17.AGO Jueves, 2017
Lima
Última actualización 12:05 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Regresen a clases"

Compartir:

Nadine Heredia: ¿Por qué ella está siendo investigada por lavado de activos?

La primera dama está en el ojo de la tormenta luego que se detectara que una empresa venezolana depositó más de US$87 mil a gente de su entorno y que gastó US$ en gastos personales en sus viajes.

Nadine Heredia envuelta en escándalo sobre origen de dinero que gastaba. (Heiner Aparicio)
Nadine Heredia envuelta en escándalo sobre origen de dinero que gastaba. (Heiner Aparicio)

El domingo 31 de mayo, los diarios El Comercio, Correo y La República revelaron que la Fiscalía de Lavado de Activos, en coordinación con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), detectó que, desde un banco de Nueva York en 2005, una empresa venezolana, Inversiones Kaysamac, transfirió US$87,451 a la madre de Nadine Heredia, Antonia Alarcón, y a su amiga de la infancia Rocío Calderón.

De los US$67,557 que le transfirieron a Alarcón, US$21,750 fueron depositados en la cuenta de Nadine Heredia; lo mismo ocurrió con US$2,500 de los US$19,894 que había recibido Calderón. Según el abogado de Heredia, Eduardo Roy Gates, los depósitos de la empresa venezolana – a través de militantes y simpatizantes nacionalistas – estaban destinados a financiar el movimiento nacionalista que en 2005 estaba en formación. Como no había partido constituido, el depósito se realizó en cuentas privadas de gente cercana al movimiento.

Ese mismo día, La República y el programa Cuarto Poder reveló que según la investigación preliminar de la Fiscalía, la primera dama gastó en 2013 más de US$38,000 en 18 meses en la compra de artículos de lujo con una tarjeta adicional cuyo titular era Rocío Calderón, quien años atrás recibió dinero de Inversiones Kaysamac. Calderón fue además, desde el 2011, alta funcionaria del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) y en la actualidad trabaja como asesora legal de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

Según el fiscal encargado del caso, Ricardo Rojas, estos indicios refuerzan la sospecha de que las operaciones económicas de Nadine Heredia podrían ser ilegales. Por eso, se rehúsa a archivar la investigación. En declaraciones al diario La República, el abogado penalista Luis Vargas Valdivia reiteró que “no hay que perder de vista que la primera dama está siendo investigada por lavado de activos”. Para ello, explicó, lo importante es determinar el delito fuente en la investigación.

LAVADO DE ACTIVOS
El lavado de activos consiste en encubrir el origen ilícito de bienes o recursos provenientes de actividades delictivas, insertándolos en el mercado formal a través de operaciones bancarias o compra de otros bienes.

Esos recursos pueden provenir de delitos varios como minería ilegal, terrorismo, proxenetismo, narcotráfico, delitos tributarios, aduaneros, extorsión, robo, entre otros. A estos delitos se les conoce como delito precedente (o delito fuente), es decir, aquél que origina las ganancias cuya ilegalidad pretende ocultarse con el lavado.

La principal razón por la que una persona puede ser investigada por este delito es el desbalance patrimonial (cuando alguien no puede justificar sus bienes o ingresos). A ello se suman otros indicios, como operaciones económicas irregulares, empresas fachadas, transacciones de dinero en efectivo, entre otras.

Según el abogado de Nadine Heredia, Eduardo Roy Gates, la fiscalía no precisa el origen ilícito del dinero utilizado y depositado en las cuentas de su patrocinada. Si no hay delito precedente, según dijo, no hay lavado de activos.

Como el proceso aún está en etapa de investigación no es necesario probar el delito precedente. Basta que exista una mínima cantidad de indicios sobre irregularidades en la fuente del dinero. Para condenar, sin embargo, sí se exige una vinculación más estrecha entre el desbalance patrimonial y el delito precedente. Según el ex procurador Yvan Montoya, “el tipo penal es muy invasivo”.

¿CUÁL SERÍA EL DELITO PRECEDENTE?
Los gastos realizados por Nadine Heredia han sido cuestionados por el valor y calidad de los bienes. Esto, sin embargo, es irrelevante para determinar si hubo o no delito precedente, requisito del delito de lavado de activos. Para resolver esto debe aclararse la fuente del dinero y si este dinero era de libre disposición de la primera dama.

De acuerdo con el abogado penalista Carlos Caro, con la información ofrecida por la Fiscalía y las declaraciones de congresistas nacionalistas, se manejan dos hipótesis sobre el delito precedente: apropiación ilícita o peculado.

Respecto a lo primero, el artículo 190 del Código Penal dice lo siguiente:
“El que, en su provecho o de un tercero, se apropia indebidamente de un bien mueble, una suma de dinero o un valor que ha recibido en depósito, comisión, administración u otro título semejante que produzca obligación de entregar, devolver, o hacer un uso determinado, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años”.

