30.MAR Jueves, 2017
Lima
Última actualización 11:41 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Aportes fantasmas

Compartir:
Opinión

“Esto no es solo un debate entre ‘élites’ conservadoras y renovadoras”.

Detrás de la campaña contra la llamada “ideología de género” se esconde una visión machista y conservadora de la vida y de las relaciones entre los seres humanos. Machista porque sus activistas buscan mantener los estereotipos de género, algo evidente en el uso del rosado (mujeres) y celeste (hombres), con toda la carga simbólica que esto representa. Y conservadora porque, según sus defensores, las personas de orientación no estrictamente heterosexual –lesbianas, gays, trans…– están excluidas del “plan de Dios”, por más creyentes o buenas personas que puedan ser.

Es necesario, sin embargo, valorar en su exacta dimensión el hecho de que miles y quizá millones de peruanos y peruanas se adhieran a las banderas de ese movimiento. Cuando se debate con sus representantes o dirigentes, hay que tomar en consideración a todas las personas que se identifican con él, de cualquier condición social y lugar del país. Este no es solo un debate entre “élites” conservadoras y renovadoras. No se agota con criticar a personas como el demencial pastor cubano que alentó en una arenga religiosa el asesinato de lesbianas. Hay que hacer pedagogía constante, y permear los discursos radicales.

Es innegable que, por las dificultades que todavía implica en la convivencia social –más allá de las cuestiones religiosas–, muchos padres y madres temen que sus hijos sean homosexuales. Al mismo tiempo, no se puede dejar de tomar en cuenta que la versión tradicional “varón/celeste-mujer/rosado” la consideran más “segura” para, supuestamente, garantizar la heterosexualidad, y que representa una protección frente a posibles abusos en la escuela.

Frente a todo esto, el gran desafío es explicar –y convencer de– por qué el enfoque de igualdad de género –no la “ideología”–, así como la adecuada información sobre los otrora temas tabú, otorga mayores garantías a la integridad y a la mejor realización –incluso profesional– de sus hijos e hijas, además de que no alienta ninguna orientación sexual, sino que predomine el respeto.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.