26.ABR Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 12:20 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¿Aló? ¿Aló?

Compartir:
Opinión

Navegando por las redes uno se siente acompañado. ¡Tantos otros a la mano! Enredados, entrelazados. Tiempo y espacio abolidos. Inmediatez asegurada. La opinión de todos importa y todos hacemos conocer la nuestra. De buenas o malas maneras, la hacemos llegar desde la humildad de nuestro lugar que abandona el anonimato.

Pero, en ese océano de otros que se pronuncian, anuncian, pontifican, recetan, descubren, denuncian y apoyan, lo más probable es que nos encontremos con semejantes: espejos de nuestras ideas, prejuicios, temores, preferencias, rechazos, esos modelos mentales que filtran la realidad no como es, sino como somos.

Porque, contrariamente a lo que muchos piensan, aunque Internet es un extraordinario espacio de investigación —que complementa otros igualmente importantes—, cuando se trata de la socialización de la información, la generación de opinión y representación, consolida islas de convicciones cada vez más violentas e inmunes a la crítica, la diversidad y el cuestionamiento.

Paradójicamente, aquello que interconecta todo termina siendo un agregado de localidades cuyos habitantes virtuales se amurallan, resentidos frente a lo que perciben que son intentos malintencionados de invadir sus fueros. Irónicamente, todos terminan rebelándose contra la globalización en lo que es una venganza de lo local y lo particular.

Es la derrota de la moderación: como en el caso de los virus, cuando los potenciales huéspedes son muchos e interconectados, son las ideas más virulentas las que se imponen, las versiones más tóxicas las que prevalecen en un engañoso plural que está vacío.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.