Si como señalan los nacionalistas, el dinero fue una donación prevista para ser usada con fines políticos – antes de inscribir el partido -, pero se utilizaron para gastos personales de Nadine Heredia, podría hablarse de una apropiación ilícita. De acuerdo con Caro, esto implicaría defraudar la finalidad de la donación.

Agregó que si la persona esconde este dinero y le da apariencia de legalidad mediante uso bancario para realizar consumos, comete un acto de auto lavado de activos. Es decir, lava el dinero no un tercero, sino quien habría cometido el delito precedente. Es decir, la apropiación ilícita.

Para el abogado Yván Montoya, esta hipótesis es difícil de probar. “Si gran parte de la donación se utilizó para pagos de campaña –fines partidarios – y solo un pequeño porcentaje para otros fines, sería un exceso considerarlo lavado de activos”, señala. Además, remarcó que tendría que haber una relación directa entre los gastos de Nadine Heredia en 2013 y la transferencia del dinero en 2005.

La siguiente hipótesis es peculado. En este caso, según Caro, el dinero depositado en las cuentas de la madre y amiga de Heredia – que luego fueron transferidas a las cuentas de la primera dama – no vendría del sector privado, sino de fondos públicos del gobierno venezolano. Montoya coincide y agrega que para definirlo tendría que investigarse el capital de la empresa, la fecha de constitución, los accionistas, el pago de impuestos, si era solvente, etc., para ver si se justifica el monto de la donación.

“Si no se justifica y además hay un vínculo entre la empresa y el gobierno venezolano a través de convenios, los recursos – donados – serían estatales. Si es una empresa fachada, solo queda el aporte gubernamental”, señala.

Este supuesto se desprende de la cercanía que guarda el director de la empresa, Julio Makaren, con Diosdados Cabello y la cúpula chavista. El congresista Abugattás, sin embargo, defiende la legitimidad de los aportes negando que viniesen de algún gobierno. Por su parte, Heredia señaló que tales aportes “ocurrieron cuando aún no conocían a Hugo Chávez”.

¿Y DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA?
Según Caro, no declarar ingresos podría ser un ilícito administrativo, pero no un delito de defraudación tributaria. Si Nadine Heredia por ejemplo, no declaró los ingresos por los supuestos informes que realizó y no pagó impuestos, no es delito.

De acuerdo con el abogado César Luna Victoria, “no declarar una renta presunta y, por tanto deberle al Estado, es un tema administrativo”. Luna Victoria explica que el informal que nunca declara, si bien incumple deberes tributarios, no es un delincuente. Agrega que para que exista delito de defraudación tributaria debe haber “engaño, ardid, astucia u otra forma fraudulenta” en la evasión tributaria. Por ejemplo, cuando uno declara una suma menor de la que debía declarar, como sucedió con el Presidente de Capeco.

“Yo no veo delito tributario en el caso de Nadine, lo que veo es un incremento patrimonial vía consumo que no puede ser explicado”, señaló. Si se tratase de una falta administrativa y no un delito, no podría hablarse de defraudación tributaria como delito precedente, lo que es requisito para el lavado de activos.

Montoya sostiene que, de existir un origen ilícito del dinero, lo más probable es que provenga del delito de peculado. Para confirmarlo, sin embargo, “se necesita un mínimo grado de cooperación de organismos venezolanos, ya que el gobierno de Venezuela nunca va a decir que lo dieron para la campaña nacionalista”.

FISCAL REEMPLAZADO
El viernes 29 de mayo, el diario oficial El Peruano publicó una resolución de la Fiscalía de la Nación en la que designa al fiscal titular especializado en lavado de activos Lizardo Pantoja en el Despacho de la Primera Fiscalía en esta materia. Es decir, en el puesto de Rojas.



Según declaraciones del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, Rojas, quien se desempeñaba como fiscal provisional, regresará a su puesto en la fiscalía de Lurín. Desde ahí seguirá colaborando con la investigación seguida contra la esposa del mandatario Ollanta Humala. Estos cambios obedecen a una decisión del Consejo Nacional de la Magistratura quien ya había designado nuevos fiscales en abril de este año.

Los documentos de la Fiscalía filtrados a la prensa corresponden a una investigación preliminar que según ley es reservada. Montoya asegura que estas filtraciones le hacen mal al proceso. “Pueden entorpecerlo porque si fuera cierta la hipótesis de que el dinero proviene de fondos públicos venezolanos, publicar estos documentos genera toda una maquinaria para bloquear evidencias sobre la fuente irregular del dinero”.

Por Josefina Miró Quesada (josefina.miroquesada@peru21.com)




Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.