21.JUL Viernes, 2017
Lima
Última actualización 01:27 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Denuncia Injerencia

Compartir:

Silvia Miró Quesada: "Con el cáncer hay que ser creativo y productivo”

“Entiendo que la palabra cáncer produzca miedo. Cuando me dijeron por primera vez que padecía de esa enfermedad tenía 37 años, y pese a que lo había vivido con mi familia, dije: ‘Ups, ¿y ahora?’. El cáncer es como si uno empezara a trabajar un proyecto personal”.

Silvia Miró Quesada:
Silvia Miró Quesada:
Mijail Palacios Yábar

Mijail Palacios Yábar

@mijailpy

En su familia más de una persona ha padecido cáncer. Y ella dos veces fue diagnosticada con esa enfermedad. Más allá de los miedos naturales, fueron probablemente las mejores oportunidades para demostrar de qué madera estaba hecha: determinación, valentía y creatividad. Así, la periodista Silvia Miró Quesada enfrentó el cáncer. Parte de esa vivencia ahora la traslada al libro Unos días con Bobby, un cuento ilustrado que con unas dosis de fantasía y optimismo aborda esta enfermedad, tal como lo hace su autora.

Sus padres también han sufrido de cáncer. ¿Mira atrás y no se pregunta por qué a su familia le tocó batallar contra esa enfermedad?

No suelo preguntarme por qué ocurren las cosas. En las experiencias difíciles que he tenido en mi vida nunca he volteado y he dicho ‘por qué yo’, ‘por qué nos ha pasado’… Mi mamá fue la fundadora de la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer. Trabajó 50 años intensamente porque ella sabía que el tema de la prevención era la manera de combatir esa enfermedad. De chica he participado en las colectas del cáncer con mis latas en la Plaza de Armas, acercándome a los carros y pidiendo plata. Siempre he tenido esta cercanía con la palabra cáncer.

Precisamente, alista un libro para niños que toca ese tema.

Hace 18 años, cuando tuve cáncer la primera vez, recuerdo que estaba en la habitación de la clínica y entró un sobrino muy querido, señaló al portasuero y me dijo: “Tía, ¿qué es eso?”. Se quedó helado. Quizá con un sentido de protección le dije: “Amor, no se llama ‘eso’, sino Bobby. Imagínatelo, es un lindo perrito. A través de este cablecito me alimenta a mí. Yo a cambio, lo paseo por los pasadizos de la clínica. Mira, está moviendo el rabo, quiere pasear. ¿Nos acompañas? Así aprovechas y nos cuentas cómo te fue en la escuela hoy”. Soy una persona que cuando enfrenta algo que es doloroso, inmediatamente pienso en cómo le doy la vuelta. La creatividad y el ser superproductiva se me agudiza en ese momento. Para esta segunda vez que me vuelven a decir que tenía cáncer, dije: “Uy qué flojera”. En ese momento, hablé con Liz Cantú, la entonces editora de la revista Viu!, y le conté lo que estaba pasando y me propuso que escriba columnas testimoniales. Cuando las acabé de publicar, que fueron 10, sentí que faltaba algo. En eso, Bobby salta y dice: “Yo quiero salir”. Y entonces, el escritor Daniel Titinger me dice: “El cuento está ahí, da fe, da esperanza, es un cuento bonito”. Justo estaba leyendo una entrevista de la ilustradora Issa Watanabe (la hija del poeta José Watanabe) y ella cuestionaba: “Uno debería usar el cuento como una manera de salir, resolver y comentar los temas que hay para poder enfrentarlos y comunicar mejor las cosas”. Y me dije: “Vamos, adelante”.

Hay que enfrentarnos a la palabra cáncer con valentía.

Yo entiendo que la palabra cáncer produzca miedo. Cuando me dijeron por primera vez que padecía de esa enfermedad tenía 37 años, y pese a que lo había vivido con mi familia, me pregunté: “Ups, ¿y ahora?”. Me asustó y es normal. A algunas personas les viene el por qué me pasa esto a mí, la negación y después ya viene la aceptación y aprendes a convivir. Yo creo que el cáncer como cualquier otra enfermedad larga es como si uno empezara a trabajar un proyecto o emprendimiento personal. Es a tiempo completo. Tienes que ser creativo y productivo.

Y tiene sus altas y sus bajas.

En el libro no uso la palabra muerte, porque no la necesito. Pero el cáncer es como tirar el dado y a veces avanzas, en otras oportunidades te quedas en el mismo sitio o retrocedes, a veces terminas el juego y otras no lo acabas. Igual creo que uno tiene que vivir siempre pensando en que va a terminar el juego, porque el tema psicológico es muy fuerte. La neurona de la emotividad tiene un papel fundamental. Uno debe manejar las emociones y no que estas te manejen.

¿Qué debe hacer la familia cuando llega el cáncer?

Hay que saber comunicar con la verdad. Uno tiene que ser firme y cariñoso con la persona que padece el cáncer. Y otra cosa importante es acostumbrar a las personas a nutrirse muy bien. En una enfermedad larga como esta tenemos que buscar ventanas de oportunidades. Yo lo hice y nació Bobby.

¿Qué tan preparada está nuestra sociedad para afrontar el cáncer?

Me temo que no está muy preparada. Cuando les hablas de ciertas cosas que hay que comer o hacer, te miran raro. Además, no se sabe qué preguntar al médico.

¿Es posible usar la Internet como fuente de información?

No soy de investigar en Internet temas de salud porque no conoce mi cuerpo, en cambio el médico y la enfermera sí. Cada uno tiene diferente organismo. Hay que escuchar a nuestro cuerpo.

A nivel del sistema de salud, ¿qué debe mejorar?

Tiene que haber una política pública contra el cáncer. Se tiene que trabajar el tema de la prevención. Los temas de seguro se deben mejorar, porque terminan estresando al paciente. También hay pocos oncólogos dedicados a la investigación.

Después de enfrentar dos veces el cáncer, ¿hoy se siente mejor persona que antes?

Me he vuelto más independiente y autónoma. Todos los días uno es mejor persona.

¿Qué piensa de la vida?

Soy una mujer muy agradecida a la vida. Tengo miles de ángeles alrededor mío y siempre tengo personas que me dan la mano. Y cuando estoy triste giro hacia el sol, me lleno de esa energía y regreso a la vida.

Autoficha

“Tengo 58 años de edad. Soy licenciada en Comunicación de la Universidad de Lima. Miembro del jurado del Premio Internacional de Periodismo Rey de España y Don Quijote de la Mancha. Soy miembro del Comité Operativo de la Unidad de Negocio Prensa del Grupo El Comercio”.

“Soy coautora del libro Derribando Muros junto con los lingüistas semiólogos Eduardo Zapata S. y Juan Biondi S., que analiza el impacto de las nuevas tecnologías en la comunicación actual. Columnista de la revista mensual Aptitus”.

“El libro Unos días con Bobby se lanza en la Feria Internacional del Libro el 5 de agosto. Y el 6 de agosto habrá una presentación especial para niños. Además, soy miembro del Consejo Consultivo de la Escuela Audiovisual y Artes Escénicas y tuitera independiente: @mirfersi”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.