25.MAR Sábado, 2017
Lima
Última actualización 10:23 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Prevención

Compartir:
Opinión

“En la operación Lava Jato, los juicios demoran meses, no años ni décadas, como era tradicional en Brasil”.

Iniciada en marzo de 2014, la operación Lava Jato ha demostrado que, en el Brasil de hoy, nadie es tan poderoso como para estar por encima de la justicia, y que la justicia puede ser ágil, muy ágil. En poco menos de tres años (33 meses) Lava Jato ha condenado a 120 corruptos a 1,257 años de cárcel, un promedio de 4 condenas cada 5 semanas, y 10 años de cárcel por condena.

Lava Jato, además, está juzgando a 259 personas más y sus condenas deben salir en los próximos meses. En la operación Lava Jato, los juicios demoran meses, no años ni décadas, como era tradicional en Brasil.

La operación tiene tres motores: (a) los mandatos de búsqueda y aprehensión (730 órdenes emitidas) llevados a cabo por la Policía Federal, en forma sorpresiva y a nivel nacional; (b) los acuerdos de colaboración eficaz con personas (71 acuerdos celebrados); y © los acuerdos de amnistía con empresas (7 pactos realizados). Estos motores han puesto en manos de la Policía Federal y del Ministerio Público una cantidad gigantesca de información sobre los mecanismos de la corrupción.

El cambio tectónico que Lava Jato está produciendo no se está dando sin fuerte oposición de las empresas, de la aristocracia política, y del Poder Judicial. Sin embargo, Lava Jato cuenta con el respaldo del 85% de la opinión pública nacional, y las marchas de 2016 movilizaron a casi 10 millones de personas en su respaldo.

La efectividad de Lava Jato no es resultado solo del valor y profesionalismo del juez Sergio Moro y demás líderes, sino también del soporte de sectores de la clase media, especialmente de la juventud del centro y sur del país. Es ese respaldo social activo lo que remueve las trabas que diariamente surgen en su camino.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.