22.MAY Lunes, 2017
Lima
Última actualización 06:08 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Cortó por lo sano

Compartir:
Opinión

“Un amplio sector de los que se oponen son los que votaron por él en la segunda vuelta”.

En los últimos días se ha levantado bastante polvareda a propósito de si Alberto Fujimori debería ser indultado por el presidente de la República; pasar a un régimen de prisión domiciliaria –proyecto del congresista Roberto Vieira (ex PPK, profujimorista), firmado por congresistas de varias bancadas, como Salvador Heresi (PPK), Sergio Dávila (PPK) y Edwin Donay-re (Alianza para el Progreso), además de, curiosamente, Marco Miyashiro (Fuerza Popular)–; o continuar en su condición actual: prisión penitenciaria.

Hablando en términos estrictamente políticos –de correlación y corrientes de opinión política nacionales–, la decisión del indulto recae estrictamente en el presidente; sin embargo, al margen de lo que opine él sobre el punto, muy difícilmente podrá tomarla, porque un amplio sector de los que se oponen son los que votaron por él en la segunda vuelta. Más aún, no tiene garantía de que tan arriesgada decisión le represente un acuerdo político duradero con el fujimorismo. Si el fujimorismo liderado por Keiko Fujimori quiere ganar en el 2021, no puede acercarse tanto a PPK que parezca que están cogobernando.

En el caso de la prisión domiciliaria, quien tiene la última palabra es el propio Alberto Fujimori y no sus hijos. ¿Preferirá “del lobo un pelo” o apostará por continuar la pelea por su libertad vía un indulto? Esto habrá que verlo en los próximos días. No obstante, rechazar esta alternativa puede ser para el fujimorismo un asunto de carácter principista y de probables réditos electorales, al fortalecerse el relato del martirologio.

La otra opción –y probablemente la que prevalezca– es que nada se mueva. Políticamente, cada sector se quedaría en su respectiva trinchera. Nadie perdería, y quizá el fujimorismo gane unos puntos victimizando aún más a su líder fundador.

Queda claro que, hoy por hoy, el asunto de la liberación o no del ex presidente Alberto Fujimori no solo es un tema legal o humanitario, sino sobre todo político.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.