Además:

Restos de niña muerta en operativo son velados sin presencia del Gobierno

Sábado 15 de septiembre del 2012 | 12:42

El abuelo de la pequeña Soraida Casos lamentó que ningún miembro del Ejecutivo enviara al menos una ofrenda floral. Exigió que el caso sea investigado a fondo.

(Canal N)
(Canal N)

Los restos de la niña Soraida Casos, de solo ocho años, fallecida en el vergonzoso operativo combinado en Ranrapata (Junín), son velados en su poblado natal en compañía de unos pocos familiares y autoridades de la zona.

Según informó su abuelo Ambrosio Caso Juzcamaita en Canal N, ningún representante del Gobierno Central se ha hecho presente ni enviado, en un gesto de condolencia, aunque sea un arreglo floral. El hombre, que se mostró evidentemente dolido por la pérdida, lamentó la indolencia del Ejecutivo en el caso y exigió una investigación a fondo.

Explicó que solo le han mostrado apoyo los representantes de la Sociedad de Beneficencia de Huancayo, el alcalde provincial, y el congresista de Perú Posible, Casio Huaire, quien mandó una ofrenda.

Se informó que la menor será enterrada en el sector de Viques, distrito de Huancayo, pues el alcalde ha donado un nicho para el sepelio.

Como se recuerda, la niña fue alcanzada por un disparo durante el operativo en que la Policía y las Fuerzas Armadas ‘rescataron’ por error a una madre y sus tres hijos vinculados con Sendero Luminoso, lo que posteriormente fue descartado. El caso es investigado pues el cuerpo de la menor fue lanzado a un barranco en la zona.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.