SCROLL
Portada
Historias
Videogalería
Expresiones
Infografía
Portada de día
Situación

EXPRESIONES

Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
¿Qué hora
es?
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Muy
bien
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Por
favor
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Buenos
días
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
¿Cómo
estas?
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Gracias
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
De
nada
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Si
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
No
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Bienvenido
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Hasta
pronto
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Me
encantó
Quechua Aimara Shipibo Awajún Asháninka
Perú
en
AWAJÚN
Takat emijuktin
(Buenos dias)

INFOGRAFÍA

De las lengua nativas

SITUACIÓN

De las lengua nativas

En Perú 17 lenguas originarias
están a punto de desaparecer

El país tiene 47 lenguas indígenas vivas y ha perdido 37 desde la Colonia. Actualmente hay cuatro que están en grave peligro de perderse porque tienen solo entre 1 y 11 hablantes.

¿Te imaginas si al aprender el idioma inglés alguien te dijera que ya no hables más en castellano? ¿Te imaginas que de pronto todos te hablaran en inglés en los hospitales, en los bancos y en otros servicios públicos? ¿Te imaginas que eso ocurriera en tu propio país? Esto no es una suposición, algo muy parecido está pasando ahora, aquí en el Perú. Cada día algún hablante de una lengua indígena peruana se siente excluido por hablar su propio idioma. Lo peor es que la exclusión lingüística abarca el trabajo, la salud, la educación y, en general, a toda la sociedad.

“Una lengua es más que solo una forma de comunicación entre un grupo de personas. La lengua cumple funciones afectivas, de identidad y principalmente de transmisión cultural. En suma, si me borran mi lengua, me borran mi cultura”, asegura Agustín Panizo, asesor de la Dirección de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura.

Pese a ello, en el Perú, desde la época de la Colonia, ya han desaparecido 37 lenguas indígenas y actualmente 47 continúan vivas, pero, de estas, otras 17 están en serio peligro de extinción y cuatro ya están a punto de desaparecer porque tienen solo entre 1 y 11 hablantes en todo el país.

Hace 40 años, la mitad de la población peruana era quechua hablante. Sin embargo, hoy en día solo hay 4 millones de hablantes de lenguas originarias (47 idiomas en total), que representan el 13% de los habitantes del país.

En Lima hay medio millón de quechua hablantes y el 30% de la población tiene padres que provienen de regiones andinas donde se hablan diversas lenguas. “No obstante, la capital es una sociedad que discrimina a los que hablan una lengua indígena, y eso hace que los migrantes abandonen su cultura y silencien su lengua”, sostiene Panizo.

Sus afirmaciones tienen asidero, pues, según el censo de 2007, el 13% de la población peruana decidió no transmitir el idioma a sus descendientes por temor al rechazo o la burla.

“Las lenguas se extinguen por la desaparición de la población, porque su uso es poco frecuente o porque el impulso del castellano las hace ser olvidadas por sus hablantes. Una vez que los habitantes de las comunidades indígenas aprenden castellano, la sociedad indirectamente le dice que abandone su lengua porque les parece que no es importante y que más bien es un obstáculo para la comunicación”, explica el lingüista.

LENGUAS EN PELIGRO

Elena Burga, titular de la Dirección de Educación Intercultural Bilingüe y Rural del Ministerio de Educación precisa que actualmente las lenguas en más peligro de extinguirse en el Perú son el cauqui, que tiene solo 11 hablantes en todo el país; el iñapari, que tiene 4; el muniche con 3, y en el peor de los casos el taushiro, que actualmente tiene un solo hablante.

“Este único taushiro ya prácticamente perdió su lengua porque no tiene con quien hablarla. Se ha tratado de mantenerla viva a través de un diccionario, pero la vigencia de una lengua se determina principalmente por su oralidad, así que el día que esta persona muera su lengua lo hará con él”, señaló Burga.

El Estado, a través de la Ley 29735, protege el derecho de las personas a usar su lengua originaria sin ser discriminada y el derecho a ser atendida e interactuar con el Estado en su propia lengua, pero en la práctica esto no se cumple.

Pese a que el Ministerio de Cultura está formando traductores y promoviendo que cada vez más centros de salud, policías, jueces y otros funcionarios brinden servicios a la población en su lengua originaria, lo avanzado no es suficiente, pues todo se hace en castellano. Tanto los servicios estatales, como los privados y los medios de comunicación hablan en castellano y producen documentos en castellano.

“Eso es una grave vulneración de derechos y un recorte de ciudadanía”, dice Panizo, quien agregó que el Estado peruano le dice indirectamente a la población que abandone su lengua nativa. “Si una mujer va a denunciar una violación a una comisaría, pero no hay nadie que la entienda, ella no podrá hacer la denuncia como quisiera y esta carencia se está negando el acceso a la justicia", afirma.

REVITALIZACIÓN

No obstante, no todo está perdido. Hay comunidades que para evitar esta pérdida han iniciado un proceso de revitalización de su lengua. Tal es el caso del iquitu, el kukama-kukamiria, el shiwilu, el cauqui y el jaqaru, que están siendo fortalecidas por interés de sus hablantes.

Por su parte, el Ministerio de Educación ha impulsado la política de educación intercultural bilingüe (EIB) a través de la implementación de 20 mil escuelas bilingües, y está invirtiendo en la capacitación de profesores, así como en la producción de materiales educativos en lenguas originarias.

“Este año tenemos mil becas para capacitar a jóvenes en EIB y ya hemos cubierto 400 con hablantes de diversas lenguas”, dijo Burga.

Sin embargo, añadió que para abastecer la demanda aún falta capacitar a unos 12 mil maestros. “Actualmente tenemos muchos maestros que no son bilingües, tienen como lengua materna el castellano, pero trabajan en comunidades indígenas. A estos maestros que ya tienen 15 años en una zona y no aprendieron nada, hay que sacarlos y cambiarlos por profesores bilingües”, aseveró.

Por su parte, Panizo detalló que el Ministerio de Cultura ya ha realizado siete cursos de intérpretes y traductores de lenguas nativas y ha capacitado en 35 lenguas nativas para que estos traductores hagan de mediadores entre la población indígena y los servicios públicos.

Además, el mismo ministerio ha realizado un curso de traductores especializados en administración de justicia y, gracias a ello, en marzo pasado se logró dictar, en Puno, la primera sentencia escrita en una lengua indígena en la historia del Perú (aymara).

El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social también trabaja para que los promotores que se contraten en Pensión 65, Cunamás o Juntos sean personas que hablen las lenguas del lugar donde laboran. Asimismo, Reniec ha implementado el primer registro bilingüe de América Latina en jaqaru, en la localidad de Tupe (sierra sur de Lima), y recientemente lanzó el Registro Civil Bilingüe Awajún-Castellano, que permitirá a los más de 70,000 hablantes de awajún registrar sus nacimientos, matrimonios y defunciones en su propia lengua.

Además, el Ministerio de Cultura está realizando el Reto de las Lenguas Indígenas, campaña en la que cualquier ciudadano puede grabarse hablando una de las 47 lenguas indígenas que tiene el Perú y retar a otra persona a realizar lo mismo.

“Ya tenemos a 300 participantes entre periodistas, artistas, políticos, estudiantes, etc. La idea con estas propuestas es que se superen los prejuicios de la ciudadanía sobre las personas de los pueblos indígenas. Por alguna razón vemos a Lima como un especio hispano hablante, pero somos un país pluricultural y multilingüe y debemos proteger ese legado”, aseveró Panizo.