03.JUL Viernes, 2015
20° Lima
Última actualización 02:49 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Entrenados para matar

Compartir:

Richard Henriksen, cirujano de profesión y padre de cinco hijos, sobrevivió una caída de 1 200 metros.

  • Compartir

Reportuit

El noruego Richard Henriksen sufrió momentos de pánico cuando la barra desde la que se columpiaba antes de hacer un salto BASE ‘acrobático’ – colocada en el extremo de un acantilado- se rompió inesperadamente, informó ninemsn.com. El intrépido hombre, cirujano de profesión, cayó unos 1 200 metros de altura, logrando escapar la muerte al desplegar a tiempo su paracaídas.

Henriksen, padre de cinco hijos, tuvo la increíble suerte de no golpearse la cabeza con una de las paredes del acantilado o con el mismo tubo con el que se mecía momentos antes.

La peligrosa y fallida proeza se realizó para un show de televisión para la cadena NRK TV.

Vía Huffington Post.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.