertad ajena…

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Tags:

Sexo.21