18.ABR Sábado, 2015
20° Lima
Última actualización 02:08 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Me metí en las pandillas a las 11 años"

Compartir:

Bávaros desaparecieron al ‘Barza’ en la ida de semifinales. La vuelta se jugará el 1 de mayo.

CAPO. Müller celebra el cuarto. Bayern vengó el 0-4 de la Champions 2009. (AFP)
CAPO. Müller celebra el cuarto. Bayern vengó el 0-4 de la Champions 2009. (AFP)

MUNICH.- Bayern Munich no tomó prisioneros, simplemente ganó la guerra. Disparó a matar con esa sangre letal que le corre por las venas. Bayern no tomó rehenes, pero dejó casi sin vida a un Barcelona desarmado. Tras el 4-0 rotundo, Wembley lo espera el 25 de mayo.

Y todo empezó en la cabeza del técnico Jupp Heynckes. Desbarató al Barcelona con la pelota parada e hizo de su equipo una máquina arrolladora, con jugadores multiplicándose en toda la cancha.

Barcelona cometió el peor error de todos: lanzó a Messi al campo y jugó con diez. La ‘Pulga’ no había superado su lesión en el bíceps femoral y no trascendió. Encima, Pedro perdió siempre con Alaba y Alexis Sánchez no tuvo la clase para un partido como este. Piqué, que estrenó un look rapado, terminó desorientado tratando de cubrir al inocente Bartra, que no ayudó atrás. Antes de los dos minutos, Robben ya había probado a Valdés. Doce minutos después, el húngaro Kassai no sancionó una mano de Piqué en el área, pero luego dejó pasar un foul de Dante contra Alves antes del 1-0 de Müller a los 25’.

APLANADORA ALEMANA
Minuto 4 del segundo tiempo. Otro centro, otro gol. Esta vez fue Müller quien cabeceó sobre la marca de Dani Alves para que Mario Gómez la empujara en fuera de juego. Los alemanes no se conformaron. Müller (51’) y Ribéry (54’) casi ponen el tercero, pero fue Robben el que la mandó a guardar tras una falta de Müller sobre Alba.

Los tres primeros goles del Bayern debieron ser invalidados, aunque el réferi tampoco vio penal en otra mano de Alexis en la primera parte. Para que no quedaran dudas, Müller selló la goleada antes de dejar su sitio a Claudio Pizarro. Con el partido en las manos, el Bayern bajó la persiana y el ‘Bombardero’ poco pudo hacer. Pero no faltaba más. Todo estaba hecho.