17.AGO Jueves, 2017
Lima
Última actualización 04:29 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Regresen a clases"

Compartir:

Luis Castañeda gana la Alcaldía de Lima con un 50.7%, según la ONPE

Líder de Solidaridad Nacional regresa al municipio de Lima pese a graves denuncias. Cornejo fue la sorpresa y desplazó a Villarán del segundo lugar.

La población volvió a confiar en Castañeda, pero ahora deberá tener mucho cuidado con el manejo de los recursos. (C. Fajardo)
La población volvió a confiar en Castañeda, pero ahora deberá tener mucho cuidado con el manejo de los recursos. (C. Fajardo)

Vox pópuli, vox Dei (“la voz del pueblo es la voz de Dios”). Luis Castañeda Lossio ganó las elecciones para la Alcaldía de Lima con el 50.7% de los votos —según avance de la ONPE al 82.9%— y volverá a dirigir los destinos de la ciudad por los siguientes cuatro años.

El mensaje de ofrecer obras se impuso a las denuncias de corrupción que podrían pesar sobre el ganador.

El veredicto popular le otorgó a Castañeda una ventaja de más 30 puntos porcentuales sobre el aprista Enrique Cornejo, quien con su 17.8% desplazó del segundo lugar a la postulante a la reelección, Susana Villarán, quien solo obtuvo 10.6%. Más abajo se situó Salvador Heresi, con 6%.

Con estos resultados, Castañeda se convierte en el primero en ganar democráticamente la Alcaldía de Lima por tercera vez. Antes lo habían intentado Luis Bedoya (1986) y Alberto Andrade (2002), pero perdieron.

El ganador de los comicios en Lima (quien ya había gobernado la ciudad entre enero de 2003 y diciembre de 2010) se alzó con el triunfo en medio de serias denuncias que lo involucraron con el escándalo de Comunicore, que denunció Perú21 poco antes de que termine su anterior mandato.

El especialista en temas municipales Julio César Castiglioni destacó que hay un mensaje claro del electorado que el líder de Solidaridad Nacional debe tomar en cuenta.

Para el experto, la victoria de Castañeda “no es un cheque en blanco” porque la población es consciente de todas las imputaciones que pesan sobre el ganador y esta vez mirará con mayor atención cómo se desarrolla la gestión.

Agregó que mal haría el nuevo alcalde en volver a convocar a los funcionarios cuestionados por el escándalo Comunicore.

“Tampoco puede darle un puesto a su hijo, no solo porque fue revocado, sino porque ello sería nepotismo. El hijo del alcalde metropolitano tampoco puede ser contratado en ninguna municipalidad distrital en Lima”, enfatizó.

EL APOYO DE VILLARÁN
Otro punto destacado por Castiglioni fue asegurar que, en los hechos, Villarán se convirtió en la artífice de la victoria del nuevo alcalde de Lima.

“La población ha hecho una comparación de gestiones y ha visto que no hay ninguna obra concreta en el periodo de Villarán”, enfatizó.

El analista político Agustín Figueroa coincidió con Castiglioni y señaló como errores de Villarán que facilitaron la victoria del líder de Solidaridad Nacional el hecho de que haya postulado a través de “un vientre de alquiler” (por Diálogo Vecinal) y el haber* mentido al señalar que no se presentaría a la reelección.*

“(Villarán) mintió tanto que al final ya nadie le cree. Ya no volverá a ser candidata, perdió su fuerza”, recalcó.

El virtual alcalde electo no está solo. Tendrá mayoría en el nuevo concejo metropolitano y, además, contará con un gran número de alcaldes distritales de su partido, aunque no tantos como en su primer periodo. Los especialistas coinciden en que el voto de arrastre fue trascendental para ganar en algunos distritos. Sin duda, Castañeda fue el ganador en toda la provincia de Lima.

Apenas se difundieron los primeros resultados a boca de urna, Cornejo expresó su felicitación al vencedor y mostró la disposición de su partido de colaborar con la nueva gestión. El aprista se dirigió hasta el búnker de Castañeda, en un hotel de San Isidro, para expresarle su felicitación.

También acudieron a saludar al ganador otros postulantes como Salvador Heresi, Fernán Altuve y Guillermo Arteta.

Villarán solo reconoció los resultados y su derrota, pero no felicitó al ganador. Solo le pidió que continuara con “las reformas que ya se iniciaron”.

De otro lado, Alianza para el Progreso (APP), de César Acuña, es otro de los triunfadores de estos comicios. No solo ganó la región La Libertad y mantiene Lambayeque, sino que, además, disputa la presidencia en Ayacucho.

Otros ganadores de la jornada fueron los dirigentes regionales independientes, que ratificaron la tendencia de los últimos procesos y se impusieron a los partidos políticos.

LOS PERDEDORES
Una mirada a las otras tiendas permite ver la situación del Apra. Detrás del segundo lugar obtenido por Cornejo –más por mérito propio que por campaña partidaria–, el partido de la estrella ha perdido plazas para ellos fundamentales: la región La Libertad y el distrito de Breña (sede de su local partidario).

De nada sirvió que algunos de sus nuevos cuadros formaran alianzas con otras fuerzas (Nidia Vílchez en Junín, Jhonny Peralta en Piura y Luis Wilson en Cusco) y postularan con símbolo ajeno a la estrella; el veredicto popular fue adverso.

El propio Alan García ha señalado que su partido se encuentra esperanzado en ganar, en segunda vuelta, la región Lima Provincias.

Otra gran perdedora fue la alcaldesa Villarán. Diálogo Vecinal no ha ganado en ningún distrito. Ni la incorporación del campeón mundial de box, Alberto ‘Chiquito’ Rossel, como postulante en Villa El Salvador, fue apoyada por los electores.

Por su parte, el PPC pagó las consecuencias de una campaña que se inició mal (con las denuncias que pesaban sobre el precandidato Pablo Secada) y terminó peor (con disputas internas y denuncias de boicot).

El candidato Jaime Zea apenas superó el 1.11% y, al parecer, el PPC ha perdido sus alcaldías en Pueblo Libre y Barranco, aunque ganó en San Juan de Miraflores. Tal vez su consuelo es que Manuel Velarde haya derrotado en San Isidro a la fujimorista Madeleine Osterling. En el avance al 87.67% de la ONPE, el primero figura con 29.65% y Osterling con 27.80%.

A propósito de los fujimoristas, mejor les ha ido en el interior y podrían estar disputando entre dos y tres gobiernos regionales en segunda vuelta.

En Lima, Álex Gonzales demostró que no pasa de ser el postulante anecdótico.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.