29.MAY Lunes, 2017
Lima
Última actualización 08:21 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Lo complican

Compartir:

“La política nacional me produce mucha desazón”

“En 90 segundos, el noticiero que conduzco, en Tu cara me suena, el reality donde soy uno de los jueces, nunca dejo de ser yo. Nunca
haría algo donde no me sintiera cómoda. tengo mi estilo, no soy aparatosa, pero me divierto”, nos dice la periodista Mónica Delta.

(César Fajardo)
(César Fajardo)

Mónica Delta,Periodista
AUTOR: GONZALO PAJARES
gpajares@peru21.com

Muchos se sorprendieron con el ingreso de Mónica Delta, la periodista, la conductora de programas políticos y noticieros, al reality Tu cara me suena (D, 8 p.m., Frecuencia Latina). La buscamos para que nos diga cómo se siente en esta nueva faceta… y terminamos hablando de política.

Sorprendió verte como jueza de un reality…
Todos los profesionales tenemos derecho a darnos algunas licencias cuando ya tenemos algunos años en nuestro oficio. Además, para nadie es un secreto que me gusta la música, para nadie es un secreto que mi hobby es cantar. Cuando me plantearon ser jueza del reality, me hice las preguntas que alguna gente se hace, pero no me costó decir que “sí” porque, simplemente, me provocó. Para ser juez de Tu cara me suena no hay que tener grandes conocimientos musicales, pues se trata de pasarla bien. Es un programa blanco, yo no hubiera aceptado otro tipo de reality. Quizás estar allí sea mi gran fantasía, pues me hubiera gustado cantar, participar.

¿Y ves algún reality?
Te confieso algo: casi no veo televisión. Y si lo hago, es para informarme, porque es parte de mi trabajo y es mi obligación hacerlo. Soy una consumidora de noticias. El noticiero es mi trabajo; Tu cara me suena, mi diversión. Si en el canal me proponen divertirme además de trabajar, ¿por qué no aceptarlo?

¿No te divierte el periodismo?
Me apasiona, pero no necesariamente me divierte. Ver la política nacional me produce mucha desazón. Si en algo hemos avanzado es en lo económico al mantener el modelo, pero me hubiera gustado que también siguiésemos una clara línea en lo educativo, en lo social: eso hubiera sido nuestra gran oportunidad para saltar al desarrollo. Cuando veo lo que pasó con Urtecho, cuando escucho a Ollanta, cuando veo que Nadine es parte del poder sin haber sido elegida, compruebo que, en política, no hemos evolucionado.

¿‘Felizmente’ hemos podido separar la economía de la política?
Sí, pero eso es peligroso, pues, por ejemplo, si le preguntas a la gente si estaría de acuerdo con cerrar el Congreso, diría, con gusto, que sí. Esto me preocupa mucho, no porque me encante ver las burradas que se hacen en los recintos del poder sino porque nuestra clase política no ha sido capaz de convocar ni de hacerse respetar… y esto cada vez es peor.

¿Como personas nos estamos mediocrizando?
Sí. Somos unos sobrevivientes, porque el salvajismo de la competencia individual hace que uno no respete nada, más aún con la informalidad reina en el Perú.

Si es así, tenemos los políticos que nos merecemos…
Sí, pero me resisto a la posibilidad de no mejorar. Los jóvenes deberían salir y buscar una voz en la política, así construimos ciudadanía y, además, evitamos que siempre estén los mismos de siempre en la política. Yo que nunca digo, al menos en público, ninguna mala palabra, hoy sí me atrevo a decir que el Perú se comenzó a joder en la época de Velasco, y no hemos podido levantarnos desde entonces… al menos en educación. Y la educación es la base de todo. Echarle la culpa a Humala por los resultados de la prueba PISA es absurdo, pues esto viene desde atrás. Necesitamos políticos que construyan una verdadera línea directriz. Si estamos a 20 años de distancia de Chile no es por lo económico sino porque no seguimos líneas directrices claras y continuas.

¿Es tan difícil que los políticos logren el consenso en un plan educativo y una política exterior de largo aliento?
Si solo crecemos en lo económico, pero no en las otras líneas no alcanzaremos el desarrollo. Crecer no basta. Ahora, para tener consenso hay que tener un liderazgo claro, pero si no lo tienes, ¡cómo convocas a las otras fuerzas políticas!

Y, mira, hemos dado toda esta vuelta porque yo quería preguntarte, quiénes forman el público de un reality.
Los jóvenes, pero yo soy una defensora de la libertad y, desde esa perspectiva, siento que la familia también tiene una responsabilidad. Los ‘realitys’ son, como los políticos, el resultado de las sociedades donde aparecen. No le echemos toda la culpa a la televisión, pues uno puede tomar el control remoto y cambiar de canal o apagar el televisor. La TV privada tiene responsabilidades, pero no está dentro de ellas educar, eso es responsabilidad de las familias y del Estado.

¿Estás orgullosa de la TV?
No podría decir eso, tenemos muchísimas cosas por mejorar, pero es muy fácil lavarse las manos y echarle la culpa de todo a la TV: no hay que caer en el facilismo. Yo me siento orgullosa de cómo he educado a mis hijos y de mi familia. Como parte de un noticiero, sé que la noticia se ha ‘espectacularizado’ porque la gente hoy la consume así, pero en Frecuencia Latina hay un compromiso por mejorar nuestra TV, pero estamos en medio de una guerra por la sintonía… hay que encontrar el justo medio. Y créeme, a veces llego a mi casa, después de haber narrado el noticiero, con una sensación de pesadumbre.

AUTOFICHA

– El periodismo, como institución, tiene gran influencia, pero no es determinante. El periodismo puede poner en agenda un tema, pero no decide; decide la gente.

– Nunca me he sentido poderosa. Reconozco que puedo tener más información que el común de la gente, pero no tengo la última palabra.

– Sebastián, mi hijo, es actor. Protagonizó El hombre elefante. Allí actuó con Hernán Romero. Al verlo en aquella obra sentí que mi inversión había valido la pena.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.