24.JUL Lunes, 2017
Lima
Última actualización 03:40 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Le piden propuestas

Compartir:

Diethell Columbus: Interpretación auténtica

“Lo dicho por la ministra de Justicia y Derechos Humanos realmente no tenía asidero legal”.

Diethell Columbus
Diethell Columbus

A propósito del indulto al ex presidente Alberto Fujimori, la ministra de Justicia y Derechos Humanos realizó varias declaraciones sobre los alcances para acceder a un indulto o una conmutación de pena.

De todo lo dicho por la asesora jurídica del gobierno, resaltamos la declaración que recoge la web del diario El Comercio (13/7/17): “A partir de ahora, todos los indultos o conmutaciones de pena que se otorguen tienen que pasar por la claridad de que hay arrepentimiento, de que hay propósito de enmienda, y que no ha habido ningún acto de corrupción con ningún funcionario para obtenerlos”.

Según las categóricas afirmaciones de la ministra Pérez Tello, toda gracia presidencial estaría condicionada a que el reo manifieste su arrepentimiento, es decir, incluso el posible indulto humanitario para el ex presidente Fujimori estaría sujeto a este “nuevo requisito” no contemplado normativamente.

El problema no es que se exija el arrepentimiento de un condenado a prisión, sino que la asesora legal del actual jefe de Estado emita declaraciones públicas ajenas al Derecho; situación que nos hace presumir que ello no es más que un discursillo que busca tender puentes políticos (¿personales?) con aquellos que no ven con buenos ojos el indulto que está evaluando el presidente Kuczynski.

Cabe señalar que, a efectos de salvar la situación, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos emitió un comunicado a modo de fe de erratas en el que procura suavizar las declaraciones de su titular. En ese sentido y según esta interpretación auténtica, los requisitos que se mencionaron no son obligatorios y tampoco aplicarían a las gracias presidenciales por temas humanitarios, vale decir, lo dicho por la ministra de Justicia y Derechos Humanos realmente no tenía asidero legal.

El jefe de Estado debería “adendar” sus mandamientos y exigir que sus ministros no se inmiscuyan en otras carteras pero sí conocer los asuntos de su propio sector.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.