30.ABR Domingo, 2017
Lima
Última actualización 01:23 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Indulto no va

Compartir:
Opinión

Joe Schoendorf, de la firma Accel Partners, lleva más de 40 años en el sector tecnológico. Vive en Palo Alto (California), en el corazón de la tecnología y la innovación norteamericana. Nunca, y lo dijo textualmente en el Foro Económico Mundial que se desarrolla aquí, la innovación ha crecido tan rápido como el día de hoy.

Juan José Garrido,La opinión del director
director@peru21.com
Desde Davos

En una conversación con Erik Brynjolfsson del MIT analizaron las fuerzas que se desatan y, valgan verdades, es difícil escucharlos y no sentir que estamos perdiendo el paso.

Las amenazas, por cierto, son grandes y heterogéneas: una clase media expandiéndose a velocidades inimaginables, el despegue de la robótica y el decrecimiento de las industrias basadas en mano de obra “barata”, redes de informática y logística que te permiten acceder a casi cualquier producto de casi cualquier mercado en unas pocas horas o días, y la lista sigue… y sigue.

La realidad es dura y extremadamente compleja. No dicen nada nuevo y, sin embargo, pareciera que para nosotros el mundo se congeló en los noventa. Unas cuantas reformas de primer piso y ya nos sentíamos conformes. Pues hoy la dinámica exige mucho más que eso. Otro tipo de educación, otro tipo de infraestructura, otro set de reglas y otro ambiente de innovación.

Este mes, luego de casi veinte años, se despachan las primeras computadoras Apple fabricadas en Estados Unidos. Así es: China ya no es competitiva frente al gigante norteamericano. Mejores técnicos, uso extensivo de robots y un ambiente de negocios menos regulado y más seguro hicieron la diferencia.

Nuestra plaza, ya se ha dicho hasta la saciedad, requiere de urgentes reformas y acuerdos: nuestros recursos no pueden seguir estancados mientras faltan hospitales, colegios, puertos y carreteras.

En Davos no tienen una agenda clara porque no saben qué traerá el futuro; conjeturan, pero no pueden poner algo en blanco y negro. Las regiones son distintas, en todo sentido. Lo que va quedando, meridianamente claro para nosotros, es que cada día el tiempo para hacer reformas se acorta… y a una velocidad mayor. Perú no se puede quedar atrás.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.