20.ABR Lunes, 2015
21° Lima
Última actualización 08:21 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

El sueño del partido propio

Compartir:

Richard Henriksen, cirujano de profesión y padre de cinco hijos, sobrevivió una caída de 1 200 metros.

Reportuit

El noruego Richard Henriksen sufrió momentos de pánico cuando la barra desde la que se columpiaba antes de hacer un salto BASE ‘acrobático’ – colocada en el extremo de un acantilado- se rompió inesperadamente, informó ninemsn.com. El intrépido hombre, cirujano de profesión, cayó unos 1 200 metros de altura, logrando escapar la muerte al desplegar a tiempo su paracaídas.

Henriksen, padre de cinco hijos, tuvo la increíble suerte de no golpearse la cabeza con una de las paredes del acantilado o con el mismo tubo con el que se mecía momentos antes.

La peligrosa y fallida proeza se realizó para un show de televisión para la cadena NRK TV.

Vía Huffington Post.